Donnerstag, Oktober 23, 2008

SIDEWAYS: VENECIA.

Quizá sea al dormir cuando nos mostramos más vulnerables, meine Damen und Herren; no sólo a lo que nos rodea sino a nuestras propias pesadillas: yo duermo poco, lo justo; alguien me dijo que ya tendré ocasión de dormir un sueño eterno. De la misma forma, cuando duermo con una persona a la que no conozco lo suficiente prefiero despertarme antes que ella. Ya sé que les puede parecer algo tramposo, estimados parroquianos; pero no olviden que la vulnerabilidad del otro es nuestra ventaja. Y. tiene un dormir tranquilo: respiración pausada; inmovilidad; no emite ruidos extraños; y mantiene la boca cerrada, detalle éste muy importante para no ofender mi sentido de la estética. Después de fumarme tres cigarrillos, Y. se despertó; para entonces yo ya me había afeitado, duchado y estaba listo para nuestra próxima cita: Venecia.
La ciudad de los canales dista 70 Km. de Conegliano, y ya que para Y. era la primera visita a la capital del Véneto, decidimos madrugar para que pudiera apreciar la belleza de esa cloaca a cielo abierto, ¡el paraíso de un reumático! Mario tomó prestado el Cinquecento de Rossana y nos acompañó en la excursión. Embuchado en ése pequeño vehículo me sentí como Alberto Sordi, queridos lectores, pero Mario pretextó que era lo conveniente dadas las restricciones y dificultades del tráfico. Después de estacionar el coche en un aparcamiento de la Piazzale Roma, comenzamos nuestra andadura por Venecia, un paseo que puede dedicarse a varias cosas: esquivar grupos de japoneses, cruzar puentes y mirar canales; o mirar puentes, cruzar canales y esquivar grupos de japoneses.¡Maravilloso, meine Damen und Herren! Por fortuna no «disfrutamos» del acqua alta; ya saben: sube la marea y de los canales emana el mismo tufo hediondo que expelen las ideas de Pepiño Blanco; bueno, quizá no llegue a ser tan putrefacto como el de las ideas del rucio gallego.
Mario, fiel a la amabilidad que le caracteriza, había acordado un paseo con su primo Franco, un gondolero de la vieja escuela; es decir: no canta y sólo piensa en «clavar» a los turistas. La perspectiva de un paseo en góndola no me satisfizo, estimados parroquianos, así que pretexté que había olvidado tomar Biodramina, con la esperanza de disfrutar de un momento solaz en la terraza del Florian. Nadie se ofendió por ello, meine Damen und Herren, mis amigos saben que aprecio la soledad, aunque los tres estuvieron de acuerdo en castigarme con abonar la cuenta de la comida: el inconveniente de estar en una ciudad de mercaderes, ¡todo tiene un precio! Sea como sea conseguí mi objetivo, y me dirigí en la dirección equivocada: me perdí. Al final, ya cansado de la caminata, decidí sentarme en la pequeña terraza de una «auténtica trattoria» — regentada por chinos (Marco Polo estaría contento) —, junto a un canal. Mientras bebía una cerveza, dejé vagar la vista por el agua turbia; hasta que descubrí algo blanco que flotaba: ¡una compresa, meine Damen und Herren!, además con…«el cuño imperial»; ustedes ya me entienden. Ver a un elemento tan exótico planear sobre las aguas— no le era difícil ya que disponía de alas— hizo que recordase a nuestro siempre admirado José Luis Rodríguez, el Puma: un tipo que desentona en cualquier lugar que visita. Asimismo, las connotaciones vaginales del objeto reforzaron mi remembranza, ya que uno de los problemas que padece el gran estadista es su ignorancia sobre el punto G. Sí, no se sorprendan, estimados parroquianos, porque nuestro querido ZP escuchó algo de la importancia del punto G, pero él no sabe cuál tocar: G20, G7, G8, G5. Algo así me sorprende en un hombre tan virtuoso, queridos lectores, aunque no debemos olvidar que ZP es un político tan tranquilo que prescinde de aventuras trepidantes y paisajes desconocidos; lo suyo es el pelo de la dehesa. Mientras que las potencias económicas se reúnen para tratar los problemas derivados de la crisis económica y planificar el futuro, ZP es ignorado. Yo creo que es un craso error, meine Damen und Herren, porque ZP debería comparecer— por méritos propios— a bordo de una churrería ambulante; el espectáculo sería inigualable: ZP y Pepiño manejarían el manubrio churrero; Moratinos espolvorearía el azúcar; Solbes, con el rigor mortis que le caracteriza, pasaría la bandeja para que los asistentes se sirvieran del manjar a discreción; y creo que la presencia de Frau De la Vega con un acordeón sería conveniente para mantener las buenas relaciones con USA: Los pajaritos siempre animan. Asimismo, creo que podrían anillar cada churro, al igual que se hace con los vegueros, con una etiqueta que luciera la siguiente inscripción: Gobierno de España. Les garantizo un éxito apoteósico, queridos lectores. No obstante, estimados parroquianos, creo que ZP no debe asistir a esas reuniones de fracasados, ya que la economía española es la más sólida del mundo y juega en la Champions League; por lo que a ZP sólo le queda convocar una cumbre mundial de la Champions League. Quiénes asistirán lo ignoro, aunque eso es lo menos, porque un sujeto cuyas citas parecen una broma chusca y sus opiniones forman parte de una memez polifónica puede reunirse con cualquier cateto que esté dispuesto a escuchar un rosario de mentiras; algo que en España no es difícil: me han dicho que hay once millones. Sea como sea, meine Damen und Herren, no sientan su orgullo patrio herido, ya que con un individuo como ZP es mejor que les ignoren a que éste demuestre la estulticia que le caracteriza y de la que hace un evangelio al que seguir. No olviden cuál fue la propuesta de ZP: proponer la asistencia de un país árabe. Ése prólogo promete; mejor que no asista.
La compresa inició una deriva que la alejó de mí. Sin embargo, yo estaba perdido en Venecia y con el móvil olvidado en casa de Mario. Cuando decidí rehacer el camino y tentar a la suerte y a mi sentido de la orientación, unas carcajadas que provenían de una góndola se fijaron en mí. Allí estaban los tres, riéndose de un tipo que había perdido el tiempo en Venecia en una trattoria de chinos. Quise subir a la embarcación, pero Franco me indicó que estaba prohibido. Tuve que seguirles a lo largo de los angostos canales durante casi treinta minutos, y lo que yo quise evitar— esquivar japoneses, atravesar puentes y mirar canales— tuvo que hacerlo por obligación. La vida nunca es perfecta, meine Damen und Herren, ni siquiera en Venecia, y yo me consolé mientras ellos se reían de mí: ¡un mal día lo tiene cualquiera!

APOSTILLA: Después de comer fuimos a Florian: también pagué la cuenta.

Foto: Entrada del café Florian.


12 Comments:

Blogger Ignacio said...

Te lo mereces.
Beberse una cerveza en Venecia es pecado de lesa vesania.
Jamas debes olvidar las formas.En Venecia, antes del mediodia tan solo ginebra.

Me tienes muy preocupado.

(A love song fpr bobby Long)

6:49 vorm.  
Anonymous Mary White said...

Yo creí que cuando dijo que debería ir un país árabe se refería a España... al paso que vamos...
Cambio de tercio con tu permiso,Nicholas... he leído que Haider era gay.¿tu crees que es cierto? (El autor del blog que afierma eso es gay, simplemente doy ese dato, pero no sé si aparte de eso resulta que Haider era gay...).
http://libertymad.blogspot.com/2008/10/haider-era-gay.html

7:20 nachm.  
Blogger El Espantapájaros said...

Creo que has dado en el clavo, con tu imagen de la churrería del Gobierno de España, sobre la "aportación" que, según Zapatero, puede hacer España a la publicitada cumbre.

Lo que ocurre es que Zapatero estaba crecido en los últimos días. Después de no hacer nada en política exterior, pensaba que la crisis le iba a elevar a los altares. Sin embargo, ni siquiera en estas circunstancias se cuenta con él y, en consecuencia y en este caso, con España.

De todas formas, aquí todo se lleva a terrenos demenciales. ¿A que no adivinas de quién es, en realidad, la culpa de que no hayan invitado a España a la cumbre? Pues de Aznar, quien, tal y como se quejaba un oscuro sujeto en una tertulia, no ha llamado a Bush para decirle que lo haga.

7:31 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

IGNACIO:

No te falta razón, Ignacio; pero nunca bebo destilados hasta después de comer. No creas que es por falta de ganas, ya que un gin-tónic corto al mediodía entra bien. Sin embargo, con lo que a mí me gusta beber, si comenzase de buena mañana…
Acepté el castigo con resignación, aunque la condena más dura estaba por llegar: la cuenta en Florian.
Saludos.

8:28 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARY WHITE:

Todo se andará, Mary White, todo se andará. Tú, por si acaso, busca una tienda donde vendan burkas a buen precio.
Te respondo a tu pregunta: sí. Cuando nos encontremos donde tú ya sabes, te ampliaré la información.
Saludos.

8:28 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

ZP nos demuestra, una vez más, lo tonto que es. Pensar que Europa y USA confiarán en él obedece a los delirios de un palurdo revenido. Muchos españoles— entre ellos el Rey, por algo es de la dinastía de los Bobones (perdona, me olvidé la “r”)— no son conscientes, o no quieren serlo, de lo perjudicial que resultan las tonterías del memo para los intereses españoles. Muchos se la tienen jurada a ZP, y no dejarán pasar ninguna oportunidad de hacerle morder el polvo. La necesidad de ZP de aparecer en una foto con mandatarios importantes— sin turbante o tez morena— es tan perentoria que Sarko le metió un torpedo en toda la línea de flotación: Le dice que sí asistirá, a sabiendas de que el bobo lo lanzará a los cuatro vientos. Días después, sin embargo, le cierra la puerta en las narices: el descrédito es mayor. Yo no soy aficionado al cine pornográfico gay, pero imagino que las mamadas que deben aparecer en ésas películas no tienen parangón alguno con las que realiza la diplomacia española para conseguir meter el iluminado en la reunión. Respecto a las propuestas que pudiera realizar el memo…¿convocar la Alianza de las Civilizaciones? Yo prefiero que asista, estimado amigo: la diversión estaría asegurada.
Aunque a ZP no le guste recordarlo, todos conocen el porqué y cómo llegó el cejas al poder: nadie confía en un tipo tan patán. Sea como sea, torturador de alondras famélicas, el daño para la imagen de ZP ya está hecho; algo de lo que debemos congratularnos. No hay nada más divertido que observar a un paleto con ínfulas arrastrado por el barro. ¡Disfruto como un enano!
La especie del “tertuliano hispánico” me fascina. Siempre ha existió el palanganero que se vende por un plato de lentejas, pero incluso en esa tesitura hay que demostrar un poco de clase; aunque sea porque sus familiares pueden escuchar determinados programas.
Disfrutaré con la nueva revista de ZP; ya sabes: Después de la una viene la otra.
Saludos.

8:29 nachm.  
Anonymous van said...

Me gusta este blog.
(Mi amiga siempre me aconsejó que fuese breve en mis comentarios, asi podria disimular mejor mi falta de talento)
Saludos.

11:05 nachm.  
Blogger Mary White said...

Nicolas, gracias por la información. No me fío de cualquier noticia de este tipo, hay gente para todo. A ver si es verdad y nos encontramos donde ambos sabemos ;)

Hay tertulias de todo tipo... por ejemplo, en la que participo en Intereconomía, llamamos a las cosas por su nombre y, uno más y otros menos, somos bastante críticos con la fauna ibérica de la politica patria.

Antes de ponerme un burka monto otra reconquista, Nicolas.

11:14 nachm.  
Anonymous van said...

Mi amiga me decia que era un "tocapelotas", que siempre me metia en lo que no me importaba.
Cuando era niño, en la dictadura, habia unos humoristas que terminaban siempre su actuacion diciendo: "Y la proxima semana hablaremos del gobierno", claro estaba que luego se le olvidaba hablar del gobierno.
¿Porqué digo esto? porque los periodistas siempre dejan para la proxima semana el hablar sobre periodistas.
Ya sabemos que Francia nos echó una mano en el 11-M y que hay, al menos, once millones de idiotas en España, pero olvidamos, a menudo, que sin la "colaboracion necesaria" de muchos, pero muchos muchos, periodistas el 11-M no habria cambiado nada.
Alguien hablara de grupos mediaticos, pero no, yo quiero hablar de personas individuales que con mucha ilusion estudiaron la carrera de periodismo.
Por eso sigo aqui, en este blog, porque se que nuestro anfitrion no solo escribe bien sino que ademas habla claro y por eso esperaré cada semana para que la semana proxima me hable de sus colegas.
Un saludito y hasta la proxima semana.

12:32 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VAN:

Hasta la fecha no le respondí por un solo motivo: no sabía qué decirle. Usted escribía sobre una historia de desamor y nos participó algo que me pareció…exótico. Hoy, sin embargo, puedo entender mejor qué persigue. Intuyo que usted ha llegado al feuilleton hace poco tiempo, ya que de lo contrario sabría que he escrito en varias ocasiones sobre la prensa española (entiéndase periodistas, medios y grupos de comunicación); es lo que yo denominé “los cómplices de ZP”. No obstante, Van, le señalo algo: es usted el que quiere “hablar de personas individuales que con mucha ilusión estudiaron la carrera de periodismo”. Bien, hágalo. Nunca he censurado ningún comentario, ni siquiera los insultos, aunque debo reconocerle que las descalificaciones groseras “me la ponen dura”; como dicen ustedes. Supongo que su puerta de entrada a Josephsplatz fue la serie sobre Joe Black. En esos escritos no incidí en el papel de determinados medios y periodistas porque es algo tan evidente que hacerlo sería ofender la inteligencia de los lectores. Muchos escritores cometen un error: darlo todo mascado. Por el contrario, yo considero que siempre debe concederse un margen al lector; aunque sea para que obtenga sus propias conclusiones. No olvide que en ¿Conoces a Joe Black? señalé la importancia de la “gestión” del atentado.
Siempre he creído que el principal mal que afecta a una profesión es el corporativismo; y más en aquellas profesiones que tienen una relevancia social: el periodismo por ejemplo. Siempre se ha dicho que “perro no come perro” y que “entre bomberos no se pisan la manguera”; pero actuar de ésa manera implica el desprestigio para todos los que como usted dice “estudiaron con ilusión”, algo que yo equiparo a lo que siempre se denominó “vocación”.
Si su interés es conocer mi opinión sobre el periodismo español, deberá esperar a uno de los escritos de la serie que he titulado Sideways; en concreto al de Barcelona (2). Aun así, si usted desea que sea concreto en algún aspecto, dígalo; ahora bien: no se ande por las ramas.
Bienvenido a Josephsplatz, Van: no nos defraude.

P.D.- No se preocupe por la ortografía, estoy seguro de que nadie le reprochará nada al respecto: lo importante es que le entendamos. De la misma forma, debo pedirle que abandone el tono lastimero. A estas alturas de la película, todos hemos aprendido que sobre nuestras vidas planea una nube de mierda que un día descarga en un lugar y otro día escoge otro destinatario. La casa le concede crédito y margen: no lo malgaste, Van; sería una pena.

11:47 nachm.  
Anonymous van said...

Muchas gracias por contestarme, Señor. Sobre todo por lo amplio y detallado de su respuesta. Todas las personas grandes tienen tiempo para las cosas pequeñas y la amabilidad y educacion son su tarjeta de visita. Felicidades Nicholas.
Mencionar lo de "la semana proxima hablaremos del gobierno" del gran Tip,solo era para intentar provocarle y que me contestase algo. Gracias de nuevo.

12:23 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VAN:

No tiene que agradecerme nada.
Saludos.

6:12 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home