Samstag, August 30, 2008

CASI.

CASI: 1. adv. c. Poco menos de, aproximadamente, con corta diferencia, por poco. U. t. repetido. Casi, casi me caigo.

Una de las ventajas de tener un abuelo que participó en una guerra es que te ahorras de escuchar un sinfín de cuentos absurdos: lobos que suplantan a abuelitas; gatos que recorren siete leguas con cada paso; cerditos que son arquitectos y resisten al asedio del lobo y princesas cachondas que satisfacen su apetito carnal con un sapo; después de besar al batracio, claro está: los prolegómenos al acto sexual son importantes, meine Damen und Herren. Sea como sea, ésas tonterías no me interesaron durante mi infancia, preferí escuchar las aventuras de uno de mis abuelos en el frente ruso. Recuerdo que él me explicaba sus desventuras, convertidas en aventuras por el amor a su nieto, con un cierto aire rutinario; como si quisiera quitar importancia a lo sufrido. Sin embargo, conforme yo crecí, supe interpretar la expresión ausente y resignada de mi abuelo: entendí que su rutina de disimulo solapaba al sufrimiento padecido. Uno de los pasajes que le hice repetir en innumerables ocasiones fue la ocasión en la que se salvó del disparo de un francotirador ruso por un segundo; un lapso tan escueto como en ocasiones es la diferencia entre la vida y la muerte. El hecho se produjo en julio de 1942 en Rostov, durante la batalla para la toma de la ciudad. En una casa en ruinas de un barrio periférico instalaron un puesto de mando que también utilizaban de observatorio artillero. Dada la tranquilidad que el frente demostraba, mi abuelo decidió salir a «echar un pitillo» junto a un camarada, y ambos se refugiaron bajo el precario amparo de un parapeto de sacos terreros: se creían a salvo. Sin embargo, en esas extrañas compensaciones con las que el destino juega con nosotros, mi abuelo olvidó dos cosas: tapar sus insignias de oficial y su mechero. El primer olvido sirvió para que alguien fijara el punto de mira en él, aunque el segundo le salvó la vida, ya que cuando quiso encender el cigarrillo tuvo que hacerlo con el fuego que le ofreció su compañero: al inclinarse para prender el pitillo, una bala impactó en el lugar en el que antes estaba su cabeza. Creo que le hice repetir ésa historia más de cincuenta veces, pero siempre la terminó con la misma palabra, que pronunciaba después de una pausa y la mirada clavada en el pasado: «casi».
Maleni Álvarez, ésa mujer de prosodia estropajosa, discernir de cabrerizo y sinceridad de pastor analfabeto que coyunda con las cabras, ha demostrado, una vez más, que es la alumna aventajada de José Luis Rodríguez, el Puma: dos mamarrachos que se cuecen en su tinta; algo tierno, estimados parroquianos, muy tierno. Pretender que semejante cateta prepotente — aplicado a un ministro del PSOE es un pleonasmo— diera explicaciones coherentes sobre el accidente de Barajas es como pedirle a Pepiño Blanco una reseña literaria sobre un libro de Kafka. Sin embargo, la palurda no tuvo otra ocurrencia que abusar del adverbio «casi»: «casi despega», «el avión casi se cambia por otro», etc.
Meine Damen und Herren, ¿ustedes imaginan lo que puede sentir alguien que ha perdido a un ser querido debido a tantos casis? Si lo que la lerda pretendía era tranquilizar, me temo que ha causado el efecto contrario, porque ninguna muerte duele tanto como la que pudo haberse evitado y tendrá por responso un «casi». Algo parecido le ocurre a la cabrera de Maleni: yo pensaba que era casi deficiente, y hoy, sin embargo, nos demostró que lo es del todo. De todas formas, estimados parroquianos, alguien debería explicar el porqué de esa extraña configuración de pistas en Barajas, a qué se debe esa ley no escrita de los diez nudos de viento que varía la dirección de los despegues o el porqué se prima el silencio sobre el vecindario en detrimento de la seguridad de los pasajeros. Estoy casi seguro de que Maleni Álvarez no entendería ni las preguntas, lo suyo es la verdulería prosódica, el ir más allá del «casi» y alcanzar el pleno; del ridículo, claro está. No obstante, meine Damen und Herren, sugiero que José Luis Rodríguez, el Puma, contrate a un traductor para las intervenciones de Maleni; más que nada por una cuestión estética: ¡España no se merece un Gobierno que farfulla!
En otro orden de cosas, aunque sin abandonar el «casi», otro de los búcaros de ZP, y que hace honor a su apellido al vincularlo a su inteligencia— Mercedes Cabrera—, nos participó que la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) es equiparable a la asignatura de Matemáticas. Semejante dislate sólo puede aceptarse si comprendemos que ZP y sus ministros abrazan la filosofía del payaso: lo importante es provocar risas. La Cabrera, antes de rebuznar, debería preguntarse el porqué los alumnos españoles obtienen las peores calificaciones de la UE en algo tan idiota, estúpido e inútil como son las Matemáticas. Ahora bien, a la vista del nivel educativo español, puede ser que el búcaro tenga razón; pero no olviden, estimados parroquianos, que el PSOE no desea una sociedad casi idiotizada, la quiere idiotizada por completo; es decir: a imagen y semejanza de ZP. A ellos ya les va bien que la academia más visitada en España sea la de Operación Triunfo.
En cada ocasión en la que escucho a una de esas…casi lumbreras, me asalta una duda: ¿Son mediocres porque son ministros de ZP o son ministros de ZP porque son mediocres? Reflexionaré sobre ello, meine Damen und Herren, aunque diría que tengo la respuesta; mejor dicho: casi.

Foto: Abuelos.

15 Comments:

Blogger Ignacio said...

Si
Es un pais así; es un gobierno así; es "casi" y así andamos.

En una de estas alguien se da cuenta y todo, ¿y que? estamos en el circo, mandan las pulgas.

8:21 vorm.  
Blogger o s a k a said...

casi que sí. No le quito una sola coma a su análisis. Y con independencia de la respuesta a su pregunta retórica, le puedo adelantar quién va a pagar la factura...

n a c o
magisralintroducción

9:59 vorm.  
Blogger Mary White said...

En los congresos de historia económica en los que he coincidido con ella, Mercedes Cabrera era la guapa oficial. Cuando la nombraron ministra pensé que actuaría con algo de racionalidad.Pero no. Le han debido decir demasiado que "es divina" (sin serlo).

El análisis es tan triste como acertado.
(Hay dos fotos de Sarah Palin de cuerpo entero en Lady Godiva).

10:11 vorm.  
Blogger Samuel said...

Creo que tenemos en el Gobierno a la crème de la crème de los ineptos de España, pero todavía es poco. Espera a que los de mi generación lleguemos al poder. Y a los que vengan detrás, fruto de la implacable LOE, cuando exhiban ante el mundo los tesoros de la sabiduría ciudadanesca que les enseñaron por ciencia infusa. Lo mejor es que las televisiones y una pésima Educación habían ya preparado el terreno; Educación para la Ciudadanía simplemente regula lo que antes una suma de individuos hacía por amor a la ignorancia.

Yo estudié la asignatura de Ética en 3º de ESO y ahí ya se reflexionaba, de la mano de Fernando Savater, sobre cómo ser un buen ciudadano, pero así y todo no se extendía a toda la casuística de Educación para la Ciudadanía, que parece casi crear un único modelo de ciudadano. Bueno, sin el casi.

Cuando estuve en París, tuve tiempo de echar un vistazo a algunos libros de "Citoyenneté" y, francamente, creo que es muy acorde a los franceses, pero en un país tan poco definido, tan visceral, tan falto de identidad, como España, la ciudadanía no impondría muy poco orden y nada de matemáticas. Es como si quisiera sustituir el sentimiento nacional por el amor a la estructura del sistema y la interacción entre los individuos; tal vez eso sea muy útil para el desarrollo de la sociedad, del individuo, incluso, como animal social, pero no deja de ser un exceso de confianza para quienes nos sometemos al estado por una simple cuestión de utilidad, no por esa especie de altruismo progresista francés. Ponen en duda que en las sociedades modernas el individuo pueda llegar a ser un buen ciudadano basándose en la mera observación de los buenos ciudadanos, cuyas ideas acaban prevaleciendo, si sabemos utilizarlas inteligentemente, sobre las de fanáticos islamistas y "otros modelos de ciudadanía". Por supuesto, partiendo de la base de que no se puede erradicar absolutamente, ni desde el estado, ni desde la sociedad civil, el comportamiento antisocial de individuos particulares.

Perdona por todo este rollo. No sé qué me ha pasado.

Un saludo.

10:23 vorm.  
Blogger El Espantapájaros said...

Ya tenía ganas de volver a leer tus artículos, tan bien sazonados como de costumbre. En Londres, a pesar del frío y el cielo encapotado, se siente la grandeza imperial. Al volver a España, te ahoga la mediocridad reinante. Es un contraste duro de superar.

La comparecencia de Lady Aviaco en el Congreso ha sido realmente delirante y llena de absurdos. Lo del traductor a tiempo sería una buena solución, pero nada se puede hacer por su capacidad, por ahora invisible a los ojos de la mayoría. Alguien debería dar con un bastón en esa cabeza y preguntar: "¿Hay alguien en casa?".

Me temo que va a ser un largo invierno...

2:21 nachm.  
Blogger o s a k a said...

totalmente de acuerdo, señor espantapájaros

n a c o
hoyvadeacuerdos

2:27 nachm.  
Anonymous Anonym said...

Casi, casi... iguales...


http://www.elsemanaldigital.com/blog.asp?idarticulo=86320

9:57 nachm.  
Anonymous Anonym said...

Luego dicen que "fumar mata"!! En este caso le salvó la vida.

Y me alegro muchisimo ;)

1:37 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

IGNACIO:
Buena frase, Ignacio: “estamos en el circo y mandan las pulgas”. Además provocan picor, agggggg.
Saludos.

9:49 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

OSAKA:
En España, Osaka, la cuenta siempre la pagan los mismos; pero a unos cuantos millones les gustan las pulgas o…¿quizá será el prurito? Debo reflexionar.
Gracias, Osaka: aunsinespaciospuedoleer, jajajajaja
Saludos.

9:50 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARY WHITE:
Ah, Mary, ¡los divinos!, divinos bobos, claro está. Siempre subordinan sus conocimientos (en el caso de que los tuvieran) a las necesidades del partido o del gran iluminado. Gracias por las fotografías de Sarah Palin. La escena del sofá con la piel del oso me encantó: “No es verdad ángel de amor…”.
Saludos.

9:51 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SAMUEL:
Me alegro del reencuentro, Sr.director. Es innecesario que te disculpes: no es ningún rollo. El rebuzno de la ministra me sorprendió, pero no por las tonterías habituales, sino por la comparación: matemáticas con EpC. ¿Qué similitudes guardan? El miedo que otras asignaturas producen a los ideólogos catetos es que no pueden ser politizadas, y es ahí donde pierden el poder que desean ejercer sobre los individuos. Las matemáticas, por ejemplo, creo que son óptimas para desarrollar la estructura mental en los sujetos, es decir: enseñan a pensar. Ahora bien, alguien que piensa suele ser un espíritu libre. A un Gobierno de memos como el de ZP eso nunca le interesaría.
EpC es una asignatura de diseño bonito con la que se pretende moldear la mente bajo un único prisma, excluyendo, además, a los padres. Ahora bien, si la educación tiene que comenzar en el hogar y por parte de los padres…¿existen muchos en España dispuestos a ejercer esa obligación? Me temo que no, y por ése motivo muchos prefieren hacer dejación sobre el Estado de un tema que debería ser, en exclusiva, competencia del núcleo familiar. Aunque claro, cuando observas determinados especímenes, y sobre todo los que después formarán una familia, entiendes que no están capacitados. De hecho, una parte de la educación consiste en transmitir lo que recibiste y si lo recibido…; en fin, ya me entiendes, Sr. director. Mi visión de la “familia española” no es positiva.
Las matemáticas sí son importantes, ya que nos sirven, por ejemplo, para sumar todas las partidas presupuestarias que se destinan a determinados ministerios, Educación, por ejemplo, y percibir el derroche que se produce con vuestros impuestos.
Saludos.

9:51 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:
La comparación, ¡una de las armas más letales! Confío en que tu periplo por esa ciudad donde hacer huelga de hambre no tiene ningún mérito transcurriera sin problemas, torturador de gorriones necesitados. Es una iletrada, estimado amigo, un pellejo de analfabetismo con ínfulas. En fin: será el signo de los tiempos, ya sabes que el magnetismo de un gran estadista siempre trasciende más allá de sus actos.
Sí, estoy de acuerdo contigo: un laaaaaaaaaaaaargo invierno. ZP os lleva hacia una nueva glaciación.
Saludos.

9:51 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMO 9:57
Son conclusiones basadas en la lógica, anónimo. Muchas de las cuestiones que encierra el 11-M, si las traspasamos en fragmentos a otras épocas o sucesos, nos ayudarán a encontrar muchas similitudes. De todas formas, artículos como ése se convertirán en una excepción, tengo la percepción de que la consigna es “pasar página” al precio que sea.

9:52 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMO 1: 37
No se me ocurrió esa idea, pero es cierto. Será cuestión de añadir un nuevo aviso en la cajetillas: “Si está en zona de francotiradores, fume. Su estanquero puedo ayudarle”.
Gracias por su alegría.

9:52 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home