Freitag, April 13, 2007

EL FRUTO DEL VAREADOR.



AVELLANAR: 2. prnl. Dicho de una persona o de una cosa: Arrugarse y ponerse enjuta, como las avellanas secas.

Una vez más, meine Damen und Herren, debo disculparme: JOSEPHSPLATZ no ha cubierto la cuota. He necesitado más de cien escritos para percatarme de que no he prestado suficiente atención al grupo de avellanadas mujeres que forman parte de esa compañía teatral cómica, denominada Gobierno de ZP. Reconocido el pecado, realizaré mi propósito de enmienda. Antes, por eso, pecaré un poco: sé que los pecadores estamos más cerca de Dios y que ustedes, queridos parroquianos, me absolverán.
En cualquier serrallo, en función del exotismo y de las artes amatorias de las concubinas, existen favoritas. En el harén zapaterino lucen dos con especial fulgor: Elena Salgado y Teresa Fdez. de la Vega. De la primera, y dada su austeridad, poco se puede decir. Quizá que me recuerda a la tuna de la Facultad de Farmacia: «la que tiene más gracia, no fuma ni bebe, ni va con mujeres malas». Las «insanas» costumbres de los tunos, que la ministra de cuota sigue, producen varios efectos: la piel se apergamina; un rictus de mala hostia es la faz habitual; no se folla pero sí se jode a los demás con prohibiciones varias (tabaco, alcohol, grasas, chocolate, etc.); los garbanzos en remojo lucen una dermis más tersa; los ojos de un cadáver brillan con más viveza; y su imagen nos induce a pensar que la plenipotenciaria sanitaria duerme en una habitación gélida y con lencería de papel de aluminio. Por todo ello podemos intuir que la ministra de cuota es hipotensa y que su sangre tiene la calidad de un caldibache. Sólo así entenderemos que no dimita ante la oposición, befa, esquiva y cachondeo que han suscitado sus proyectos. Así y todo debemos disculparla, ya que la alternativa— despreciada por la OMS para ocupar su presidencia— era mendigar un regreso a la Fundación del Teatro Lírico. Con un gin-tonic sobre la mesa y el cenicero a rebosar, dejaremos que se siga amojamando.
Otra de mis favoritas, no podía ser menos, es Teresa Fdez. de la Vega. Ésa mujer, con la que se puede hablar de hombre a hombre y es hábil con la «tijera», es el paradigma de la incoherencia o la ignorancia; algo muy común, por otro lado, entre los socialistas españoles. El viajar de la enjuta vicepresidenta por los senderos de lo esperpéntico tuvo varias etapas. La primera fue cuando decidió viajar a Kenia para demostrar su innata capacidad para lo grotesco y para malgastar a costa del erario español; nada ajeno al PSOE. Sin embargo, del chusco viaje de fin curso emanaba un cierto tufo feminista. Bien, lo aceptamos. No obstante, nos sorprendió que su mentora fuera Wangari Mathai, una mujer que ha contribuido al desprestigio de los Premios Nobel y es firme defensora de la ablación del clítoris. ¡Hombre, qué sorpresa! Yo pensaba que hasta para «escariar» era necesario el clítoris: curioso concepto del feminismo; imagino que similar al que tendría un camionero de Tudela. Sería conveniente que la ajada vicepresidenta se informase antes de posar junto a determinadas personas.
No contenta con eso, y a pesar de que sus muchas actuaciones darían para varios escritos, en los últimos días se nos ha descolgado con un viaje a China. ¡Qué bonito, meine Damen und Herren! Desde que Marco Polo trabó amistad con Kublai Kan, nadie había dejado una huella tan profunda en el país asiático. Imaginamos que a la uva seca le será indiferente que China sea el país del mundo que más ejecuciones lleva a cabo; donde la tortura es un instrumento habitual; que las detenciones arbitrarias y sin garantías legales o judiciales son moneda corriente; y que ha fijado estrictos límites a la libertad de expresión. Tampoco le importará mucho que el famoso desarrollo económico chino se asiente sobre la explotación, la discriminación y los abusos de todo tipo: ella ha viajado para «pillar cacho», económico en este caso; pero no puedo evitar que el tinitus ataque a mis oídos cuando personajes de esa calaña nos hablan de democracia, igualdad y respeto.
Que una persona se avellane con el paso del tiempo es normal; lo fétido es cuando lo que se avellana es la dignidad. Esa es la cuota de ZP; ya saben: el vareador de encinas.
Foto: Mojama, encurtidos y salazones.

6 Comments:

Blogger El Espantapájaros said...

No suelo dar mucho crédito a las encuestas de todo tipo que en estos días nos sacuden, pero, en aquellas en las que se pone nota a los políticos, siempre me ha parecido increíble que sea Fernández de la Vega el miembro supuestamente más valorado del Gobierno. Queda incluso por encima de Zapatero y su eterna sonrisa.

La anciana tiene muchos defectos, pero supongo que lo que de verdad le gusta a la gente es su mala leche y su autoritarismo de abuela pintada y repintada. Esas ruedas de prensa de los viernes tras el Consejo de Ministros dan para mucho. De hecho, sus seguidores la llaman Dominatrix de la Vega. Por lo demás, no sabe hablar ni comportarse, y desde luego sus viajes al extranjero son míticos y ridículos. Qué imagen se habrán llevado de España los chinos al ver a una Vicepresidenta vestida con esos trapos brillantes, horteras y sobre todo caros, con las gafas de sol colocadas todo el día y hablando como un robot de obsoleta generación. Aunque me hicieron más gracia sus recordados bailes africanos disfrazada a lo tribu indígena.

Un saludo

12:49 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

De la Vogue es como la mona chita, sólo que ésta --en realidad 'este', como la momia mencionada-- última ejerce su papel con mucha más dignidad.

Desde su viaje a China ya la conocen como Teresita Chen.

Sobre Salgado poco hay que decir, poco zumo se puede sacar de un palo seco.

Siendo elegante diré que 'está falta de cariño'.

1:42 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

Haces bien en no fiarte de las encuestas. Sin embargo, la semana pasada alguien me pasó una- encargada por un organismo económico extranjero- que situaba al PP a cinco puntos por encima del PSOE en intención de voto. Ya veremos quién tiene razón. La opinión de la plebe me la trae al fresco.Te señalo una contradicción: según las encuestas, a Rajoy se le penaliza por su postura "inflexible"; sin embargo, eso mismo es lo que valoran en la vicepresidenta. ¿Tú lo entiendes? Cuestión de sectarismo. Además, ten presente que el PP siempre juega con una ventaja: el voto que no se manifiesta. Muchos de los que se declaran apolíticos o dicen no saber o no contestan, luego votan al PP. A pesar de lo que os venden por allí, te garantizo que la imagen de ZP se ha difuminado como un pedo al viento. Por el contrario, Rajoy se percibe con otro...talante; pero el de verdad, no el impostado por Rodríguez. Si de verdad quieres saber lo que se cuece debes acudir a los centros económicos y empresariales, no a los políticos. Has disparado mi imaginación con tu noticia: "Dominatrix de la Vega". No sé si hoy podré dormir: botas de caña alta; fusta larga; lencería de cuero negro; ligueros ad hoc; y un potro: "Pégame, mi ama, he sido un niño malo, muy malo. Escribí sobre ti en Josephsplatz".
Saludos.

1:09 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

¿Teresita Chen?, se te ocurren unas cosas...
Debo reconocer que has sido elegante, señor de las ganzúas. Fino, muy fino.
Saludos.

1:11 vorm.  
Blogger El Cerrajero said...

En honor a la verdad el apodo de 'Teresita Chen' lo está divulgando César Vidal ^_^

8:13 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Escritor más prolífico que Alejandro Dumas. Gracias por la aclaración.
Saludos.

10:16 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home