Dienstag, März 11, 2008

JAPONESES / 1

SAKE: 1. m. Bebida alcohólica obtenida por fermentación del arroz.

En una ocasión un matrimonio de colegas japoneses me invitó a comer a su casa. Me sentí complacido, meine Damen und Herren, ya que es infrecuente que un japonés abra las puertas de su hogar a un extraño, y más al tratarse de un gaijin (外人 «extranjero», y según cómo «bárbaro»). Al llegar a la casa de mis anfitriones, el comienzo no presagió nada bueno: tuve que descalzarme y sustituir mi par de Ludwig Reiter por unas pantuflas que me hicieron sentir ridículo. El resto se lo pueden imaginar, estimados parroquianos: platos minimalistas; un asqueroso brebaje, sake; hambre canina y una lumbalgia causada por tanta inclinación. No obstante hubo algo positivo: ella me inició en el kaizen [kai (cambio) zen (mejorar): mejora continua]. Básicamente consiste en eliminar lo que estorba (muda) para que nuestro esfuerzo no se distraiga con algo inútil.
Parece que algunos en el PP han decidido eliminar el muda y abrazar el kaizen. No me parece mal, estimados parroquianos, siempre que el objetivo sea regresar a los tiempos de aquel extraño hombrecillo que atendía por el nombre de Antonio Hernández Mancha, otro individuo-cerilla: era todo cabeza.
Es cierto que Mariano Rajoy ha perdido dos elecciones, pero…¿y qué? ¿Acaso no perdieron también dos veces Felipe González y José Mª Aznar?; creo que debemos ser consecuentes, queridos lectores. Antes de acometer el kaizen tengamos presentes varias cuestiones. Una de ellas es que Herr Rajoy nunca pensó que perdería unas elecciones, sobre todo las del año 2004. Con todo y con eso siguió al frente del PP y ha obtenido unos resultados nada desdeñables. Es cierto que debería haber soltado lastre, aunque entiendo que hacerlo hubiera significado dar la razón a los que acusaban al PP de mentiroso. Desde el punto de vista táctico me parece correcto, aunque no desde el estratégico. Tal y como les dije en mi anterior escrito, el derrotismo nunca fue un buen consejero. Conviene recordar que sobre el campo de batalla Herr Rajoy sólo pudo contar con sus huestes mientras otros recibían todo tipo de refuerzos, ayudas y suministros. Ese tan ansiado «centro»— en mi opinión una nueva versión del Santo Grial ya que el centro político no existe— ha comprendido el mensaje de Rajoy, de ahí obtuvo los nuevos votos. Por el contrario, ZP se ha nutrido de los votantes de la izquierda radical: ¿quién está, pues, más cerca del «centro»? Sin embargo, éso también es una desventaja, porque el crecimiento del PP sólo puede provenir del centro mientras que el de ZP se nutre de todo el abanico de la izquierda. Es cierto que el PP tiene unos votantes fieles, pero muchos cambiarían su postura si Herr Rajoy realizara peligrosos, y también frívolos, acercamientos a otras posturas. En román paladino: lo que ganaría por un sitio lo perdería por el otro. En semejante tesitura lo mejor es mantener un mensaje sólido y coherente, también con una cierta flexibilidad, aunque sin mucho margen para las veleidades; nadar y guardar la ropa es patrimonio de catalanes, meine Damen und Herren. Además, no deben olvidar que el proyecto del PP es nacional; el de ZP, por el contrario, es algo así como un potaje autonómico-nacionalista: son conceptos diferentes, ya saben: «discutido y discutible».
El principal error cometido por Herr Rajoy es no haber extirpado los tumores antes de que provocaran metástasis. Semejante dejación ha provocado la falsa idea de que Gallardón es el progresismo y que Frau Aguirre es el futuro de la derecha moderna; la realidad es otra: ellos son los caballos por los que diferentes corporaciones de comunicación apuestan. Confiar en Herr Gallardón equivaldría a la apertura de un cisma dentro del PP; y hacerlo por la Evita Perón mesetaria, una concentración de votos en determinadas zonas pero también pérdida de otros: que alguien baile bien el chotis no implica que sepa ejecutar los pasos de una sardana; porque de eso se trata: de bailar la sardana.

Foto: Nisshōki (日章旗) o Hinomaru (日の丸の旗). El disco solar.

7 Comments:

Blogger El Cerrajero said...

Dieser Kommentar wurde vom Autor entfernt.

2:14 vorm.  
Blogger El Cerrajero said...

Rodríguez el Traidor solo puede nutrirse de la extrema izquierda y los nacionalistas una vez, porque éstos se han subido al P$o€ con la intención de que ha llegado la hora del pago.

Si el Traidor no cumple, se bajarán de la burra --nunca mejor dicho-- y si cumple, lo poco que engorde por la izquierda no compensará la hemorragia que se le va a producir en el centro-izquierda.

Ahí estará UPyD para prepararse unas tapas de Zangre frita.

2:15 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Hoy discrepamos de nuevo, destroza bombines. Me resulta incomprensible el valor que le dais a un partido como el de Rosa Díez, y si me permites, incluso a ella. De momento lo único que ha dejado claro Frau Díez es que no pactará con nacionalistas; bien, lo entiendo, pero…¿pactaría con ZP? Ahora se enfada porque la famosa ley resta importancia a sus votos y favorece a los grandes partidos; bien, ¿por qué no se quejaba cuando estaba en el PSOE? En teoría es un partido…cómo decirlo…pacificador; bien, sin embargo no es capaz de llegar a un acuerdo con otra formación que, en teoría, representan lo mismo (Ciutadans). Desde su escisión, Rosa Díez ha mantenido una distancia «de seguridad» respecto al PP; es más, me atrevería a decir que le resultaba incómoda cualquier vinculación o semejanza con el PP. Precisamente en esta legislatura, semejante tibieza no da buena espina; me atrevería a decir que es incluso inmoral. Intuyo que su pretensión es eliminar a los partidos bisagra; bien, pero…¿para ser ellos la nueva bisagra? Además, algunos de sus miembros aplaudieron con frenesí las componendas de ZP con ETA: ¿Ahora ya no gustan las charlas con los hombres de paz? La trayectoria de Frau Díez no me convence. Si no estoy mal informado, ella se mostró de acuerdo con una demanda que se interpuso contra un dibujante—no recuerdo el nombre— por una viñeta sobre el País Vasco. Creo que, llegado el caso, UPyD acudiría en ayuda de ZP. Determinadas conversiones no me convencen. Ya sabes que lo dejé claro en mi escrito Profesionales del sufrimiento.
Saludos.

2:49 vorm.  
Blogger El Cerrajero said...

# Nicholas, si estamos de acuerdo. Mi anterior comentario es como perciben la jugada los votantes de la izquierda.

A mi todo lo que sea izquierda me suena igual de rancio.

8:53 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Siempre es un placer debatir contigo, amo de las ganzúas.
Cuídate.

2:08 vorm.  
Anonymous Sinblancaporelmundo said...

Ciutadans después de esta elecciones está tan de capa caída que no me extrañaría que desapareciera. Sus votantes o dirigentes se repartirán entre PP y UPyD, respectivamente.

Que Ciutadans y UPyD no se unieran ha sido un craso error. A UPyD no le conviene que Ciutadans desaparezca de Cataluña; dos partiditos bisagra mejor que uno. En el futuro ya se podrían haber limado las diferencillas ideológicas o de ambición persona, estas últimas que no hay que desdeñar.

Es verdad que Ciutadans es bastante intervencionista, pero en los principios fundamentales ambos partidos están de acuerdo. Sabiendo las maldades de la Ley Electoral, ¿cómo es que no se han unido, aungue sólo fuera para ir al Congreso? Después, y ya con el escaño en la mano, se hubiesen puesto de acuerdo, seguro.

Una lástima, los miles de votos de Ciutadans en toda España, no sólo en Cataluña, han sido für die Katz .

4:05 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SINBLANCAPORELMUNDO:

Nunca he comprendido la finalidad de Ciutadans y mucho menos la utilidad. Es cierto que deberían haberse unido, pero sospecho, tal y como escribí en anteriores ocasiones, que Frau Díez no está por la labor de perder protagonismo ni un ápice de la importancia que ella se atribuye en un alarde de imaginación. El resultado es un esfuerzo baldío y unos cuantos miles de votos que no sirven para nada.
Saludos.

2:23 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home