Donnerstag, Oktober 30, 2008

SIDEWAYS: MARSELLA (2).

Las anchoas estaban a mi gusto: carne prieta, generosa y firme; y dóciles a la hora de desprenderse de la sal que las había conservado en el tonel. Asimismo, logré ligar una compacta salsa Rouille — creo que me excedí con el azafrán—; tan era así que la mano del mortero permanecía enhiesta y desafiante. Y. y Botiflard regresaron de la exposición del «tío desorejado» con tres botellas de vino y unas valoraciones que para alguien carente de sensibilidad artística, como soy yo, resultaban una jerigonza incomprensible. El vino, no obstante, me gustó: Château d’Oupia. De la misma forma, la frescura del pescado que Ahmed había comprado mostró todo su esplendor en la bullabesa.
A Jörg Haider le acusaban de populista y demagogo; ahora bien, ¿quiénes eran los acusadores?: Los políticos monaguillos europeos que no tienen valor para afrontar y solucionar los problemas. Estimados parroquianos, ¿me creerán si les explico que José Luis Rodríguez, el Puma, es el presidente de la cofradía? Supongo que sí, porque tanto a ZP como a Rajoy sólo les interesan los inmigrantes (si son negros mejor) para hacerse una fotografía durante la campaña electoral. De cada muerto en el Estrecho o en las costas africanas, de cada puta que es explotada por una mafia y de cada ser humano que debe aceptar condiciones intolerables de trabajo, responsabilizo a ZP. Así debe ser, meine Damen und Herren, porque los políticos no están exentos de responsabilidades; otra cuestión es que los ciudadanos las exijan. Podrán observar que la esclavitud también tiene grados, no todos los que lucen grilletes poseen la tez morena.
Ahora, una vez más, toca el parchear, y ahí se aplicarán los dos grandes partidos. Sí, queridos lectores, esos apóstoles de la memez y el buenismo y sus empalagosas doctrinas sobre lo políticamente correcto; cretinos hipócritas, que diría el clásico. Conforme se acerquen las elecciones — yo las intuyo para el 2010—, ustedes observarán cómo los medios de comunicación y los políticos (son lo mismo) priorizan a los inmigrantes sobre los nativos; pero no será porque les importen, sino por quedar bien. ¡Es algo diabólico, meine Damen und Herren! Supongo que el próximo año escucharán que alguien demanda «políticas activas de empleo específico para los extranjeros»; para después recodarles «la valiosa contribución al PIB», «la situación excelente de la SS y la enorme riqueza que aportaron». Por el contrario, a mí no me cuadran las cuentas, aunque no me hagan caso, estimados parroquianos, ya les dije en una ocasión que las matemáticas no son mi fuerte y que sólo sé que existen tres tipos de personas: las que saben contar y las que no. No obstante, mi ignorancia supina no me impide comprender que algo nos ocultan, ya que si todo es tan bueno y beneficioso, ¿por qué las administraciones dedican millones de euros a integración y pamemas semejantes? Sería conveniente que alguien integrara de verdad; pero no a los inmigrantes sino los balances: ¿el saldo sería positivo? Yo propongo que la palabrería insustancial de ZP debe imprimirse, porque determinadas gansadas, en letra impresa, emergen con rapidez. El gran estadista, que es un asesino de nuestras inteligencias, nunca reconocerá que atraer a miles de personas con falsas expectativas y con miras electorales es algo propio de miserables e insensatos.
La prematura muerte de Jörg Haider nos impide observar la madurez que había adquirido el político austriaco y el valioso papel que podría haber jugado tanto en la política del país alpino como en la europea. Sólo tengo una duda, meine Damen und Herren: ¿qué hubieran pretextado los cobardes e hipócritas políticos europeos? Nunca lo sabremos, determinadas muertes resultan más dolorosas no por el deceso en sí sino por la inoportunidad; aunque no creo que haya ninguna muerte oportuna, excepto para los adversarios, claro está.
Disfruté mucho de mi estancia en Marsella y de la compañía de Ahmed, no creo que peque de exagerado si les explico que fue una de mis mejores experiencias vitales; si es que ése término puede utilizarse cuando el tiempo se comparte con un moribundo. El día de nuestra partida, Ahmed nos ayudó a bajar el equipaje. Yo estaba sentado al volante y él junto a la ventanilla. Ambos nos miramos con la certeza de que estaríamos un largo tiempo sin vernos, muy largo. Después, Ahmed se llevó la mano al pecho, a los labios, la frente y la elevó al cielo. De nuevo yo no supe qué decir, meine Damen und Herren, y le planteé la misma pregunta: «¿Recuerdas la faena de Luis Francisco Esplá en Nimes?». Él sonrió, sabía que yo respetaba nuestro código no escrito de comportamiento, y mientras Botiflard introducía los bultos en el maletero, Ahmed encendió un Gitanes y emitió su parecer: «No fue la mejor, Nico, y eso que es un buen torero; pero…un mal día lo tiene cualquiera».

Foto: Otra cajetilla de Gitanes.


9 Comments:

Blogger Ignacio said...

Las anchoas estaban a mi gusto: carne prieta, generosa y firme;




Casualmente, anoche estuve yo con dos anchoas de esas.

8:11 vorm.  
Anonymous van said...

Antes, Nicholas, solo le envidiaba por como escribia, ahora, tengo un motivo mas, tambien le envidio por los muchos amigos que tiene.
Adoro a las personas que ademas de ser educadas, saben sonreir.
¡Es tan dificil saber sonreir!
Yo me rio con un chiste, una frase o una anecdota, pero no se hablar sonriendo. Admiro a las personas que me hablan con una sonrisa en la boca. Saludos.

11:35 nachm.  
Blogger Mary White said...

"De cada muerto en el Estrecho o en las costas africanas, de cada puta que es explotada por una mafia y de cada ser humano que debe aceptar condiciones intolerables de trabajo, responsabilizo a ZP".

Es una lástima que tengas razón.

8:50 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

IGNACIO:

No deseo ser indiscreto, pero…¿estaban saladas?
Saludos.

8:03 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VAN:

No soy digno de envidia, Van, créame. Es cierto que tengo buenos amigos, casi tantos como mejores enemigos: es lo que se llama una vida compensada.
Entiendo lo que nos explica sobre la sonrisa, pero sea prudente. Hablar siempre con una sonrisa en los labios comporta un riesgo: que luego le dé por colocar su dedo índice sobre la ceja. ¡Los resultados son demoledores!
Saludos.

8:04 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARY WHITE:

Es mi opinión, Mary White. Estoy harto de que los políticos no se responsabilicen de las consecuencias de sus actos y decisiones; o incluso algo peor: ni siquiera se lo plantean. Ese doble juego me parece infame: los éxitos son míos; y los fracasos, del Gobierno. ¡ZP en estado puro!
Saludos.

8:05 vorm.  
Blogger Mary White said...

He tenido oportunidad de hablar con alguna prostituta, y con alguna feminista de izquierda radical de estas que se postulan como defensoras de las prostitutas.
Mientras que las prostitutas más mayores defendían que la derecha les alimenta el negocio y la izquierda por salvarlas las mata de hambre,las "políticas" enrojecían de furia cuando les pregunté qué les parecía la postura tan restrictiva respecto a la prostitución de Pilar Rahola y el PSOE... lo único que les parecía bien era la política migratoria de "aquí cabemos todos" (a favor todas, putas y políticas), las feministas de izquierda se avergonzaban de "esa" izquierda y por supuesto, todo es culpa de la derecha, siempre y en cualquier ocasión... no dieron razones.

Lo importante para las profesionales era mantenerse lejos de la policía y tener seguridad social. Traté de convencerlas de que era una oportunidad estupenda para crear una comunidad de outsiders, me miraron raro, pero una dijo "¡¡Eso,anarquía y libertad!!" Estábamos en un plató,en el descanso, y la gente se quedó muda...

8:35 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARY WHITE:

En la última ocasión en la que se presentó en el Congreso de los Diputados una propuesta encaminada a regular o legislar la prostitución, tanto PSOE, como PP y CiU votaron en contra. A mi me parece un tema recurrente que de vez en cuando saca alguien para distraer al personal. Asimismo, es una cuestión en la que los estereotipos persisten. Yo también he tratado con prostitutas; de hecho tengo una amiga en Madrid que se dedica al oficio, y muchos de sus clientes son precisamente los que deberían legislar sobre ello. La última vez que visité Madrid fuimos a cenar juntos. Permíteme una salvedad: me llevó a un restaurante tipo asador vasco en el centro de Madrid, frente a una placeta. No recuerdo el nombre ni la dirección. Lo cierto es que cené muy bien. Después me llevó a un local, no distaba mucho del restaurante, que se llama Berlín Café. Lo pasé muy bien. Retomo el tema. Cuando se habla de “regular la prostitución” tengo claro cuál debe ser la prioridad: evitar que ninguna mujer sea explotada por mafias; porque no debemos obviar que muchas se dedican a ello voluntariamente porque es una forma de conseguir dinero rápido—fácil desde luego no— y con un esfuerzo relativo. Muchas de las prostitutas rumanas que nutren el mercado de la carne ya saben a lo que vienen. El sueldo medio rumano está por debajo de los 300 euros/mes. Una prostituta cuyos clientes son gente normal, es decir, no entra el circuito de la prostitución de lujo, gana al mes alrededor de 4.000 euros. Creo que eso lo dice todo. Cualquier esfuerzo encaminado a cambiar la vida de esa mujer es baldío, porque cuál es la alternativa: ¿un sueldo de 800 euros en la caja de un supermercado a cambio de 10 ó 12 horas de trabajo? Yo no soy partidario de prohibir, además considero que el mercado de las putas, como cualquier otro mercado, se regula por sí solo: oferta, demanda y precios. Muchas prostitutas no quieren saber nada de SS, pensión, prestaciones sanitarias, etc.; excepto las que están el ocaso de su vida profesional e intuyen que las alternativas son mínimas. Si tan importante fuera la SS para ellas, pueden darse de alta como autónomos; supongo que no existe un epígrafe denominado “putas”, pero pueden encajar en otro: comercio, por ejemplo. El problema es el coste, no hay que darle más vueltas. La filosofía de “que vengan todos” favorece que el mercado de las putas se incremente. ¿En qué trabajará una africana que ignora el español, no tiene formación y carece de todo? Al igual que ocurre con los trabajadores extranjeros, que ejercen una contención salarial camuflada, con las putas ocurre lo mismo. En la actualidad, por ejemplo, el precio medio de un “servicio” en España se ha reducido casi un 20%; también es cierto que la crisis castiga el sector. Conforme lleguen nuevas putas reventarán el mercado, con lo que muchas sólo podrán subsistir, y a duras penas. Yo soy partidario de regular el sector, sobre todo para que sólo se dedique a la prostitución la persona que lo desee; para mí algo tan lícito como trabajar de panadero. Intuyo que algo así es imposible en España; en primer lugar porque los políticos no tienen ningún interés en hacerlo y en segundo porque el problema debe atacarse desde la raíz, y la raíz es la inmigración descontrolada. El tema da para mucho, Mary White.
Saludos.

2:15 vorm.  
Anonymous Anonym said...

http://lumerkoz.edu Rear side, http://www.ecometro.com/Community/members/Buy-Amoxicillin.aspx trafzer http://www.ecometro.com/Community/members/Buy-Sertraline.aspx kogan catalyse http://talkingaboutwindows.com/members/Buy-Ciprofloxacin/default.aspx vistas kasba http://soundcloud.com/arimidex pittsburgh http://barborazychova.com/members/Buy-Lipitor.aspx daoopat

2:16 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home