Dienstag, August 26, 2008

EL PUZLE.


PUZLE: 1. m. rompecabezas (‖ juego).

Conozco a un tipo que tiene dos pasatiempos: colecciona contadores de luz y monta puzles. El primero de sus entretenimientos me resultó curioso, meine Damen und Herren, incluso llegué a pensar que era una mentira, pero en una ocasión me invitó a su casa y puede observar la colección de contadores, que el coleccionista me mostró con explicaciones técnicas de cada ejemplar mientras la satisfacción de haber conseguido algo codiciado esmaltaba su mirada. Es innecesario que les aclare, estimados parroquianos, que mi interés por semejante compilación es equiparable al que tengo por la vida sexual de las gaviotas: ninguno. Más tarde, el individuo me confesó su auténtica pasión: los puzles compuestos por 8.000 piezas. Yo no pude dejar de asombrarme, queridos lectores, soy un tipo al que doblar un mapa ya le cuesta trabajo y que cuando logra despegar una bolsa de supermercado la contempla con la mirada altiva del vencedor. Sin embargo, y a pesar de mi evidente incapacidad y desinterés, admiré el trabajo paciente, la imaginación y la concepción abstracta de las imágenes que demostraba ese hombre tan peculiar. Fue una tarde tediosa, repleta de disimulos y con sempiternas miradas a mi reloj. Sea como sea, salí airoso del trance, y dos hechos así me lo confirmaron: la expresión henchida de orgullo del amante de los rompecabezas y el regalo que he hizo antes de partir: un puzle de 1.000 piezas acompañado con un dictamen: «Es lo mejor para iniciarse; no tengas prisa». Hasta hoy, ése momento no había llegado, meine Damen und Herren, pero mi rito iniciático no será con el rompecabezas regalado sino con otro más interesante: el puzle que forma la actuación de José Luis Rodríguez, el Puma.
Ignoro si a ustedes les ocurre lo mismo que a mí, pero no puedo esquivar la idea de que ZP es un hombre fúnebre (él, porque la esquela de su inteligencia y capacidad ya fue publicada), un repartidor diplomado de entierros, funerales y desgracias; aunque la auténtica desgracia está en observar una y otra vez que no sabe estar a la altura de las circunstancias: siempre será un paleto ansioso por demostrarlo. No seré yo el que culpe a ZP de nada referente al accidente del avión de Spanair, ya que los aviones, de vez en cuando, sufren accidentes, el problema es que lo hacen con la misma cadencia de un grupo de olas: de tres en tres. No obstante, sí puedo opinar sobre la gestión que ZP y su equipo ministerial realizan sobre el hecho. Para mi perplejidad y regocijo, la primera en saltar a la arena de la imbecilidad fue nuestra querida Maleni Álvarez; ya saben, meine Damen und Herren, ésa mujer que eleva el lenguaje verdulero a la categoría de género literario y la ignorancia a la de sacramento al que seguir. Entre seseos, ceceos, apócopes, onomatopeyas y toda la polivalencia lingüística que la chabacana arrogante es capaz de demostrar, la flamante ministra nos descubrió que su talento sólo es válido para ser «una toca campanas». No me defraudó, estuvo en su línea: tan serpenteante como un meandro.
Después, al panal de inoperancia acudió la abeja reina—De la Vega—, que fundó una nueva compañía aeronáutica: «McDonald», ya que según ella ésa era la empresa constructora del avión siniestrado. Yo observé con interés las piezas defectuosas que conforman el puzle de ZP, estaba ansioso por escuchar las declaraciones del iluminado, porque sé que un tonto con iniciativa no pierde ninguna ocasión, aunque tengan que lanzarle hacia ella a empujones. Mi paciencia se vio recompensada con las primeras declaraciones del siempre admirado José Luis Rodríguez, el Puma: «Vengo a coordinar…». Meine Damen und Herren, ¿qué puede coordinar ése esperpento humano? Todavía recordamos su «magnífica» labor durante los incendios forestales de Guadalajara y Galicia, que consistió en mentir, falsear y enterrar a los muertos con la premura por mortaja; costumbre ésta a la que el Gobierno de ZP es muy dado, siempre, claro está, que no puedan obtener beneficios políticos del difunto. No obstante, y con el ánimo de no ser crítico, debo reconocer que ZP aprende rápido, muy rápido, y si logró estudiar Economía en dos tardes, los conocimientos de ingeniería aeronáutica los adquirió en 40 segundos: «El piloto apuró demasiado la pista». Afortunadamente, estimados parroquianos, ZP no quiso legar más frases a los anales de la gansada y regresó a su retiro estival. Por otra parte, no debemos olvidar que un puzle está compuesto por varias piezas; nos faltan dos: Alfredo P. Rubalcaba y Bernat Soria. Ambos demostraron, al igual que el resto, que su irresponsabilidad les inhabilita para ocupar el cargo de ministro. Rubalcaba prometió lo imposible a los familiares—identificar a todos los fallecidos en 48 horas—, pero ése discurso no estaba dirigido a ellos, sino a conseguir la portada de los periódicos para contrarrestar cualquier comparación que se estableciera con el accidente del Yakovlev 42. Llegado este punto, meine Damen und Herren, debo plantear una cuestión: El accidente del Yak 42 se produjo en una zona remota de Turquía, de difícil acceso y sin los medios forenses de los que dispone el ministerio del Interior en Madrid, sin embargo, eso no fue óbice para que el PSOE lanzara toda una compaña de desprestigio contra el PP, que llegó, incluso, a introducir familiares de los fallecidos en el Congreso de los Diputados para azuzarlos contra el entonces ministro de Defensa. ¿Qué deberíamos exigirle ahora a Rubalcaba?, ¿sería licito lanzar contra el embustero oficial del PSOE las vísceras de los familiares? El PSOE y su eterno doble rasero. Respecto al inefable Bernat Soria sólo puedo expresar alabanzas por su sinceridad: apareció por los hospitales para conseguir la fotografía de rigor y poco más; aunque creo que el resto también hicieron lo mismo. De eso se trata, meine Damen und Herren, de «chupar» cámara y aprovechar la incertidumbre para tapar otros asuntos; ya saben: «si es necesario, hundimos otro Prestige».
Estos muchachos nunca cambiarán, estimados parroquianos, siempre se mueven entre las paralelas de la ignorancia y la mentira: socialismo en estado puro.
Me temo que no terminaré el puzle de ZP: es aburrido, la imagen me desagrada y es como él: incompleto, le faltan piezas.

Foto: Puzle chusco.

8 Comments:

Blogger H said...

La rata se va a escaquear del funeral...

7:26 vorm.  
Blogger Violeta said...

Yo esperaba que saliese Pepiño diciendo que el PP era el responsable por no haber mantenido en buen estado las pistas durante su Gobierno...

Saludos ;)

8:59 vorm.  
Anonymous VFR said...

Espero que se aclare, sin dudas, la causa del accidente. Hay mucha desinformación: afirmaciones muy prematuras, distintas versiones, EuropaPress equivocándose con la palabra atentado, visionado (¿que pintaban los Reyes viendo el video y todo el que pasaba por allí del gobierno?, ¿querían comprobar algo antes de salir en TV el del puzzle?,¿morbo?)de pruebas cuatro días antes de llegar al juez, titulares identificando como culpable a la crisis de la compañía con un ERE de por medio y posibles ofertas de compra, una caja negra que al poco tiempo ya adelanto la compañía que esta defectuosa, reverse si, reverse no, ahora mismo el director de la comisión de investigación en TVE dice que no ha visto el video¿? y todo el tiempo saliendo por la tangente, etc.

Ya no me creo, ni me creeré, las versiones oficiales.

Saludos.

7:21 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

H:

No sé el porqué, H., pero a pesar de otras muchas cuestiones, la imagen de ZP que perdura en la mente de muchas personas es la de un tipo que no hace más que acudir a funerales y desgracias. Supongo que ello se debe al espectáculo lamentable que dio ZP después del atentado de la T-4, el primero de una ristra en la que siempre demuestra que no está a la altura de las circunstancias. Intuyo que sus asesores son conscientes de ésa sensación, y por ello intentan evitarle todos los actos en los que su imagen no se vincula a cuestiones agradables. Asimismo, a un político tan débil como ZP todo lo que suponga un riesgo de sufrir abucheos, gritos o cuestiones semejantes le huele a cuerno quemado. No le queda otro remedio que asumir esa parte de degradación del cargo que va implícita en el sueldo y el puesto. De todas formas y dada la erosión que sufre el gran estadista por su hibernación perpetua, deberá asistir, le guste o no, aunque una vez más evidenciará lo inútil que es. Supongo que ya se encargará de entrar junto a los monarcas y que las televisiones biselaran las imágenes y sonidos para que todo parezca normal, todo lo normal que puede resultar con un tipo como ZP de por medio.
Saludos.

3:01 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VIOLETA:

Supongo que Pepiño no será tan deslenguado como antes porque no debe oscurecer el papel de la Pajín (qué fácil sería hacer un chiste con semejante apellido). Cuando las cosas van bien, todos pueden permitirse ciertas frivolidades típicas de nuevo rico: creer las mentiras de un rucio gallego o leonés; culpar a Irak de todos los males habidos y por haber; etc. Por el contrario, cuando tus hijos están en el paro, tu puesto de trabajo pende de un hilo, llegas al día 20 de cada mes con dificultades y sientes que la soga marca su relieve en tu cuello, Irak, Aznar, Prestige, cejas circunflejas y demás gansadas pierden todo su interés.
De todas formas, bella flor, no le proporciones ideas, aunque yo me desternillo con las doctas opiniones del gallego más ilustre desde la llegada de los druidas.
Saludos.

3:01 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VFR:

Creo que ante un accidente aéreo, que no se produce por un solo motivo sino por una concatenación de errores (la NASA los cuantifica en diez), lo conveniente es esperar al informe de la comisión investigadora. No obstante, Vfr, eso tampoco es garantía de algo, porque el poder de las cías. aéreas es demasiado elevado y los gobiernos son muy permisivos con ellas. Además, las conclusiones de la investigación suelen darse a conocer mucho después del accidente, con lo que el interés periodístico es muy bajo y la amnesia de la gente muy alta. Asimismo, sólo se comunica un informe consensuado y convenientemente biselado, pero muchos documentos y los informes más sabrosos nunca se dan a conocer; el porqué es muy sencillo: proteger los tejemanejes de las cías. Los ejemplos son muchos y variados, pero uno de lo más escandalosos se produjo cuando se descubrió que un accidente de un Jumbo 747— creo que de United Airlines, pero no estoy seguro— se había producido por un defecto en los cierres de seguridad de la puerta de la bodega de carga. La comisión que investigó el asunto decidió que todo se debía “a una incorrecta manipulación de la puerta”; pero ocultaron que el auténtico fallo era de diseño, ya que tanto la aleación de los cierres de seguridad como el circuito eléctrico no garantizaba la apertura automática de la puerta si se producía un cortacircuito. Después de emitir su informe, las cías. aéreas recibieron instrucciones para que solventasen por sus propios medios dicha deficiencia, y para ello les concedieron un plazo de casi dos años. Es decir, durante esos dos años todos los 747 fueron susceptibles de sufrir un percance similar y sus pasajeros obtuvieron un boleto para jugar a la ruleta rusa junto al billete. Esos plazos tan largos se conceden para que las reparaciones o mejoras de las deficiencias coincidan con una de las paradas para revisar los aviones; porque para una cía. lo que le cuesta mucho dinero, un auténtico dineral, es tener un avión en el hangar.
Sin embargo, Vfr., las diferentes reacciones que se observan entre los familiares, los medios, etc. reflejan algo muy grave, algo que socava una sociedad: la desconfianza en sus administradores. ¿Por qué tanta prisa en las identificaciones?, ¿por qué ese pase privado para exhibir el vídeo del accidente cuando el juez instructor todavía no tenía ni conocimiento de las imágenes?, ¿por qué tanto político detrás de conseguir una foto y poco más? Quizá ésa es la esencia de un palurdo engreído como ZP: controlar y decidir qué puede o no conocer la población; ¡cómo si él estuviera capacitado para tomar semejante decisión!; me temo que estamos ante otro que “apura demasiado la pista”.
Respecto a Spanair…no tengo nada bueno que decir. Hace ya años que no me subo en uno de sus aviones ni por consejo médico, y no es porque cuestione su seguridad (no estoy capacitado para hacerlo), pero me harté de sufrir retrasos de 6 u 8 horas sin recibir ninguna explicación, o algo peor: escuchar cuatro mentiras diferentes en ése intervalo. El colmo lo alcancé en una ocasión en la que después de 10 horas de retraso en el aeropuerto de Barajas decidí presentar todas las reclamaciones posibles; hasta remití una carta al director de Spanair. Me contestó la que entonces era la responsable de comunicación de la cía. ( Flor Loriga, si no recuerdo mal), y lo hizo mediante una carta en la que me explicaba que mi vuelo había salido a su hora. Puedes imaginarte mi estupefacción, porque el día de retraso presencié un motín en la terminal y más de 40 pasajeros presentaron sendas reclamaciones; es decir: según la Sra. Loriga, los pasajeros se aburren durante la espera y deciden entretener la espera con la presentación de reclamaciones que no se ajustan a al realidad. Intenté hablar con ella en más de 10 ocasiones, pero siempre estaba ocupada, muy ocupada; ya sabes: reuniones, visitas, vacaciones y el típico rosario de excusas que alguien— no consciente de la importancia de los clientes en una cía.— pretexta cuando no quiere dar la cara o sencillamente desprecia a los que le pagan el sueldo. Ya cansado del periplo, le remití un fax en el que le explicaba que una cía. que desconoce a qué hora aterrizan y despegan sus vuelos no merece ninguna confianza; además me permití hacerle una sugerencia: “transporten ganado y no personas”; todavía espero una contestación. Desde entonces nunca más he subido en un avión de Spanair, prefiero pagar más o incluso realizar escalas; pero nunca más volaré bajo el pabellón de esa porquería de cía. Mis experiencias con Spanair dan para abrir un nuevo blog y dotarlo de más contenido que Josephsplatz: vuelos cancelados sin aviso; embarcar y desembarcar tres veces por un problema técnico que no se acababa de solventar (imagínate la “ilusión” entre los pasajeros); slots que se perdían porque apuraban al máximo para llenar el avión y después, como anunciaba el comandante, “la cía. hará gestiones para conseguir uno nuevo e intentaré recuperar el tiempo perdido”; tarjetas de embarque duplicadas y pasajeros que reclaman un asiento ya ocupado; un ticket válido para “un refresco y aperitivo” cuando es medianoche, llevas siete horas de retraso por culpa de la cía. y el avión no llega; que a pesar de tener un billete de clase business que te aseguraba un mostrador independiente para facturación, lo cual permitía que apurases tu tiempo, al llegar el momento te encuentras con un grupo de más de 100 personas de un viaje del Imserso que te impiden facturar el equipaje y que debes solventar mediante el cirio de rigor; etc. Ahora bien, y con el ánimo de no ser negativo, debo reconocer que los churros con chocolate que daban en el desayuno estaban muy buenos.
Los consumidores deberían ser conscientes del poder que tienen, la lástima es que siempre optan por no ejercerlo; algo parecido a lo que ocurre con los votantes y los políticos.
Disculpa la extensión, Vfr., pero es que mencionarme a Spanair es tocar un tema delicado. Nunca me he sentido tan mal tratado como por ésa cía., ni siquiera cuando mi primera novia me dejó por un argentino; ya que ella, por lo menos, me dio una explicación: “ hablamos tanto”. Debo reconocer, sin embargo, que tenía razón: yo prefería pasar más tiempo en la cama; para hablar siempre hay tiempo, pero para lo otro…quién sabe, es como viajar con Spanair.
Saludos y reitero mis disculpas.

3:02 vorm.  
Blogger Aguador said...

Sehr geehrte Freiherr Van Orton:

Con tu permiso, voy a copiar tu post en mi blog.

Mit freundlichen Grüssen,
Aguador

9:45 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

AGUADOR:

Sehr liebenswürdig von Ihnen.
Disponga a discreción, Aguador.
Saludos.

1:59 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home