Sonntag, August 30, 2009

FOUS DE LA MER (1): DE HIGOS.


ESTAR HECHO UN HIGO: 1. loc. verb. Estar muy arrugado.

¿Siguieron mis consejos, meine Damen und Herren?: ¿Utilizaron protector solar y buscaron la ombría? Confío en que así sea, estimados parroquianos, porque los efectos de los rayos solares son demoledores, un auténtico papel de lija para nuestra salud epidérmica. Tan es así que decidí pasar los calores agosteños «a la sombra», hasta que el buen hacer de mi abogada me devolvió al otoño vital que me caracteriza. Sin embargo, queridos lectores, esos días de retiro forzoso me resultaron gratos y fructíferos, ya que conseguí en una verdulería de lance las obras completas de Pepiño Blanco y Bibiana Aido, y me sumergí en el placer agridulce de la lectura: reconozco que predominó lo agrio sobre el dulzor. Sea como sea, la prensa española me proporcionó algunos de los mejores momentos. Por lo pronto, el posado estival— tipo chufa de Beneixida— de Teresa Fdez. de la Vega asesinó a mi libido e hizo más llevadera la cadencia que el tiempo toma cuando se es huésped del Hotel Rejas: excepto yo, es un establecimiento que no tiene más estrellas. Por el contrario, una de sus ventajas es que el realizar una reserva es innecesario: siempre tienen…habitaciones libres.
Aunque a simple vista no lo parezca, meine Damen und Herren, la exhibición impúdica de ese espectro avellanado y más reseco que la el intelecto de José Luis Rodríguez, el Puma, es la mejor descripción que podemos hacer de su manera de entender la política: tetas infladas (no quiero imaginar por dónde se las hinchan); asimetría (una cadera mira hacia Antequera y la otra a Pamplona); ridículo (las gafas a lo Terminator y el rictus de mal follada, interpreten el término como ustedes quieran o su imaginación les permita); un vientre más fláccido que los principios de ZP; un cabello que conoció días de mayor gloria (quizá es mucho suponer); decrepitud (creo que es su estado natural); y el calado de una bragadura que nos inquieta (¿oculta algo que nunca llegaríamos a imaginar?: ¿una «black mamba»? Lástima, ¡con lo que a mí me gustan «las tijeras»!, y eso que no soy sastre). Puede ser que ustedes consideren que mi imaginación se coció al sol, queridos lectores, pero comprendan que después del asunto de Caster Semenya (no separen la última sílaba, bitte) — ya saben, ése estibador portuario de Ciudad del Cabo que nos hacían pasar por una damisela virginal [¡la de veces que (se) habrá corrido, y no siempre sobre el tartan!]— esa fotografía era, cuando menos, inoportuna: la carencia de charme es evidente. De cualquier manera, meine Damen und Herren, lamento que Gregor Mendel, el botánico austriaco, no pueda utilizar la imagen de Frau De la Vega para alguno de sus experimentos sobre genética, que hubieran conocido una nueva dimensión al trocar los guisantes por higos: «Del cielo cayó una breva y te quedó en el ombligo. Si te cae más pa’bajo, se junta breva con higo». Yo no opinaré, estimados parroquianos: los higos secos nunca me gustaron. Aun así, puedo reconocer que esa mujer…está hecha un higo, ¡un auténtico pan de higo! Además, queridos lectores, ignoro si ustedes se percataron de que en la prosodia de la chufa de Beneixida destaca el ceceo característico de la ancianidad mal llevada, esa pugna que los dientes mantienen para evitar el desahucio. No interpreten el presente escrito como una burla, meine Damen und Herren, yo soy un admirador ferviente de Frau De la Vega, siempre me gustaron las mujeres con las que se puede hablar…de hombre a hombre (estoy seguro de que la presidenta del Tribunal Constitucional comparte mi opinión). Tan es así que subyace en mí el convencimiento de que encontraríamos muchas cosas que nos unirían: el color de nuestra laca de unas par exemple; compartirlo sería otra cuestión: intuyo que hay juanetes de por medio (no me refiero al monarca), y eso…bueno…tira p’atrás, lo reconozco: ¡odio los pies con «seis dedos»!
El observar esa fotografía me recordó a una de las mejores novelas de la literatura universal: Últimas tardes con Teresa, de Joan Marsé. En la obra del escritor español percibimos el vínculo que existe entre el amor de Picoaparte y Teresa y el final del verano, unos meses en los que lo irreal trasciende a lo posible y lo ridículo se acepta como normal. Sea como sea, meine Damen und Herren, Frau De la Vega, con la exhibición de esa mortaja talluda, no hizo más que cambiarle los pañales a nuestro admirado José Luis Rodríguez, el Puma, y limpiarle el culito, porque al pobre se le presenta un otoño en el que se verá obligado a invitar a tutti le monde a que visite el lugar en el que moran sus capacidades: confío en que la gótica haya retirado ya el dedo.
Por éstos lares ya se respira el otoño, estimados parroquianos: el Sol se convirtió en holgazán; por las noches refresca y se echa de menos una prenda de abrigo; y yo recobro la vida. Sin embargo, sé que ustedes moran en una latitud que me obliga a sugerirles dos cuestiones: usen protector solar y busquen la ombría.

Foto: Lo reseco siempre arde bien.

10 Comments:

Blogger El Espantapájaros said...

Bienvenido, Van Orton, a tus dominios. Nada más ver la ya mítica foto de De la Vega, supe al instante que no te resistirías a dedicarle unas palabras... de rendida admiración por sus cualidades físicas y hasta psíquicas, pues esa foto ha disparado la imaginación de muchos.

A mí me interesa la pose de pistolera, con gafas a lo Matrix y gesto torcido, de amenaza. Aunque ya sabes que, mofas aparte, creo que es una de las pocas que trabaja de verdad en el Gobierno y que, mal que bien, hace que funcione, y también es la que suele dar la cara.

La Presidenta del TC, María Emilia Casas, fue poco hombre cuando De la Vega le echó la bronca. Si hubiese tenido dignidad, la hubiese cortado rápidamente, que para algo es una autoridad del Estado y no una sirvienta. En España se echan de menos personas que tengan bien claras sus responsabilidades, personas que no se dejen manipular. Es lo que ocurre en el TC.

Sé que el calor ha fundido ya las mentes de muchos y que es hora de que refresque, pero no tengo ganas de que empiece el nuevo curso político con el panorama que hay. Están todos muy quemados.

Por cierto, me asombra la capacidad de Mariano Rajoy para guardar los problemas de su partido en su cajón. ¿Crees que así podrá hacer que el PP emerja con fuerza?

1:05 nachm.  
Anonymous VFR said...

Ja,ja,ja. Acojona solo el pensarlo:
"¿una «black mamba»?"

Las vacaciones le han sentado estupendamente.

Saludos.

9:19 nachm.  
Blogger Samuel said...

Esperemos, Van Orton, que eso no se convierta en una horripilante alegoría de cómo ha de quedar la economía española después de que ZP haya terminado de chuparnos la sangre. Lo más detestable, combinado con su figura antipática y antiestética, es ese gesto de directora de colegio que parece reñir a todos los niños que se atreven a poner en duda las grandísimas, encomiables buenas intenciones del Gobierno, con sus impertinentes porqués.

Puede imaginarse a De la Vega envejeciendo en su sillón y acudiendo los viernes religiosamente a la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, con su típica sonrisita de nosotros-no-hemos-hecho-nada-malo, aunque algo más pálida y arrugada, mientras casi dibuja con su bolígrafo en el aire las palabras que los periodistas deben escribir. Lleva demasiado tiempo en los medios... y cansa ver siempre el mismo rostro frente a la cámara; parece un diccionario de excusas andante, hecho además a la medida de la imaginación de ZP, que parece haber sobado sus páginas en una búsqueda desesperada. A pesar de todo, no sé qué habría sido del presidente sin ella.

¡Hola!

6:18 nachm.  
Blogger Mime said...

Verano, bajo la higuera, calor, horchata y fartons ... No, la Sección Femenina no era esto...

7:33 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:
En alguien que admira la belleza tanto como yo era obligado dedicar unas líneas a esa belleza helena, estimado amigo; y con ello no consideres que insinúo que la amojamada debería morar en el Bristih Museum; ya sabes: en la sala de los frisos del Partenón. El espectáculo de “la bronca” a la presidenta del TC me resultó doblemente humillante. Por un lado, porque la amojamada se comportó como una grosera, como una guarra con ínfulas, porque ese no era ni el momento ni el lugar; a no ser, claro está, que pretendiera transmitir un mensaje a los díscolos: “Si con esa tía con pinta de lavarse el chocho en los acetres de las iglesias hago eso, qué no haré con vosotros”. En fin, torturador de gorriones famélicos: ¡democracia a la española! Por otro, ese espectáculo digno de los hermanos Calatrava no hace más que desprestigiar el TC ante todos aquellos que pretenden pasárselo por el forro. ZP dejará España como un erial, ése tipo es como la sífilis: en algunos estadios es asintomática, pero después de varios años, mueres con el cerebro convertido en papilla. Rajoy debe dejarse de tonterías. Uno no puede criticar la politización de la Administración de Justicia o la judicatura en España y después acudir a ella para denunciar según qué historias. Hace ya varios meses que expliqué que los casos de corrupción no eran más que la excusa para espiar el PP. Rajoy debe llevar todos esos casos a los tribunales de la UE, machacar al PSOE y ZP donde más les duele: ¡en el exterior! Asimismo, estimado amigo, estoy hasta los cojones de escuchar eso de…”respetamos y acatamos la sentencia”. ¿Por qué deben respetarse y acatarse las sentencias en un país en el que si de algo puede presumir la Administración de Justicia es de estar manipulada? Rajoy debe despabilar. Entiendo que el tipo confía en la fidelidad de su electorado, de hecho el PP no tiene que compartir sus electores con otras fuerzas, pero…
Saludos.

10:52 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VFR:
¡Ese paquetón es increíble, Vfr! Quizá me precipité al mencionar a la “black mamba”, pero es que las alternativas son peores: pañales contra la incontinencia urinaria (Tena Lady, claro está), ¡no quiero pensar en otro tipo de incontinencia!; unos labios prolapsados de forma brutal (no me refiero a la forma de prolapsarlos); guarda “en la pampa” una pistola para defenderse de un atentado o el móvil por si telefonea ZP(con la función de vibración conectada)…Sea como sea, Vfr, todas las alternativas son inquietantes. Todavía no hice vacaciones; sin embargo escribí menos porque debí dedicar mi tiempo a otras cuestiones; ya sabe: de vez en cuando debo disimular y hacer ver que trabajo. Saludos.

10:52 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SAMUEL:
Así, es, Sr. director: Fräulein Rottenmeier! Jajajajaja. Por el contrario, Samuel, discrepo en algo: ¿es posible estar “más pálida y arrugada”? Supongo que tendrá a Barceló, el de la cúpula, de restaurador matutino, porque ése es trabajo de restauradores o propio de un tanatopractor. Jajajajaja. No te ofendas, Sr. director, pero tengo la impresión de que ZP y sus ministros, unos más que otros, tratan a los españoles como si éstos fueran retrasados mentales o niños huérfanos que necesitan los consejos del tutor; aunque por otro lado, muchos españoles están dispuestos a delegar en el Gobierno el control de sus vidas, o al menos la forma en la que deben vivir, disfrutar y comprender la vida. Supongo que ser ministro de ZP comporta muchas bicocas, porque si no me resulta imposible de comprender cómo algunos se prestan de buen grado a representar el papel de escupideras humanas con tal de que al iluminado no le salpiquen los salivazos. Estoy convencido de que la democracia española necesita una renovación, ¡una profunda renovación! ¿También lo creen los españoles?
¡Hola!

10:53 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MIME:
Me reí mucho al leer “fartons”, Mime. He viajado a Valencia, ésa tierra donde todo lo descomunal tiene acomodo, en tres o cuatro ocasiones; una de ellas, la primera, durante Las Fallas. Creo que alguna vez escribí que ésas fiestas me parecieron una “convención de barreneros”, aunque lo que más me sorprendió fue que retransmitieran la mascletá por la radio y los comentarios técnicos del locutor. La persona que guiaba mis pasos se esforzó en mostrarme la vertiente típica de Valencia, ya sabe: La Pepica, all i pebre, arroz al horno (en realidad arroces de todo tipo y muy sabrosos) y…fartons con horchata. Yo ignoraba qué eran los fartons, y mucho más que pudieran combinarse con horchata, pero lo cierto es que me gustaron. Sin embargo, a mí me interesaba conocer más sobre Blasco Ibáñez, uno de los escritores que mejor han descrito, junto a Pérez Galdós, la idiosincrasia española. Es todo un lujo para Valencia que un escritor como Blasco Ibáñez sea uno de sus hijos. Otra de las cosas que me gustaron fue…cómo decirlo…una judía blanca, grande y plana que añaden a los arroces. ¡Qué delicia! Olvidé el nombre, pero el sabor todavía perdura. Saludos y bienvenido a Josephsplatz.

10:53 nachm.  
Blogger Mime said...

"…una judía blanca, grande y plana que añaden a los arroces".
Garrofó y su epíteto peladilla son sus nombres que recuerdo.
Gracias por su recibimiento Josephsplatz.

10:02 vorm.  
Blogger filomeno2006 said...

Parece ser que pretende "empapelar" a Carlos Dávila y Maite Alfageme ("Época"), por publica en la mencionada revista lo relativo a Beneixida.......

4:32 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home