Mittwoch, Januar 10, 2007

LA VOZ DE SU AMO


GRAMÓFONO.- 1. m. Instrumento que reproduce las vibraciones de la voz humana o de otro cualquier sonido, inscritas previamente en un disco giratorio.

No concibo la vida sin música, por ése motivo siempre me acompaña en distintas situaciones: en mis ratos de ocio, en mis viajes o durante el trabajo. En función del momento y de mi estado de ánimo, escojo las melodías que deseo escuchar, que pueden variar desde el funky de The Band New Heavies hasta las suites de Bach para viola de gamba. Mi colección musical está compuesta — entre discos de vinilo y CDs— por más de cuatro mil ejemplares, que forman un curioso pero escogido grupo heterogéneo.
Por el contrario, ZP, el hombre que susurra a los bobos, me recuerda a un tipo que pretende organizar una fiesta y dispone de cuatro discos; singles, además. Las piezas siempre serán las mismas y sólo puede variar el orden de las mismas. En un principio creí que Rodríguez era sordo y que no escuchaba la música del acompañamiento, pero ahora lo he comprendido todo: sólo tiene cuatro discos. Le resulta indiferente lo que la gente quiere bailar, él pone sus cuatro tristes discos. En los últimos días incluso lo hace con la misma alegría que un moribundo: curiosa fiesta.
Sin ser otorrinolaringólogo, me atrevería a decir que ZP y los egregios miembros de su gobierno tienen un problema de sordera severa. Dicha limitación les impide oír lo que sus propios compañeros dicen. De la misma manera, también me atrevo a diagnosticar un serio problema para expresarse. A los hechos me remito: unos aclaran las palabras de los otros; la incoherencia entre los mensajes resulta jocosa; de un día para otro explican cosas diferentes; y los lapsus son una norma, cuando deberían ser una excepción. Ahora que la sociedad se mueve por modas, posiblemente todo obedezca al intento de implantar una nueva forma de expresión: la tartamudez. El primero que se lanzó al ruedo del esperpento fue el inefable Pepino Blanco, conviene recordar sus palabras: «hay mucha gente que no sabe de lo que habla, y los que sabemos no hablamos». ¡Cómo te has de ver, rapaz! Ese barbecho intelectual, que es el Sr.Blanco, hablar, hablará; pero lo que es saber… Después, y en un alarde que roza lo temerario, su compañero Rubalcaba se une a la cofradía de los lerdos: «tenía la convicción de que no pasaría nada». Que tenía la convicción se lo acepto, pero que estuviera bien informado… Resulta inquietante algo así, meine Damen und Herren, ya que él es el responsable de la policía española y debe manejar información privilegiada. Le auguro un gran porvenir como adivino. Más tarde, y como no hay dos sin tres, hasta en el mundo de los memos en su tinta, la vicepresidenta adereza esa particular ensalada de desvirgados por los terroristas con una profecía: «se equivocará una vez más si no acepta la oferta de diálogo de Zapatero». Esa frase, dirigida a Mariano Rajoy, trasluce el miedo y la vergüenza que sienten los socialistas: miedo por las consecuencias del descrédito que sufren y vergüenza — la poca que tienen — porque se ha descubierto la mentira constante de la que hacen gala y sobre la que han fundamentado su proyecto político. El error sería aceptar la mercancía averiada que vende Rodríguez. En román paladino, nos quiere casar con la puta más tronada del prostíbulo y pretende convencernos de que no ha conocido varón. Intuyo que la vicepresidenta no entendería nada de lo que escribo. Es ella la que camina errada — también podría escribirlo con «h» —, ya que el PP no ha variado ni un ápice su postura respecto a negociar con terroristas y no ha perdido votos, al contrario que el PSOE.
Creo que los «compañeros socialistas» deberían hablar más y mejor entre ellos. Afortunadamente interviene ZP, el Delirante, que pone orden en esa orquesta desafinada con su gramófono y sus cuatro tristes discos. Todos, al escuchar las primeras notas, se acercan para atender al profeta de la paz. ¿Será porque la música amansa a las fieras?
APOSTILLA: El título del presente escrito también serviría como definición de lo que ZP sabe que es el último comunicado de ETA.

3 Comments:

Anonymous Anonym said...

CABRON ERES UN FACHA DE MIERDA CABRON MARICON BORRACHO CABRON LA VOZ DE SU AMO SOLO LO PIENA UN CERDO CABRON

4:45 nachm.  
Blogger El Espantapájaros said...

Como siempre, satírico y críticamente brutal artículo, Van Orton, por el que sólo puedo felicitarte y animarte a escribir muchos más. Los atributos concedidos a cada dirigente socialista son los más acertados que he visto en mucho tiempo: Blanco el Barbecho Intelectual, Rubalcaba el Adivino, Fernández de la Vega la (H)Errada y Zapatero el Delirante de los cuatro discos de paz y amor. ¡Menuda tropa! Y, desde luego, no es para nada disparatado considerar que, habiendo visto lo que hemos visto, "His master`s voice" es una relación perfectamente aplicable a la ETA y Zapatero, algo que, con tristeza e indignación, se va confirmando día a día.

Un saludo

9:46 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

Gracias. Tú lo has dicho: "¡Menuda tropa!", pero lo peor está todavía por llegar. Es mejor que guardemos un poco de tristeza e indignación porque la necesitaremos en el futuro. La deriva de ZP y su cuadrilla es increíble.
Saludos

1:31 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home