Freitag, März 09, 2007

¿Y CÓMO ES ÉL?

Todos solemos tener en la vida alguna afición o gusto que nos proporciona gratos momentos, pero que nos provoca un cierto pudor hacerlo público. No piensen mal, meine Damen und Herren, mis palabras no encierran nada erótico festivo. Me refiero a los gustos por determinados escritores, actores o cantantes, que la mayoría descalifica por diferentes motivos.
Les haré una confesión: soy un fan de José Luis Perales. Sí, estimados incondicionales; me enganché a él cuando escuché por primera vez ¿Y cómo es él? Hasta ese momento, el cantante de Cuenca — la patria del crimen— había sido un desconocido para mí. Sin embargo, al escuchar su voz trémula, ver su apariencia anodina y prestar atención a sus lóbregas letras, vislumbré un nuevo horizonte en mis gustos musicales: Perales me pareció una mezcla de notario y filósofo de la realidad. A ello ayudó, qué duda cabe, que mi primera novia había decidido «no privarnos de las oportunidades que la vida nos depara». Para ella su ocasión fue un argentino bocazas — perdonen el pleonasmo— y para mí, descubrir a José Luis Perales.
Al pobre ZP, el Romeo leonés, le debe ocurrir algo parecido. Le imagino en su despacho de La Moncloa con las canciones de Perales como música de fondo. Él ha cumplido con todo lo que ETA le ha pedido, pero ésta, en un rácano comportamiento, no aplica la reciprocidad. «Mirándote a los ojos juraría que tienes algo nuevo que contar».
El desgraciado Rodríguez se enfrenta a todo y todos; degusta el plato que los socialistas españoles cocinaron con primor para Adolfo Suárez y José Mª Aznar, el acoso sin compasión; es objeto de befa, diana de los dardos del descrédito y la encarnación del ridículo. «Empieza ya mujer, no tengas miedo». Así y todo, ETA sigue muda, deja que ZP se cueza un poco más en su salsa de mamarracho. Los doctos consejos de Pepino Blanco ahora le resultan insípidos y ha comenzado a escuchar el sonido de la piedra del afilador con la que algunos de sus seguidores aguzan las «albaceteñas» de siete muelles; y los terroristas siguen mudos. «Quizá para mañana sea tarde, quizá para mañana sea tarde». El sábado, onomástica de ZP ya que es el día de San Simplicio, miles de españoles le demostrarán que para luchar contra los terroristas no se admiten atajos, chanchullos y bastardas componendas; pero él seguirá sin entenderlo y pensará que les dio todo su amor, que no ha sido correspondido. «Es un ladrón, que me ha robado todo». Las elecciones municipales y autonómicas están a la vuelta de la esquina, y todos en el PSOE podrían cascar una avellana con las nalgas por el rictus anal que sufren. Han apostado por un iluminado trilero que ha demostrado ser un mentiroso redomado, el patrón de la improvisación y el mecenas del «vale todo». Pero no seamos desalmados, meine Damen und Herren. ZP sólo quiere arrastrase un poco más hasta el borde de las elecciones generales, y lo hace con la desesperación del desahuciado y la alegría del moribundo, ya que todos han percibido que sus actos los marcan una banda de asesinos.¡Impagable!, queridos asiduos, todo un Estado de derecho postrado ante las alimañas. «¿Por qué ha robado un trozo de mi vida?»
ETA es rácana y se regodea en su mutismo, y Rodríguez sufre, padece con la aflicción del amante despechado, mientras que los españoles y los observadores nos sentimos abochornados ante el espectáculo: la democracia arrastrada en el barro de los mediocres. El mutis de ETA resulta estruendoso para los oídos de ZP. «Él te estará esperando para amarte». Sin embargo, los mejores embajadores de los terroristas — el PNV— sí hablan, desean que la filial de los asesinos— HB— pueda presentarse a las próximas elecciones. Ya saben, queridos lectores: con sus impuestos se financiará a los criminales. ¡Increíble!, eso sí es una auténtica redistribución de la riqueza. «Sonríete, que no sospeche que has llorado».
Es en este momento cuando ZP se hace la pregunta definitiva, que debería haber sido su génesis: «¿Y cómo es él?» A vuela pluma, querido Rodríguez, te diré que más listos que tú; pero no te preocupes: «te sienta bien ese vestido gris» y te llamarán. «Y yo estaré celoso de perderte».

APOSTILLA: El argentino y la « busca oportunidades» no siguieron juntos: lo dejaron a los tres meses. Por el contrario, yo todavía escucho a José Luis Perales.
Foto: José Luis Perales en concierto.

6 Comments:

Blogger Marta said...

Todo empieza por confesarlo. Has hecho bien... Al fin y al cabo, me parece una afición mucho más honrosa que la que yo confesé [ssshhh! entre nosotros, era Britney Spears, oh joer, maldita adolescencia] Después de aquello, como si de abrir una puerta y pasar del pánico al espejismo, dejó de gustarme. Lentamente, me fui deshaciendo de su sortilegio, y poco a poco, claro, quemé sus posters, guardé en el baúl las revistas superpoperas, los discos, lancé por la ventana algunos otros resquicios y alcancé esa sensación de desencanto por los ídolos sepultados bajo los apuntes de Econometría.

Ten fé, deseo que mantengas tu afición. Ya ves, esa canción de perales también me gusta a mí. No debe producirte ningún sonrojo comparable. Total, hay aficiones tan plausibles como sentir idolatría por pistoleros, para algunos incluso patológico. Ay, fetichistas...

¡Si es que vivimos en el país de los sinvergüenzas!

Un saludo

9:34 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARTA:

Pues sí, querida amiga: he "salido del armario", musicalmente hablando, claro está.
Yo no creo que España sea un país de sinvergüenzas; pero sí lo es de los políticos sinvergüenzas.
Saludos.

11:20 nachm.  
Anonymous KENWAY said...

Siguiendo con Perales, qué te parece esta: "...Y soñará, con una de catorce que le toque un día y que le salvará. Con una de catorce se arreglará...".
Estoy seguro de que este tío sigue esperando que algo llegará y le arreglará todo. Pero, todavía Perales sigue con otra(parece una profecía), fíjate en esta letra (un poco alterado el orden):"...Y pintó, estelas en el mar, y a su barco le llamó Libertad, y en el cielo descubrió gaviotas, y se marchó..." ¿se entiende?

1:20 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

KENWAY:

¡Vaya, otro fan de Perales! Por algo el cantante conquense es el autor que más derechos cobra de la SGAE. Se entiende a la perfección lo que dices. Sin embargo, te añado otra letra del gran Perales: "Me llamas para decirme que te marchas que ya no aguantas más, que ya estás harta de verme cada día". Espero que los españoles lo entiendan así y lo demuestren en las próximas elecciones.
Tienes razón, amigo: "Perales es un profeta".
Saludos.

10:59 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

¿Y quién es ENEL? xDDDDDDDDDDD

12:34 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

A todo le sacas punta. Saludos

1:34 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home