Sonntag, September 20, 2009

FOUS DE LA MER (3): DE HIGOS CHUMBOS.


HIGO CHUMBO: 1. m. Fruto del nopal o higuera de Indias. Es verde amarillento, elipsoidal, espinoso y de pulpa comestible.


«Beber es preciso, agua San Narciso»; «Zalenski moda joven»; «Abone con nitrato de Chile»; la silueta del toro de Osborne; y las paleras preñadas de higos chumbos: ésos son mis recuerdos de infancia durante los viajes por el Levante español, meine Damen und Herren. Sin embargo, estimados parroquianos, si tuviera que escoger uno, me quedaría con el higo chumbo. Sé que ustedes lo comprenderán, para una bárbaro del norte eso era algo exótico, dotado de una belleza tan ignota como fascinante. Tan es así que siempre deseé acercarme a la palera para dejar que mis dedos comprobarán lo que mi imaginación anticipaba. La primera ocasión en la que pude consumar mi amor por el higo chumbo fue en un lugar con el nombre adecuado: Fuente la Higuera (Valencia); ¿existe mejor tálamo para ese matrimonio? El depósito de gasolina de nuestro coche estaba exhausto, y mi padre decidió repostar en ése sitio. Mientras que mi madre criticaba todo lo que le rodeaba— calor, moscas, suciedad del aseo de la gasolinera— y mi padre se hacía el simpático con el lugareño, yo descubrí al que es uno de los amores de mi vida: ¡los higos de pala! Les reconozco que…bueno…sentí un poco de miedo, pero la imagen de la palera solitaria en la cuneta venció mis reticencias, además yo sólo quería coger un higo, un Kaktusfeige. Comoquiera que lo logré, meine Damen und Herren, es innecesario que les explique cuántas espinas se clavaron en mi mano. Aun así, yo sonreí y soporté la reprimenda de mi madre: ¡tenía mi higo de pala!; aunque no sabía qué hacer con él.
Después de tantos años, estimados parroquianos, he comprendido que nuestro siempre admirado José Luis Rodríguez, el Puma, es un higo chumbo; hasta chungo si me permiten el juego de palabras. Por lo pronto es un hombrecillo cuya pulpa no podemos masticar—está plena de pepitas—, algo que nos obliga a deglutir, a tragar como pavos, lo que no son más que los dislates de un palurdo iluminado, los gañafones de un manso al que Dios no llamó por el camino de la inteligencia. ¡Qué barbaridad! Con todo y con eso, queridos lectores, reconozco que las últimas…¿ideas? de ese farallón de los bobos merecen ser vestidas de torero. Asimismo, creo que después de observar los efectos que la…¿política? de ese emborracha inteligencias provocó en la economía española debo advertirles de algo, meine Damen und Herren: ZP dejo de ser un acrónimo para convertirse en un diagnóstico: ¡cogió un ZP y murió en 15 días!, ¡no somos nadie! Tal vez por ello y en reconocimiento a los esfuerzos del rey leonés de la garambaina, debemos solicitar— y así lo hago en este momento— que se instaure el premio Nobel de la Idiotez. Sí, sí, no se sorprendan, un tipo que exhibe esas ideas de tocino de cielo no puede desaparecer de este mundo y de nuestras vidas sin que alguien le coloque el marchamo que le corresponde a un talento que posee el don de la continencia. Es indiferente que nuestro admirado Puma se envuelva en reuniones tan estrambóticas (¡qué generoso soy!) como es el Comité Federal del PSOE, porque el ritmo que utiliza para explicar mentiras e idioteces tendrá efectos demoledores para él: ¡le explotará la cabeza!; aunque las salpicaduras de serrín les mancharán a ustedes, estimados parroquianos.
Una vez más, meine Damen und Herren, demostraré mi bonhomía, y expreso mi pesar, así como mis deseos de una pronta recuperación, por la ausencia en esa reunión de «barones» del principal varón: Teresa Fdez. de la Vega. Así que…una oclusión intestinal: ¡Aggggggg!, ¡qué poco charme, queridos lectores!: ¿la tan manida jaqueca perdió su validez como excusa? De todas formas no debemos preocuparnos, es una afección que con un par de guantes de cuero, un formón, una bata de plástico grueso y una pituitaria raquítica queda solucionada (ella ya lo sabe por la citología anual); aunque yo hubiera recurrido al buen hacer de Caster Semenya (no me negarán que la imagen tiene su…morbo). ¡Qué barbaridad! La caída libre de mi higo chungo favorito me fascina, meine Damen und Herren; pero no es por el ambiente rancio y decadente que ése oráculo egregio de la bobada— ¡viva el heleno!— despide. No, bitte, no sean malpensados. Mi fascinación reside en que sé que ZP guarda sus tonterías en un salero, y después sólo se limita a esparcirlas, con lo que nuestra diversión está asegurada. Soy consciente de que son ustedes los que sufren las consecuencias, pero entiendan que la inteligencia de ZP me despierta más interés por ser explorada que el que demostraron Burton y Speke por encontrar las fuentes del Nilo. No olviden que somos contemporáneos de un pellejudo del intelecto y el garbo, de un tipo de cuyos sobacos emana el aroma de la sabiduría y la obra maestra; y de sus ingles, el de una inteligencia perra: ¡Qué suerte tienen la gótica y las lolitas!
En cada ocasión en la que veo a ZP no puedo dejar de recordar las paleras que observé durante mis viajes de infancia por España. En esos trayectos descubrí que siempre había una palera coronada por un higo solitario: a ése seguro que nadie le coge. Comer higos chumbos tiene un inconveniente, meine Damen und Herren: luego cagas…«piedras», ¡qué poder de estreñimiento! Supongo que algo parecido le ocurrirá a España cuando ZP desaparezca de la política y forme un dúo musical con Romina Power (es a lo único a lo que puede aspirar una pintamonas como ése): dejará un país colapsado; casi tanto como los intestinos de uno de los varones del PSOE: Teresa Fdez. de la Vega. Con todo, estimados parroquianos, estoy convencido de que la dolencia de la amojamada se produjo por no seguir mis consejos en lugar de por comer higos chumbos: no utilizó protector solar ni buscó la ombría. Háganme caso, meine Damen und Herren; de lo contrario…pasa lo que pasa: ¡no se puede cagar!, ni siquiera a un tipo como ZP. ¡Qué barbaridad!

Foto: Exposición en la Royal Society: La vida de un higo chumbo.

6 Comments:

Anonymous Anonym said...

Estimado Nicholas,
Rogaría me indicase el medio para remitirle imagen en decente resolución para animarle a redactar la cuarta parte de "fous de la mer". Sospecho que sabe de qué documento gráfico hablo...
Dios Guarde a Vuecencia Muchos Años.

6:26 nachm.  
Anonymous Anonym said...

http://comunidad.terra.es/forums/3/12570496/ShowThread.aspx

6:34 nachm.  
Anonymous van said...

Estimado Nicholas: Tengo entendido que....,ese que no quiero nombrar, le tiene preparada una foto de familia para su proximo comentario. Como los anfitriones son negros, ellos se visten de negro. A eso se le llama saber estar. No tendremos para comer, pero, al menos, estamos bien representados pòr el mundo.
Saludos.

11:43 nachm.  
Anonymous Anonym said...

El innombrable así mismo sugiere, que pixele los rostros de todos excepto los de la pareja de simulacros de Fester Adams...

1:59 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMO 06:26:

La serie Fous de la Mer había concluido, anónimo; pero me animé a continuar un poco más: ¡la ocasión lo merecía! Sin embargo, decidí no “colgar” la fotografía por varios motivos: ya estaba muy vista, creo que en el futuro podré sacar “más provecho” de ella y me gusta de vez en cuando incluir fotos personales. ¿No me negará que estoy mucho más guapo y presentable que las barrocas? Ésa es una de mis fotos favoritas. Lo de “pixelar” me parece una soberana bobada, de igual manera que no me creo que el par de mozas pase desapercibo o nadie sepa quiénes son. Saludos y gracias.

5:49 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VAN:

¡Y qué lo digas, Van!: ¡Menuda representación! Sin embargo, ya sabes que en ZP todo es representación, ¡pura representación! Creo que fue una polémica que se buscó adrede. Saludos.

5:49 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home