Sonntag, November 15, 2009

CRÓNICAS DE UN BÁRBARO (2): "TE ECHO DE MENOS".


ECHAR: ~ de menos, o ~ menos a alguien o algo. 2. locs. verbs. Tener sentimiento y pena por su falta.


Un par de encuentros rápidos con unos conocidos y algo de trabajo, meine Damen und Herren: no hice más durante el primer día. Dejé mi país con la amenaza del otoño y las baladronadas del invierno. Tal vez por ello me alegré del clima barcelonés y de poder pasear con las manos vacías y una vestimenta ligera. Las conversaciones telefónicas con K. eran continuas, un destilado de nuestros sentimientos: «te amo», «te echo de menos», «me gusta tu forma de ser», «te necesito». Sin embargo, estimados parroquianos, era a partir de las ocho de la tarde cuando el tono trocaba la rapidez del momento robado al trabajo por la inflexión que otorga la calma. A esa hora suelo acudir al Bar Chipen para tomar el primer gin-tonic, casi siempre en la terraza o en una mesa concreta, ya que ese sencillo mobiliario forma parte de mí. No se sorprendan, queridos lectores, a determinadas edades— yo entonces era un adolescente en un país extranjero— un lugar puede marcar nuestras vidas y moldear nuestros pensamientos con mayor intensidad que los consejos de una madre autoritaria. En Chipen aprendí a reflexionar, entendí cómo sería mi vida: hace ya tiempo que lo acepté y convivo con mis éxitos y fracasos. Ignoro si a ustedes les ha ocurrido, meine Damen und Herren, pero con K. tengo la certeza de que podré depositar mi vida en sus manos y observar el futuro con la misma parsimonia con la que recuerdo el pasado desde la terraza del Chipen.
«Presente» y «pasado» son palabras que pierden el significado cuando las aplicamos a la corrupción catalana. Lo entenderemos sin problemas si escuchamos a los que ahora se rasgan las vestiduras y se erigen en paladines de insólitos códigos de conducta. No obstante, meine Damen und Herren, no debemos extrañarnos, no olviden que Cataluña es una región cuyos habitantes no se consideran españoles pero que sin embargo está gobernada por un andaluz. Mientras que José Montilla, Pepe el risas, entabla un combate contra «la desafección, la corrupción, el descrédito y las ideas conservadoras» — permitan un inciso: ¿qué tendrán que ver los cojones para comer trigo?— , su esposa, que responde al segundo apellido de Bonancia (¡qué poco charme!), teje con primor mediante su propia fundación y la ayuda de los varios cargos que atesora. En realidad, queridos lectores, esa retahíla de canonjías no es más que un entramado cuyo único objetivo es perpetuar la influencia, porque eso es con lo que se mercadea en Cataluña: la influencia. ¿Qué vende Miquel Roca desde su despacho de abogados?, ¿les parece lógica la facturación que declara? Sea como sea no me quedo boquiabierto, estimados parroquianos, al contrario: aprieto los labios y esbozo una sonrisa. Sobre todo cuando escucho al representante de un partido político que forma parte del Tripartit (IU), que se limitará a las frases campanudas de rigor pero que no explicará el porqué un ayuntamiento del extrarradio barcelonés «sugería» un «donativo» de entre 5 y 10 millones de pesetas al sindicato preferido de Alfredo Urdaci a cambio de la concesión de determinas licencias industriales. ¿Cómo denominar a esa «sugerencia»?: ¿corrupción o compra de influencia? No se sulfuren, queridos lectores, en otro ayuntamiento, en este caso capital de provincia, la cifra llega a los 45 millones.
La auténtica corrupción no radica en la calderilla que con más o menos gracia trincan esos mamarrachos, sino en la influencia que atesoran durante sus mandatos para después, una vez «retirados», mangonear a su antojo y conveniencia; además la influencia tiene una ventaja respecto al poder: no desgasta.
Sea como sea, meine Damen und Herren, nadie se entera nunca de nada en Barcelona y prefieren no entender que el «oasis catalán» es un espejismo. Sobre la detención de Macià Alavedra poco escribiré, queridos lectores, ya lo hice antes:Oasis y medios (2). Con todo, me permito realizar una sugerencia al inefable juez Garçon: si desea conocer todos los chanchullos de Herr Alavedra, una auténtica tela de araña, sólo debería leer la relación de industriales, empresas, abogados, etc. que compraban los cuadros de su esposa, Doris Malfeito. Sin embargo, estimados parroquianos, yo prefiero al otro chorizo: Herr Prenafeta. A pesar de las manos rollizas que le caracterizan—al observar sus dedos creeremos que nos muestran un catálogo de pollas—, Herr Prenafeta es un manilargo habilidoso. Conviene recordar la frase que Jordi Pujol le dedicó cuando CiU ganó las primeras elecciones: «Lluís, la Generalitat ya es nuestra». Herr Prenafeta se lo tomó al pie de la letra, y comenzó a extender su «catálogo» por cualquier actividad que le reportase alguna migaja. Eran los tiempos de comida diaria en el Vía Véneto y del fulgir de las tarjetas de crédito doradas: ¡todo por la patria!, o por la nació…En realidad, meine Damen und Herren, el cuellicorto actuaba con impunidad, ya que con la ayuda de un juez prevaricador y también cofrade del trincar, las red de influencias tejida y la colaboración de otros cofrades (les anuncié que siempre son los mismos), flotaba de nuevo. La trayectoria de esos dos amigos del dinero fácil es conocida en Cataluña. Sin embargo, todo el debate en la nació se reduce a la conveniencia o no de mostrarlos esposados en público, incluso muchos demostraron su indignación por el trato dispensado a los reos. Esos arrebatos de compasión hacia la cadena de presos demuestran lo que la clase política catalana, así como también muchos ciudadanos y medios de comunicación, opina sobre la corrupción: debemos ser compasivos, todos haríamos lo mismo; y si no lo hacemos, es porque no tenemos la oportunidad. De cualquier modo, meine Damen und Herren, no me extrañaría que cualquiera de esos periodistas a sueldo—no del medio precisamente— les disculpara con aquello de…«son unos caballeros, y los caballeros…ya se sabe».
La tónica y la ginebra aún celebraban su encuentro cuando sonó mi móvil; era K. Sus primeras palabras fueron las de siempre: «Te echo de menos». No pude responder, estimados parroquianos, el sonido del hielo al chocar contra el cristal del vaso lo hizo por mí: yo también la echaba de menos.

Foto: Bar Chipen. Mi gin-tonic. Nvo (2009).


4 Comments:

Anonymous van said...

Mi dulce amiga Ada es de esos periodistas, y sin embargo, la echo de menos.
A mi me gustaba decir: le echaba de menos, pero ella siempre me decia que dijese: la echaba de menos.
En eso consistian nuestras discusiones, hablar del oasis no estaba a mi alcance, no lo podria entender, era demasiado complejo para mi.

11:01 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VAN:

Es innegable que Ada fue una de esas mujeres que marcan la vida de un hombre, Van, o por lo menos sus recuerdos. Ese tipo de “periodistas” me encanta, créeme, aunque ahora surgen otros que todavía me divierten más. Te señalo un ejemplo, Van: Pilar Rahola; ahora escribe en La Vanguardia y participa en varios programas de televisión. Sus artículos sobre la corrupción son divertidos, muy divertidos, y más cuando recuerdo su paso por la política, el salto de ERC a un engendro (P.I.) que ella creó junto a un palomo cojo llamado Angel Colom i Colom (demasiada pluma) y que le permitió gozar durante toda la legislatura del cargo de diputada en el parlamento de Cataluña. Ella nunca se planteó devolver el acta de diputada ni mucho menos renunciar al sueldo. El palomo cojo trincó…”subvenciones” de Félix Millet. Aunque me sorprende que nadie investigue qué relación existe entre Pilar Rahola y la editorial Teide. No soy mal pensado, claro está, pero durante varios años las escuelas públicas catalanas incluían algún ejemplar de la citada editorial. Ahora, sin embargo, os atormenta con esa voz aguardentosa y sus mensajes sobre la honestidad en la política. ¡Vivir para ver!
Saludos.

2:07 vorm.  
Blogger Rafael del Barco Carreras said...

EL COI Y LA CAIXA DE SAMARANCH, DIAGONAL MAR, Y LOS CUADROS DE DORIS MALFEITO.



Rafael del Barco Carreras



No quería hacer leña…pero mi frase “ventas de cuadros que tenían más de PREVARICACIÓN, COHECHO, ESTAFA y hasta EXTORSIÓN que de ARTE” ha excitado a un comentarista recomendándome la PRESUNCIÓN. Para mí no hay más presunción que la que utilizó su marido conmigo. Mejor dicho, ELLOS, su mafia, no “presuncionan”, actúan implacables contra la más mínima sombra que aparezca ante su radiante sol. Es parte de sus TREINTA AÑOS de triunfo aplicando la premisa del narcotráfico colombiano PLATA O PLOMO. ¡Eso si, TODO LEGAL! y con la refinada hipocresía de la alta clase barcelonesa.



Cuenta quien presenció una de sus exposiciones:



“…el conseller Alavedra lo hizo todo con más clase: se rodeó del mundo del arte. ¡Precioso, meine Damen und Herren!: los pinceles, la trementina, el óleo y la acuarela al servicio del trinque. La esposa de Herr Alavedra— Doris Malfeito— pintaba con un estilo…particular, podríamos denominarlo así. Sin embargo, sus cuadros se cotizaban en millones de pesetas, en concreto entre cinco y diez. Era divertido, yo lo hice, asistir a una de sus «famosas exposiciones» y observar como muchos industriales catalanes compraban cualquier cuadro para después, a la hora de formalizar el pago, preocuparse sólo de que la tarjeta que entregaban al propietario de la galería llegara a poder de…«la artista». Sería interesante que alguien explicase el porqué J.A.Samaranch compró tantos cuadros de Frau Malfeito para la sede del COI y de La Caixa, o por qué la inmobiliaria Kepro adornaba las paredes de su sede con tan magna muestra pictórica. Asimismo, el Banco Vitalicio también invirtió dinero en esos cromos de mala muerte para agradecer una mediación que realizó Herr Alavedra. ¿Saben ustedes ante quién? Nunca lo dirían: el juez Estevill y su ayudante; «los extremeños se tocan», que decía el dramaturgo. Resulta llamativo que una vez que Herr Alavedra cesó en su puesto los cuadros de su esposa pasaron a cotizarse a precio de rebaja, saldo y liquidación”.



La señora no era un florero que firma donde señala su marido (confiesa ante Garzón), y que los dos debieran sentarse estos días (está citado Luis Prenafeta) en el JUICIO POR LA CORRUPCIÓN EN LA HACIENDA DE BARCELONA o EN OTRO HIPOTÉTICO A LOS 30 AÑOS DE CORRUPCIÓN con también selectos miembros de LA JUSTICIA Y FISCALÍA, queda claro consultando los libros que cito repetidamente en www.lagrancorrupcion.blogspot.com. El lo “SABÍA TODA BARCELONA”.

Interesante tirar del hilo de cada cuadro de uno a diez millones de pesetas, o ¿a cuanto una exposición entera? Un posible sumario a los 400 DE MILLET, incluida la OPOSICIÓN POR ENCUBRIDORES. En mi condena por “encubrimiento”, dice, “por conocer la procedencia de los dineros de Antonio de la Rosa Vázquez”. TRES AÑOS PREVENTIVO. Y ahora por la INMENSA CRISIS que se habla tanto de los ACTIVOS de las caixas, ¿en cuánto los tiene valorados LA CAIXA, o si los tiene? O siquiera ¿porqué se compraron? Que Estevill detuviera a uno de sus empleados, no es suficiente, hay infinitas razones prácticas y políticas.
Necesitaríamos un GARZÓN, aunque existiera el peligro de que como en tantos de sus inmensos sumarios se diluyeran cargos, se eternizara, o no pasara de mucha PRENSA y TELE.

10:53 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

RAFAEL DEL BARCO CARRERAS:

Disculpe, Sr. Del Barco, pero no siempre me percato de los comentarios. El mundo es un pañuelo, o una gran casualidad que diría alguien. Le explicaré el porqué. Uno de mis amigos españoles fue Daniel Serena; sí, efectivamente de los…Serena y Serena; ya sabe: Charlie Max; Grari; Avda. Diagonal esquina Casanova; y Avda de Sarría, frente al campo del RCD Español. Nos presentaron unos amigos comunes y a partir de ahí forjamos una amistad. De hecho, la pasión por los coches me obligó a seguir la trayectoria de su otro hermano, Ferri Serena, y así estuvimos unos años hasta que yo regresé a mi país. Es una grata casualidad, Sr. Del Barco. ¡Bienvenido a Josephsplatz!

11:49 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home