Sonntag, April 22, 2007

EL SALARIO



SALARIO: 1. m. Paga o remuneración regular.

En muchas ocasiones es conveniente fijarse en las reacciones del adversario en lugar de escuchar el halago de los propios para saber si el trabajo se ha realizado con buen tino. El pasado jueves, el ratón que introdujeron en el laberinto de las preguntas fue Mariano Rajoy. La mise en scène fue la habitual: escaños modelo «rompe espaldas»; político lleno de buenas intenciones; jauría a la que no habían alimentado en cuatro días; y el niño Milá, con sus querubinescos mofletes, ojos cada vez más achinados y, conforme Rajoy dejó más en evidencia a ZP, el Membrillo, expresión de Rodrigo en la horca. Desconozco qué criterios se siguieron para seleccionar a los asistentes, aunque hay uno que resulta evidente: no fue por la belleza. En este punto, debemos destacar a un joven que resultó vehemente por su zafia manera de interpelar al Sr.Rajoy sobre la guerra de Irak. El muchacho, de extraño semblante e insólita manera de vocalizar, nos recordó a la escena del duelo de banyos de la película Deliverance. El sujeto es, sin duda alguna, un argumento imprescindible para los que defienden el sufragio universal.
Las primeras preguntas fueron, como era de esperar, navajazos que buscaban la yugular, la safena o, en su defecto, la aorta. Rajoy se zafó bien, con agilidad, costumbre, maña y sin miedo. Sin embargo ya se mascaba el desastre; pero no para el líder del PP, sino para el cabecilla del melonar: José Luis Rodríguez Zapatero, el Mala Muerte. Doy por sentado que ustedes contemplaron el espectáculo; no me extenderé más en las descripciones. De todas formas, merece la pena señalar algunos puntos: Rajoy se mostró como un líder serio, comedido, concreto y cercano. Ante la disentería verbal de ZP, antepuso claridad en su mensaje. Mientras ZP nos demostró que sabe «navegar», Rajoy surfeó sobre las olas y llegó a la playa entre aplausos. Rodríguez tenía, como los toros mansos, querencia al taburete o al atril. Por el contrario, Rajoy no dudó en salir a los medios. En resumen, lo hizo bien. La prueba la tenemos, tal y como les decía al inicio, por las reacciones del melonar. Si todo lo que pueden achacarle es que tuviera un bolígrafo entre las manos, que el Dr.House librara esa noche o que no supiera el sueldo de un funcionario, debemos pensar que rozó la excelencia. Así y todo les voy a ser sincero: es fácil ser el ganador cuando se compara a alguien con ZP, el Peor Imposible. Rajoy, con la agilidad de un luchador veterano, se revolvió ante la pregunta sobre su salario y demostró cómo se maneja el gladio entre los escudos y en distancias cortas: buena estocada: mientras ZP siempre será un optio ad carcerem, Rajoy ya ostenta el cargo de centurión.
Cualquier circo que se precie tiene payasos: El augusto—ZP— y el burdo—Pepino Blanco. Éste, como el bocazas menguado que es, no ha podido resistir la tentación de legar otra perla para los anales de la estulticia: «Yo cobro en torno a 6.000 euros mensuales y no tengo reparo en decirlo». Con semejante alarde de sinceridad, Pepiño nos ha demostrado una vez más que los tontos se reconocen y se reúnen. Rajoy manifestó gusto, clase y sensibilidad al no decir su salario ante quien cobra una miseria. Por el contrario, Pepiño nos ha indicado el porqué es el presidente de la cofradía de los gañanes. A su vez, también ha evidenciado que España es una tierra de promisión, ya que ¿en qué otro país un necio de ese calibre ganaría semejante cantidad? En estos momentos, meine Damen und Herren, legiones de bobos se dirigen hacia España para acceder a semejante breva. Si el pobre Pepiño, que más que currículum vitae tiene ridículum vitae, gana 6.000 euros, ¿qué no podría ganar yo? Luego buscaré un billete de avión, pero les puedo asegurar que el lunes llegaré al aeropuerto de Barajas. Llegado este punto, creo que es conveniente señalar la descripción de Pepiño que hace El Socialista: «Tiene esa mezcla de juventud y preparación…».
¡Menudo criterio!: ruinoso y tonto. Lo dicho, el lunes en Barajas.
Foto: ¡Va por ustedes!

10 Comments:

Blogger Samuel said...

Gusto me da encontrarme tantos artículos sobre lo mismo y ver que coincidimos en lo esencial. Rajoy estuvo insuperable, si bien hay personas que no lo saben ver. Les molesta que Zapatero no le llegue a la suela del zapato y haya quedado como un tosco y estirado traje azul que esconde un corpacho hueco, rectilíneo y sin mucho contenido. Tuteos y palabritas dóciles, frente a la firmeza dialéctica de Rajoy.

Las palabras de Pepe y Maria Teresa han sido de lo más deshonesto. De Lorenzo Milá, aunque como periodista no puede negar que Rajoy se lució en el duelo, cabe decir que estaba empeñado en echar un jarro de agua fría sobre el optimismo de la calle Génova. "Doctor House" y "Los Serrano" fueron sus competidores, cierto, pero aún así algunos medios presumieron entonces de que ZP hubiese superado a esas series. En fin, que la ceguera de algunos les impide contemplar los hechos.

Un cordial saludo.

7:29 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

Otra diferencia es que Pepino Blando nunca imaginó que cobraría tanto dinero por nada, sin embargo Rajoy gana bastante menos que si ejerciera de Registrador de la Propiedad, oposición que ganó brillantemente y por méritos propios.

Pepino, a su vez, no consigue pasar de primero de Derecho y eso que hasta Rodríguez el Traidor consiguió acabarla.

12:07 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SAMUEL:

"[...]un tosco y estirado traje azul que esconde un corpacho hueco, rectilíneo y sin mucho contenido".
Lo preocupante de su descripción, amigo Samuel, es que el traje que usted menciona está coronado por una testa que encierra las mismas características: hueca, rectilínea y sin contenido. Ése es el paniaguado que gobierna en España. Muchos se empeñan en seguir empujando al necio, pero quizá dicho esfuerzo también sea una señal de la necedad que les caracteriza. España necesitaba a un hombre como ZP. Después de él, nada será lo mismo y todos se habrán retratado de una manera que les impedirá hablar de "credibilidad","honestidad" e "independencia".
No son ciegos, Samuel, al contrario: creyeron poder ver más allá de lo evidente.
Saludos.

2:32 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Un informador me ha dicho que Pepiño está preparando oposiciones para ser afilador titulado en las calles de Madrid. Según me ha explicado, aunque no he podido contrastar la información, parece ser que Pepiño ya ha comprado una Vespino, y ahora la están modificando para fijar la piedra de molar, el cubo con agua y la caja de herramientas. ¿Es cierto?
¡El afiladooooorrr!
Saludos.

2:37 vorm.  
Anonymous KENWAY said...

Yo hago dos razonamientos:
1- Si Rajoy lo hubiera hecho tan mal como dicen, estarían contentos de que tanta gente lo hubiera visto estrellarse.
2- No vengas a España, amigo Van Orton, porque no tienes ninguna de las "dotes" que tiene Pepiño (alias "el Lupi"), y por tanto no ganarías como él.

4:46 nachm.  
Blogger Daniel said...

Lo del salario de Pepiño es más que deprimente. Si un sujeto incapaz de articular una frase con sujeto, verbo y predicado gana 6.000 euros al mes es qu este país se ha ido definitivamente al carajo.

En cualquier caso, es el signo de los tiempos. Mi cuñado (socialista él) insiste en que para ser presidente de la nación no hace falta saber idiomas. En realidad, ZP es la constatación de que cualquier mediocre puede llegar a liderar nuestro país.
A rajoy le bastó ser correcto para parecer brillante. EN el reino de los ciegos...

9:27 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

KENWAY:

Buena reflexión. En cuanto al programa debo decirte que los "dientes se me han puesto largos", ya que Gaspar Llamazares ha pedido asistir. Pagaría por asistir, Kenway, semejante espectáculo querría vivirlo in situ. Respecto al viaje a España debo realizarlo, pero será por otros motivos.
Saludos.

7:50 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

DANIEL:

La opinión de su cuñado la defienden los socialistas cuando gobiernan ellos. Sin embargo, estoy seguro de que son los mismos que se carcajeaban del inglés de Aznar. Así y todo, Daniel, agradezca que ZP no quiera aprender idiomas, ya que con las extrañas mezclas que ése hombre elabora en su cabeza, los resultados de una negociación sin interpretes con Angela Merkel, Blair o Chirac serían desastrosos. La política exterior del Gobierno de ZP y los idiomas que domina tiene mucho en común: Bolivia, Cuba, Venezuela, etc. No le saque de ahí que el hombre se nos pierde, ya sabe: "Thank you, thank you". Alguien debería explicarle a Rodríguez que es mejor callar y parecer tonto que hablar y demostrarlo. Aunque él juega a todos los números: si calla malo y si hablar...peor.
Saludos.

7:58 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

# Nicholas, esta es la única foto que he encontrado de Pepino Blando en vespino xD

8:39 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Magnífica imagen, señor de las ganzúas: provoca tanta risa como los discursos del que iba a ser el azote de los "corrutos". Imagino que sólo pretendía eliminar a la competencia.
Saludos y gracias por la imagen.

2:03 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home