Montag, Februar 04, 2008

SOÑAR CON LOS PIES EN LA TIERRA


SOÑAR: 2. tr. Discurrir fantásticamente y dar por cierto y seguro lo que no lo es. U. t. c. intr.
Hoy ha sido un día hermoso, meine Damen und Herren. Tan es así, que no he podido evitar un lagrimeo discreto, un rictus de acongojada y contenida emoción y lucir una mirada esmaltada por el éxtasis: el PSOE presentó sus lemas de campaña. Desde la última ocasión en la que releí Brideshead Revisited no había observado una prosa tan trabada, un estilo conciso pero efectivo y una utilización del lenguaje que semeja una filigrana de orfebre. Estamos, sin duda alguna, ante una cualidad que ha demolido los años de oro de la literatura y ha creado un nuevo género: la sintaxis del potaje. Además, el chambelán de tan magno acontecimiento fue escogido con el acierto del que está dignificado por una debilidad mental aguda: Pepiño Blanco, una subnormalización del talento. Pero es que el bueno de Pepiño observa la vida a través de un microscopio electrónico y todo lo demás a través de una lente de visión reducida; como si estuviera convaleciente de una operación de cataratas.
Hoy, estimados parroquianos, trataremos sobre uno de los eslóganes que más me ha cautivado: «Soñar con los pies en la tierra»; es decir, el maná de un iluminado. No me extraña, ya que creo que José Luis Rodríguez, El Puma, es un amante de las metáforas y de los antagonismos (en muchas ocasiones consigo mismo), y por ése motivo debía emplear una metáfora antagónica. Antes, sin embargo, a dichos sujetos se les denominaba mentirosos: los tiempos cambian, y con ellos el lenguaje.
Yo nunca le pediría a un político que soñara despierto porque es algo que no puede permitirse; por el contrario ése es un privilegio que el resto poseemos: quizá el único que no pueden arrebatarnos. Un tipo que pasea con la vista clavada en el firmamento, a la espera del mensaje del abuelo o la aparición del espectro de la madre moribunda, tiene la misma credibilidad que el currículo de Charles Bukowski en una guardería: feo y sórdido asunto. Asimismo, el lenguaje de esos portentos de la inteligencia — El Puma y Pepiño— se asemeja a enredaderas ajenas a toda gramática en la que florecen los solecismos y la estridencia de la histeria. Nos encontramos, qué duda cabe, ante el monótono traqueteo del tren socialista. Cómo, y con qué candidez, se esfuerzan en convencer— y aburrir— al explicar todos y cada uno de sus «principios». Son timoratos hasta en sus ponderaciones y apocados en sus apariencias; será porque sueñan demasiado y sus pies atufan el ambiente. La burocracia socialista electoral se reduce a los consabidos métodos, y no observaremos una sola frase que abandone la tipografía para convertirse en un seductor grito óptico. El Puma, un sujeto somnoliento y no soñador, deberá utilizar las promesas exageradas, los idearios demagógicos y esas metáforas de mesa camilla y brasero que sólo un gañán confunde con sabiduría. De todas formas, nunca el despilfarro tomó tanta forma como en los carteles electorales y los panfletos, ya que nunca he conocido a un español que tenga la paciencia y las ganas de leerse un programa electoral. Me parece bien, meine Damen und Herren, porque todos saben que las mentiras impresas son sueños; de ahí que no me sorprenda el lema del PSOE. No obstante, la ausencia de verdad debe cubrirse con una imagen sugestiva que sea capaz de penetrar en la retina de la gente. Una de ellas— El Puma en actitud reflexiva— me ha conmovido; tan es así que mañana escribiré una carta a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre para sugerirles que elaboren una tirada de sellos con algo tan enternecedor. Intuyo, por eso, que la fotografía tiene el mismo valor que aquélla en la que ZP corría por la playa: filfa y tramoya. Yo no deseo que mis sueños se hagan realidad porque entonces me convertiría en alguien sin ilusiones, y las quimeras y el mundo terrenal son como el aceite y el agua: nunca se mezclan. Ya lo escribió Pepiño Blanco: «...y los sueños, sueños son».

Foto: «Soñar con los pies en la tierra»: yo lo hice.

10 Comments:

Blogger Harto said...

Muy buena... Por soñar... Si yo te contara...

10:59 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

Cuando Rodríguez el Traidor pone la cara de concentración, así como si pensara --eso que tu calificas, con gracia, de 'actitud reflexiva'-- no se sabe si está jiñado o jiñando.

11:33 nachm.  
Blogger Sahndrah said...

Tal vez ZP ha cogido como mantra la frase "siempre sueña y apunta más alto de lo que sabes que puedes lograr", aunque sus votantes deberían pensar que muchos sueños vienen acompañados de pesadillas.
Me ha encantado la entrada, aunque siempre es un deleite leerlas.

5:04 vorm.  
Blogger Ignacio said...

Link

7:51 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

HARTO:

Gracias. Creo que alguien que desea soñar lo primero que debe hacer es despegar los pies del suelo, sino...¡vaya porquería de sueño!

9:22 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

No recordaba esa palabra, pero la cambiamos por otra: jodido o jodiendo. Yo creo que ambas, son las últimas "jodidas" del insigne estadista.

9:24 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SAHNDRAH:

Puede ser, pero es que ZP se equivocó en el cálculo del alza. De todas formas, estimada amiga, su comentario me ha dado una idea para otro escrito: "Podemos llegar tan lejos como queramos".
Gracias por tu halago, Sahndrah.

9:29 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

IGNACIO:

Gracias y saludos.

9:31 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

# Nicholas, lo que pasa que la palabra jiñar --tomada del caló-- tiene unos matices más sutiles y adecuados a Z.

Mira como lo define el DRAE: jiñar xD

12:23 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Gracias por la aclaración, he aprendido algo más.

6:17 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home