Dienstag, Januar 16, 2007

EL COBRADOR DEL CHAQUÉ

CHAQUÉ .- 1. m. Prenda exterior de hombre a modo de chaqueta, que a partir de la cintura se abre hacia atrás formando dos faldones. Se usa como traje de etiqueta con pantalón rayado.

Ayer, ya avanzada la noche, un alma caritativa me hizo llegar el debate celebrado en el Congreso de los Diputados. Por lo inusitado del momento — ZP en el hemiciclo—, me dispuse a presenciar tan solemne instante: mi paquete de Lucky Strike, el mechero Ronson y un gin-tonic. Eché de menos a un amigo por aquello del comentario, pero la ocasión merecía afrontar el trámite en soledad. Una vez acomodado, ejercí de abañador para separar los mejores granos de la cosecha. Al comprobar que sería ZP, el Balbuceante, el primero en tomar la palabra, me preparé para vivir emociones fuertes y conmociones duras. Al verle allí, aferrado al atril con la vehemencia de un navegante mareado, sentí una cierta pena. Fue breve, un chispazo compasivo; pero luego mis ojos comenzaron a observar la escena con mi característico sarcasmo. No me lo tengan en cuenta, meine Damen und Herren, ya que determinadas personas sólo podemos acercarnos a sentimientos más profundos a través de la ironía.
No entraré en detalles sobre el intercambio dialéctico, ya lo harán los periódicos. Por el contrario, sí les comentaré mis impresiones. ZP, con sus habituales medias tintas, zafia ambigüedad y huero lenguaje, no dijo nada. Así y todo nos dejó comprender una cosa: seguirá caminando por la trocha del error. No quiso explicar nada porque nada tiene, y fue evidente que seguirá agarrado al clavo ardiente de la negociación. Volvió a demostrar que es la ETA la que le marca el ritmo. Llegado este punto, me fijé para comprobar si se veía algún hilo cogido a su brazo, o bien una abertura detrás de su americana por la que alguien hablaba por boca de ganso. La publicación en el periódico Gara de los acuerdos — les hago notar que prescindo del «presuntos» — que asumió el Gobierno y la amenaza de que lo siguiente sería el epistolario entre los negociadores, confirmó mis temores: ETA quiere cobrar. Es lógico, alguien le prometió un pago. Si yo fuera ZP — toco madera, cruzo los dedos y me santiguo tres veces — sería prudente, ya que con determinados acreedores no es conveniente mostrarse moroso. Aunque supongo que ZP debe pensar que mientras queden terminales aeroportuarias hay margen para renegociar la…deuda. Al escuchar la contumacia con la ZP rechazaba el Pacto Antiterrorista e invitaba al PP a participar en un nuevo esperpento, donde tendrían cabida algunos de los que comparten el mismo objetivo con los terroristas ( PNV – ERC), entendí cuál sería el papel de ZP: el de cobrador. Pero no será él quien pague a los terroristas, no, sino todos los españoles. Rodríguez es un simple recaudador que ejerce de matarife de naciones y de la convivencia.
Situado en la tribuna, ZP se revolcó en su lodazal de mentiras, medias mentiras, deslealtades descubiertas, tramoyas y marrullerías. Ni rechazó entablar una nueva negociación con los asesinos ni quiso abrazar el Pacto Antiterrorista, ya que él sabe que algo así provocaría que sus socios nacionalistas — esos sosias del judío Shylock— le abandonasen en el desierto de su legislatura. ZP porfiará en su desesperado intento de arrodillarse ante los terroristas, no tiene nada más.
Cuando terminé de escuchar sus balbuceos me dolía la cabeza, pero mereció la pena. Fui testigo de la fisión de la bobería, de la combustión de la deslealtad ejercida contra el anterior Gobierno, de la oxidación de ese membrillo que es ZP, de la reducción a la nada de la palabrería barata y de la precipitación de la verdad. ¡Qué momento!
Estoy convencido de que ZP persistirá en sus disfraces; pero no olviden que alguien pagará los destrozos, y serán ustedes. Llegado ése momento, no crean que podrán escaparse: les perseguirá el cobrador del chaqué.

2 Comments:

Blogger El Espantapájaros said...

La estuve viendo a partes, en directo, y convengo en que fue una sesión memorable. Una sesión, para el Presidente, lunática. Zapatero en estado puro y duro, un espectáculo cuasi circense. Debería seguir tus pasos y tomar un refrigerio en el visionado, pero, de todos modos, son preferibles las palomitas ante la ciencia ficción presidencial.

A excepción de su primera intervención, la única que podía tener planificada y cerrada, todas las réplicas que dio Zapatero fueron pobres, mal expresadas y, nunca mejor dicho, balbucientes. No es que sea un pésimo orador, es que, como dices, no tiene nada que decir, por lo que se limita a vender humo y soltar panfletos hasta que cumple el trámite y puede volver al refugio de su escaño.

No sé si por vergüenza, que debería sentirla, o por actitud servil ante sus amos nacionalistas, que será eso, pero el caso es que había momentos en que su cabeza parecía que iba a tocar los papeles del atril de lo gacha que la tenía, y sus tics (el encogimiento de hombros al tiempo que infla los carrillos, las manos juntas a baja altura y disparándolas a los lados, el dirigirse a las tribunas de su partido incluso cuando ataca dura y personalmente a Rajoy) se incrementaron hasta extremos caricaturescos. Incluso al ser agasajado por el grotesco representante del PNV, su respuesta fue más bien esquiva y absurda.

Creo que a Zapatero se le dan mejor los corrillos de periodistas y los actos de partido u oficiales en los que nadie le puede contradecir o, más fácilmente, dejar en ridículo desmontar sus discursillos de feriante. Es comprensible y explica, además, su acreditada reticencia a hacer algo en el Congreso.

Un saludo

8:27 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

El pobre ZP llevaba todo apuntado en papeles; se lo habían escrito, naturalmente. Él no esperaba la virulencia de Rajoy, y como eso no estaba en el guión, los papeles que depositó en el atril resultaban inútiles y se dedicó a interpretarse a sí mismo: un bobo en su tinta. La próxima vez que ZP suba al estrado, en lugar de comenzar con "señorías", yo le sugiero que lo haga de otra manera: "¿Cómo están ustedeeeees?" Nadie se lo tendría en cuenta y reiríamos más.
Saludos.

7:31 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home