Donnerstag, November 29, 2007

LAS MENINAS


MENINA: 1. f. Dama de familia noble que desde muy joven entraba a servir a la reina o a las infantas niñas.

El cuadro titulado Las Meninas, que fue pintado por Diego Velázquez en 1656, es uno de mis favoritos. Toda la obra del artista sevillano no es de mi agrado, sin embargo, la pintura antes mencionada ejerce sobre mí un embrujo especial y nunca me canso de observarla. El porqué es sencillo: me atrae la composición de la escena y la actitud de los personajes: unos se muestran sorprendidos y otros no se enteran de lo que ocurre. El inmenso lienzo recoge el momento en el que los soberanos españoles— Felipe IV y Mariana de Austria— llegan al taller del artista, que en ése momento está pintando un retrato de la infanta Margarita de Austria. Velázquez tuvo una idea genial al concebir el cuadro.
José Luis Rodríguez, el Puma, también esgrime los pinceles para pintar la realidad española con los colores que a él le agradan: aporía, bozal, correa, especulaciones y macramé, mucho macramé. Insiste en que los españoles vayan, pero éstos hace tiempo que van y todavía desconocen a qué. No obstante, meine Damen und Herren, hemos de reconocer que el Puma es capaz de realizar anómalas composiciones «pictóricas»; aunque lo exacto sería decir que todos los que creyeron las pamemas del gran estadista leonés se han retratado fielmente.
Ahora que la fetidez de la podredumbre moral del Puma no puede ocultarse, todos los devotos se comportan como pollos decapitados; «exceto» el irreductible, que no ha comprendido que él puede peinarse aun descabezado. El olor de la próxima derrota del Puma es más pungente que el del óleo combinado con aceite de linaza. Con todo y con eso, es difícil desmarcarse de un perdedor después de un cuatrienio de servilismo, felación y de introducir la lengua siempre entre las mismas nalgas. Sé que la memoria de los españoles es tan efímera como la espuma de una cerveza demasiado fría; pero muchos periodistas no podrán ser escuchados con la misma atención después de tanta mentira, encubrimiento y complicidad. Si ustedes, queridos parroquianos, quieren vislumbrar el fracaso del Puma, no deben fijarse en encuestas, sino en la actitud de sus aliados. El último ejemplo lo tenemos en un aspirante a interpretar el gran papel de su vida: Artur Mas; ya saben, el visitante de notarías. Magro crédito tiene un político que necesita a un notario para que levante acta de sus intenciones. El prematuro ofrecimiento mercantil al PP (apoyo parlamentario a cambio de retirar el recurso contra el Estatut de Catalunya) obedece a que Herr Mas intuye cuál será el escenario después de la batalla: el PP ganador de las elecciones, un sector del PSOE que mandará al Puma al zoo del que nunca debió salir, y acuerdos puntuales entre socialistas y conservadores para acometer las reformas necesarias para cerrar el paso a los nacionalistas. Herr Mas, que considera que con una sonrisa tatuada y un peinado esculpido es suficiente, ha comprendido que sus diez escuálidos escaños tendrán el mismo valor que las actas que levanta su notario; y lo que es peor: será así hasta el fin de los días. Poco ha durado el dret a decidir y «la refundación de la casa común del catalanismo». De aquí a poco tiempo, recordaremos al Puma como se hace en un velatorio: « ¡qué pena, no era nadie
Nunca me cansaré de observar el cuadro de Velázquez, aunque ahora existen nuevas versiones que también conviene mirar. Si ustedes lo hacen, percibirán personas que apenas se devuelven el saludo; y si ello sucede, lo hacen sin mucho afán, como si les molestara aunque les resulta necesario. Pero ellos no hacen negocios sucios ni chanchullos, no hay de qué acusarles: se limitan a relacionarse entre ellos. Extrañas fisonomías y dependencias que se hacen como algo extra. ¿Quién sabe? Cuando hablen desde los púlpitos políticos o los editoriales, sus expresiones volverán a ser mundanas. Ustedes, por el contrario, merodearán por las calles y se alejarán o aproximarán al pasteleo, como insectos agosteños que zumban; pero sólo catarán las migajas. Cuando les llamen, ustedes irán, aunque desconociendo para qué. Habrá ocurrido lo de siempre: lo políticamente correcto desaloja a lo socialmente verídico.

Foto: Las Meninas. (1656). Diego Velázquez.

9 Comments:

Blogger El Espantapájaros said...

Terrible imagen la que abre este escrito ¿La chaqueta socialista de Blanco está manchada o es que deliro?. Atrapado por las fiebres, he leído que, contra todo pronóstico, Solbes va a repetir y que Bono se cree el próximo Presidente del Congreso, antes de que haya habido elecciones. Hay sujetos que nunca abandonan la poltrona, es increíble. Pero el caso es que el PSOE, quizá lógicamente, está actuando como si tuviera seguros los comicios. Sin embargo, tengo que reconocer que se empiezan a atisbar signos indicadores de lo contrario. Tengo ganas de descubrir qué nuevas sorpresas nos depararán estos meses que quedan hasta las elecciones, aunque, tratándose de Zapatero, quizá me arrepienta.

Un saludo

4:28 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

# Nicholas, esa imagen es impagable y vale sus bits en oro.

Sólo falta una daga en la mano de Pepino Blando o, tal vez, es más de su estilo apuntillar al anciano a traición --como gustan sus camaradas de €TA-- con un golpe de marialbóndiga iglesias.

Me llama la atención también el cartel que se puede ver al fondo: lips.

Muy certero, especialmente en su acepción en slang.

4:31 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

# Espantapájaros, la chaqueta de Pepino Blando no está manchada, sino que lleva el nuevo pin que iconiza al P$o€: una boñiga.

4:33 nachm.  
Anonymous Anonym said...

Has puesto música muy rara en tu blog. Prefería sólo la anterior.
Saludos.

5:02 nachm.  
Blogger Fin de los Tiempos said...

No sé si podré dormir de nuevo tras ver esa imagen

6:28 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

No es una mancha, es el quiebro de la solapa que genera una sombra. La imagen también suscitó mi interés; fíjate, torturador de gorrioncillos: Fraga junto a Pepiño; Zaplana que susurra algo a Polanco; Frau Iglesias desbordada por la alegría, supongo que ante su próximo debut en la NBA; se intuye al fondo la imagen tan recta como sinuosa de Luis del Olmo. El acto era la presentación de un libro de la futura pívot de los Boston Celtics, aunque yo le encuentro más parecido con algunos de los personajes de Las Meninas ( tú ya me entiendes). Tanta guerra mediática, boicot y escaramuzas a cara de perro para luego compartir bodorrio. ¿Tú lo entiendes? Ya lo expreso en el escrito: «sólo se relacionan entre ellos». ¿Te lo crees?, yo no. Respecto a Bono te propongo una teoría alternativa: El Puma quiere desprestigiar a todo aquel que le haga sombra en el PSOE. Ya intentó colocarle en Madrid para que perdiera. Cuando Bono sea presidente del Congreso y demuestre su «ejpañolidad», los aliados de ZP — los aldeanos de boina y tribu— ya se encargarán de acusarle de facha, españolista o cualquier otra zarandaja. Bono anunció que abandonaba la política, y así ha sido, ya que ése cargo es un cementerio de elefantes. Creo que todo es una añagaza del Puma para amordazarle y que no aspire a la poltrona, si es que el Puma sigue en la Moncloa. Bono, por otra parte, utilizará el cargo como una trinchera en la que resguardarse de la debacle que le espera al Puma. Llegado el momento, aparecerá como el salvador del PSOE y un hombre que habrá demostrado su espíritu de consenso, respeto y patriotismo.
Saludos

8:56 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

La actitud de Pepiño es similar a la de alguien que desea librarse de una pedigüeña inoportuna en una calle. Fraga, sin embargo, tiene esa expresión del que ya lo hizo todo y puede dedicarse a otras cuestiones. No se me había ocurrido la acepción de «lips».
Saludos.

8:57 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMO 05:02

Turnefeed.com ha llevado a cabo una actualización de los reproductores. En la migración de los archivos se han producido problemas. Es por ése motivo que aparecen temas que yo no incluí. Supongo que en los próximos días lograrán resolver el problema. Mis temas son los de Max Raabe, el resto…
Le pido disculpas.

8:58 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

FIN DE LOS TIEMPOS:

Al hilo de lo que he respondido al Espantapájaros, creo que es una escena para pensar mucho, demasiado. Por ése motivo la comparé con el cuadro de Velázquez: extraños personajes en una rara composición. Gracias por su comentario y bienvenido a Josephsplatz.

8:59 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home