Samstag, November 17, 2007

IMBECILIDADES


IMBÉCIL: (Del lat. imbecillis). 1. adj. Alelado, escaso de razón. U. t. c. s.

Ayer me sentí como un imbécil, meine Damen und Herren; sin embargo no me preocupa: no fue la primera vez y tampoco será la última. La situación, chusca donde las haya, creo que guarda un cierto interés para ustedes. Una colega italiana, a la que llamaremos V. para que ustedes no sepan que se llama Valentina, llegó a Berlín para observar la huelga de los ferrocarriles alemanes (Deutsche Bahn). Por una apuesta cuyo motivo he olvidado, le debía una cena; así que decidí saldar la deuda mediante una invitación a mi casa. Me esmeré en los fogones, por lo que ella quedó satisfecha; y el debe, a cero. Con el fin de alargar el grato encuentro, le propuse que viéramos una de mis películas favoritas: Doctor Zhivago. Transcurridos diez minutos de película, la milanesa tuvo una idea «genial»: abrir todas las ventanas del piso y las puertas de la terraza para sentir el frío; es decir, quería crear un ambiente ficticio pero acorde al contexto de la película; en definitiva: una pamema.
José Luis Rodríguez, el Puma de la Moncloa, pretende algo parecido. Y para ello nada mejor que rodearse de intelectuales, fauna variopinta y ganadores del Premio Nobel. No obstante es lógico, meine Damen und Herren, ya que si Jesucristo tuvo doce apóstoles, el nuevo mesías no podía ser menos y decidió aumentar la plantilla con dos misioneros más. Pero es que los tiempos cambian, y con ellos varían la necesidad de asesoramiento, la imbecilidad de los políticos y la magra capacidad de reflexión de los electores. No debemos olvidar, por eso, que el Puma necesita que alguien le ayude a soportar el peso brutal de la verdad, a arrastrar el carromato de la decencia de un país y a ejercer de garante de la paz mundial, la convivencia entre los pueblos y la unión interestelar de los mundos que coexisten en el cosmos. Con todo y con eso, sospecho que resulta inútil, ya que el Puma causa la impresión de ser un turista de su propia vida. Su sagacidad me recuerda esa agua que fluye lenta y silenciosa por las llanuras, que nada deja y nunca regresa. Rodearse de los que se arrastran por la cloaca de la cultura mercenaria no le servirá de nada, porque la presunta lucidez del Puma resulta extraña, líquida e insonora. Muchos juran que la percibieron, pero me temo que esa percepción depende más de la visión del observador que de la realidad. Las actuaciones del Puma pueden indicarnos que nos encontramos ante un ser pervertido, subnormalizado, y que provoca el miedo cerval de los que creen ser la verdad.
Al igual que en el periodismo, en la política no existen los géneros menores, pero el Puma se empeña en representar óperas bufas y ridículas. Además, él es el primero que ríe sus propias gracias, y lo justifica con una frase de postal navideña: «Todo se puede decir con una sonrisa». Es cierto, queridos parroquianos, aunque uno de los nuevos asesores debería explicar al Puma que alguien que nunca sonríe posiblemente sea un estúpido; por el contrario, alguien que siempre ríe seguramente es un bobo; y más cuando tan edulcorada frase, que mataría a un diabético, la pronuncia enfundado en el traje del hombre de Saimaza; ya saben: «mi café». Qué envidia sentiremos cuando veamos al Puma rodeado de la flor y nata de la intelectualidad; y no será una envidia sana, sino una de ésas que te hacen mover los ojos. Asimismo, debo decirles que una duda me atormenta: ¿de qué hablarán? Es difícil saberlo ya que el Puma es un gestor de silencios que en realidad no esconden sabiduría o reflexión, sino insolvencia intelectual e incapacidad de entendimiento. Aun rodeado de intelectuales, un tonto siempre será un tonto, porque la inteligencia no se contagia, ni siquiera se heredera: se desarrolla como un talento, y éste tampoco se transmite ni forma parte del legado del abuelo o de los designios de la madre moribunda. El Puma desconoce que el olor de la mentira es inconfundible y que nuestro olfato mejora al de un sabueso.
Cuando terminó Doctor Zhivago, V. estaba exultante: «ha sido como viajar por Rusia», me dijo. La pobre no sabe que los Urales que aparecen en el film corresponden a la meseta castellana; la estación de tren de Moscú es la de Delicias, en Madrid; que la nieve es sal y el hielo resina plástica; que el horizonte nevado se creó con lonas de plástico blanco; y que el Moscú de David Lean se encontraba a 20 Km. de Madrid. En resumen, ella vivió una ficción; al igual que el Puma, que se cree que por rodearse de intelectuales él también lo es. Yo, por el contrario, al verme en el sofá de mi casa con el abrigo puesto, tuve la constancia de que soy un imbécil.
Foto: ¿Quién se la pone?

13 Comments:

Blogger Marta said...

Fantástico! nunca mejor dicho. Enhorabuena!

Un saludoncio desde la estepa (castellana)!

10:13 vorm.  
Anonymous Violeta said...

Has visto la entrevista que le hizo Buenafuente?? Entrevista hecha a medida de la "altura intelectual" del entrevistado... ;S

Oye... qué friiiiiooooo no?? bss

3:53 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

Esa tal V, cuando ve un vídeo de Rodríguez el Traidor ¿mete la cabeza en el retrete para ambientarse?

# Nicholas, puedes cerrar las ventanas ya porque me has dejado helado ^_^

8:36 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARTA:

Gracias, pinciana. En los últimos días está algo inactivo tu blog. Deseo que te encuentres bien.
Saludos.

4:30 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VIOLETA:

No la he visto, pero entre semejantes portentos puedo imaginarme el resultado: una payasada. Algo conozco de la polémica creada por ése camino sandunguero que el Puma se empecina en recorrer; pero es que los simples son así: graciosillos.
¿Frío?, yo, que tenía aviesas intenciones o tiernas esperanzas —llámalo como tú quieras— contemplé que se esfumaban a la misma velocidad con la que mi risa se tornaba en rictus: quedé más tieso que la mojama. A nuestro querido Cerrajero, el señor de las ganzúas, le explico algo más.
Besos, bella flor.

4:31 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Rotundo, como siempre. La pobre Valentina tiene un problema: es desafortunada con los hombres. Durante casi una década estuvo casada con un tal Maurizio. Aparentemente todo funcionaba sin problemas, sin embargo el mancebo descubrió que lo que de verdad le gustaba era despertarse y compartir con su pareja la maquinilla de afeitar: era homosexual. Ya lo sé, Cerrajero, yo me quedé de piedra. A la pobre todo se le hundió, ya que consideró que su vida en común había sido una pamema, al tiempo que muchas dudas— fidelidad, situaciones que entonces percibió como malévolas, comentarios, etc.— la atormentaron. Supongo que con el fin de consolarse, entró en una espiral de extrañas y perniciosas relaciones. De la última fui testigo, ya que me desplacé a Milán y quedamos para cenar. Se presentó con un pollo que tenía peor catadura que el vino del restaurante griego en el que me invitó a cenar, cerca del Naviglio Grande. Él se presentó como poeta, sin obra conocida ni publicada, pero poeta al fin y al cabo. Conforme la cena avanzó y el consumo de retsina peleón también, comenzó una discusión entre ellos. Yo estaba violento, pero la confirmación a la sospecha de que el pollo no era un amante de doblar el espinazo llegó cuando él pretendió zanjar la disputa con la siguiente frase: «Tú lo que quieres es que trabaje». Transcurrido un mes, el hacendoso desapareció con algunos objetos de valor y una tarjeta de crédito en la que había acumulado deudas superiores a los 11000 euros, que ella, al ir contra su cuenta, tuvo que pagar. Aunque no es una de mis mejores amigas, la aprecio; y ahora se comporta como una adolescente que tiene caprichos locos: ¡abre las ventanas! Soy de rápido convencer, Cerrajero; pero en la próxima ocasión veremos Lawrence de Arabia.
Saludos y perdona la extensión: cotilleos al fin y al cabo.

4:36 vorm.  
Anonymous sentaita said...

Fantástica entrada, Nicholas, me ha encantado leerte :-) y la respuesta a Cerrajero, jeje (aunque me ha dado un poco de penita la pobre V, no tiene suerte la chica en amores, no...)

La entrevista de Buenafuente trajo cola por la "bromita" sobre los cercanías del "simpático ZP" (aunque he de reconocer que sólo vi ese corte; mi salud mental me aconseja estar lejos de la tele :-s y,más aún, lejos de ZP)

5:31 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

# Nicholas, creo que vas a ser el primero en ordenar una colección de películas por climatología.

Tal vez Vivaldi también tenía 'amistades peligrosas' y de ahí su 'Cuatro estaciones' xDDD

8:10 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

# Nicholas, mira esto:

'Por parte de miembros del Partido Socialista de Euskadi se continúan los contactos con miembros de la banda terrorista ETA, concretamente la pasada semana se celebró una reunión en una pequeña localidad situada entre las fronteras alemana y austriaca.' (Primer párrafo de un informe policial clasificado de 'confidencial' enviado por Miguel Ángel Fernández-Chico, director adjunto operativo de la Dirección General de la Policía, a los expertos antiterroristas).

Si los ves, pégales una pedrada de mi parte.

11:54 vorm.  
Anonymous Xihuateteo said...

Yo soy sólo un indígena chalpatlahua con estudios logrados a base de ser autodidacta y persistente. Las oportunidades en mi país para nosotros son casi inexistentes, no digamos que para toda la población.
He leídos los suficientes libros para despuntar del grueso de mis compañeros agobiados por la guerrilla, el estado centralista y la pobreza extrema, para sobrevivir como un indígena en la suficiencia limitada.
Entenderan que en este contexto, mi siguiente pregunta lejos de ser malintencionada es mas bien inocente, pues siempre he querido preguntarle a un español: ¿Cual es la función del rey, qué tiene a su poder y quien lo mantiene allí?
Si alguien toma abien mi pregunta y es lo suficientemente humilde para contestarme les agradeceré.
He publicado algunos comentarios en este blog y me interesaron algunos temas, y dado que por lo que se ve en mi futuro jamás podré ir a Europa a preguntarle a alguien mis dudas, lo hago por este medio.
Gracias.

8:59 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SENTAITA:

Gracias, querida amiga. Pude ver la entrevista y la definiría de una manera: madera de Zapatero.
Sé que todo circo tiene sus payasos, pero no creo que el papel de graciosillo oficial sea compatible con el de presidente del Gobierno. Será cuestión de gustos o de que estamos hechos con maderas diferentes.
Saludos.

1:35 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Lo intentaré, pero tengo una duda: ¿Adónde apunto?
Confío en poder escribir algo al respecto en los próximos días, aunque es...complicado.
Saludos.

1:41 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

XIHUATETEO:

He trasladado su pregunta a la portada de Josephsplatz. Yo, por la manera en la que usted formula la pregunta, debo excluirme.
Espero que su duda quede satisfecha. Gracias por su visita y comentario.
Saludos.

1:45 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home