Freitag, Januar 12, 2007

COMPARACIONES / 3


El proceso de paz irlandés nació de la disposición del IRA para abandonar las armas ante la inutilidad de su «guerra»; así lo anunció. Ello provocó el inicio de unas conversaciones que culminaron con la firma del Acuerdo de Viernes Santo en el Castillo de Stormont.
Antes de llegar a esa situación, el IRA y el Sinn Féin toparon con la determinación de unos políticos valientes que no cedieron nunca al chantaje y de una sociedad británica que comprendía la necesidad de someter a los asesinos: un bloque.
En España una situación semejante resulta quimérica. En la actualidad, ETA se ha encontrado con un gobernante cobarde, menguado e incapaz, que le ha dado alas para que siga subsistiendo. Todos los logros conseguidos durante el gobierno del presidente Aznar se esfumaron con desmoralizadora rapidez. De igual manera que los políticos recogen los laureles por su responsabilidad en los éxitos también deberían aceptarla cuando se trata de fracasos; lo sé, otra utopía. Pero creo que es una certeza señalar que ZP es el responsable de que ETA se haya armado, reestructurado y financiado. En definitiva y por extensión, de los futuros atentados que cometerá. José Luis Rodríguez Zapatero debería recordar la frase que Tony Blair utilizó como particular brújula en la lucha contra el IRA: «Un terrorista siempre es un terrorista».
Por el contrario, ZP tiene una curiosa forma de luchar contra el terrorismo: Ante la extorsión, disculpas; oportunos chivatazos a la cúpula de ETA para malograr la intervención de la policía francesa; rocambolescas filtraciones— no aclaradas todavía— para evitar la detención de los cobradores del impuesto revolucionario; verificaciones eternas para no reconocer el rearme de los asesinos y el robo de pistolas; concesión del título de «hombres de paz» a defensores del asesinato como argumento político; con misteriosos acuerdos, establecidos bajo cuerda, y tantas y tantas tramoyas que el Gobierno socialista ha utilizado para mantener un ficticio «proceso de paz». Así no se consigue terminar con los terroristas pero sí pasar a los anales de lo bufo y del esperpento.
ZP debería saber que cuando alguien solicita establecer negociaciones — como creo que él hizo— automáticamente se sitúa en un plano inferior; ETA lo interpretó como una muestra de debilidad. La actitud pusilánime de ZP les ha otorgado la razón; no se equivocaron.
Como todos saben, una cadena está formada por eslabones; nos falta el último: las sociedades, y dentro de ellas las víctimas. En Irlanda, ambas comunidades — católicos y protestantes — han ejercido el asesinato con la misma pauta: acción-represalia. Ello ha provocado una fluctuación del sufrimiento que ha inducido a los dos grupos a desarrollar su empatía para comprender el padecimiento del otro; creo que es un paso primordial. A causa de esto, los contendientes son receptivos a la disculpa, que no perdón, de los crímenes perpetrados y de los sufridos. Precisamente por haber conocido de primera mano el resultado de la violencia no desean que otros miembros de la sociedad la conozcan. Ello explicaría la tolerancia que la sociedad irlandesa ha demostrado con la excarcelación de los presos republicanos y unionistas. Un trago amargo, puedo imaginarlo, pero es una señal de grandeza de espíritu. Por el contrario, en el País Vasco las víctimas lo han sido doblemente: asesinados e ignorados. La mayoría de la sociedad vasca y de sus políticos ha ejercido una fétida banalización del mal sobre los crímenes de ETA, o peor aún: los disculpó o ha preferido ignorarlos sin rubor alguno. Pueden indignar mis apreciaciones, pero es difícil conjugar un rechazo al terrorismo, como el que pregona el PNV, con determinadas actuaciones. Para muestra un botón: ¿Cuántas subvenciones reciben las diferentes gestoras y organizaciones que apoyan a los presos?, ¿controla alguien la correcta aplicación de las mismas?, ¿cuántos terroristas que cumplen condena han conseguido ficticios títulos universitarios con la apreciada colaboración de las autoridades universitarias vascas? Creo que tan hipócrita actitud es llevar demasiado lejos el principio de reinserción: Han caído en lo que Hanna Arendt denominó «la banalización del mal».
En cuanto al resto de la sociedad española debería abandonar su histórico sectarismo y comprender que, por encima de partidismos, existe un interés general que debe preservarse por encima de todo. Si el objetivo es terminar con el terrorismo, el gobernante debe concentrarse en él y no aprovechar para aislar al adversario, confundir a los votantes o mantenerse en el poder con jactanciosas promesas de difícil cumplimiento. Fue John Mayor, conservador, quien inició el cambio mediante la declaración de Downing St. en 1993; pero ha sido Tony Blair, laborista, el que le dio continuidad y lo concluyó. ¿Sería posible algo parecido en España? No, el ejemplo lo hemos presenciado con la actitud de ZP: él derrumba lo que otros construyeron.
El ideario de ZP, que no es más que una muestra de su ignorancia, ha creado una sociedad dividida, rota, débil, maniatada y cuyo pulso lo marcan los violentos. En un observador ajeno, como puedo ser yo, fácilmente surge la siguiente reflexión: Los terroristas consiguieron que ZP llegara al poder, y son ellos, cuando lo deseen, los que le pueden derrocar. ¿Qué grado de solidez tiene una sociedad que consiente y se presta a ello?
En el momento en el que los asesinos entiendan que sus crímenes no modificarán sustancialmente la actitud de los políticos, estén o no en el gobierno, y de a quienes representan, estarán vencidos. Todo lo que soslaye la firmeza obligatoria para enfrentarse a ETA resultará inútil y, a corto plazo, perjudicial para los intereses de la nación. Con ZP todo es posible, pero nada es conveniente. Cuando una vicepresidenta se refiere al plan que mejor resultados ha dado en la lucha contra el terrorismo como un «papelito» y el presidente denomina a los asesinatos con el eufemismo «trágicos accidentes mortales», creo que no debo añadir nada más.
Para Tony Blair «un terrorista siempre es un terrorista». Así y todo, el estadista británico supo conjugar firmeza con flexibilidad mediante un plan sincero de terminar con el conflicto del Ulster, que no incluía mentiras, intereses propios, manipulaciones, silencios, ocultaciones y despistes. A los desplantes del IRA, el primer ministro opuso una férrea determinación, que demostró al suspender en varias ocasiones la autonomía irlandesa. Blair no es ningún pelele, y si lo es, en la medida en la que todos lo podemos ser por las circunstancias, tiene un relleno compacto. ¿Son capaces de imaginar reacciones parecidas en ZP? Yo, aunque me esfuerzo, no puedo: será que existen diferentes tipos de peleles.


APOSTILLA: Este es el último escrito de la serie que he titulado COMPARACIONES. Como habrán podido comprobar, meine Damen und Herren, siempre son odiosas.

8 Comments:

Blogger Marta said...

Imprescindibles sus tres artículos y, sobre todo, este último que deja clara, patidifusa diría yo, la estrategia con la que algunos pretenden aliviar sus actos asemejandolos a otros ya emprendidos, en base a trabucaciones no poco deliberadas y asumidas casi por la totalidad de los espectadores -esto es, los ciudadanos-, como por ejemplo, ésta del "proceso de paz" importada de tierras célticas. Todo el que sepa algo de ciencia (en mi caso, económica) puede perfectamente percatarse de que bajo condiciones o presupuestos distintos, los experimentos se resuelven de distinta forma, con diversos efectos, y aportan diferentes conclusiones. Pero "por su plenitud, el porvenir es propaganda" (J. Brodsky). Y lo de algunos, ni porvenir.

Un abrazo.

P.S. Tiene usted por ahí abajo un comentario anónimo muy contundente. Y sugerente. Le solicito que me envíe, si es tan amable, la receta para suscitar esa firme exaltación de las libertades individuales de cada uno. Y entre las libertades, la del pensamiento, aunque a algunos no les dé mucho por ejercitarlo día a día. Vaya por dios...

5:48 nachm.  
Anonymous Anonym said...

colaboran ETA IRA?

10:51 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARTA

Comienzo por la respuesta al post scríptum, pero antes debo decirle que no tengo la receta que usted me solicita; a no ser que el convencimiento sea una. Abrir un blog para sólo aceptar los mensajes acordes a mi forma de pensar no me parece lógico. En mi opinión, la libertad de pensamiento y expresión es básica en el ser humano, de ahí la última frase escrita bajo mi fotografía: « Mi lengua y mi mente son libres».Yo no soy quién para censurar a otro, aunque no comparta la forma y el fondo. La democracia exige reglas fijas para todos, pero mientras éstas se cumplan todos tienen cabida. Ser demócrata no consiste sólo en el derecho a decir sino también en oír y, en algún caso, escuchar. Cuando alguien escribe un comentario como el que usted señala hace mal uso de ese derecho y desvalora su opinión, si es que la tuviera: le oiré pero no le escucharé; por lo tanto, un esfuerzo inútil por su parte. La solidez de una sociedad se demuestra con la ausencia de miedo a las diferentes opiniones, ya que si tan extremistas resultan, quedarán como algo residual o marginal y desaparecerán sin agrietar los cimientos de la convivencia. Deduzco de sus palabras que ha leído los tres escritos que titulé Comparaciones. En el segundo comprobará que abogo por una censura sobre los partidos o medios que enaltezcan a los terroristas. No es una incoherencia. Todo lo fundamento en lo que he dicho antes: «reglas fijas para todos». Los que se ciñan a ellas tendrán libertad de expresión, pero contra los que las vulneren o intenten socavarlas…la dureza del diamante y sin compasión alguna. Vivimos en un mundo podrido donde todo se desvirtúa por la putrefacción de nuestras sociedades. Ahora podemos fumar sin nicotina, entonces…¿para qué fumar?; beber cerveza sin alcohol, entonces…¿para qué beber?; comer salchichas sin grasa, entonces…¿para qué comer? Por suerte, siempre nos quedará el jamón de Jabugo. En las ideas ocurre lo mismo: sucedáneos. Existen cuestiones en las que las medias tintas sobran: o se es demócrata o no; pero posturas intermedias conllevan que uno termine afiliado al PSOE. Los socialistas españoles no saben lo que es la democracia. Ellos aplican un sucedáneo y la gente se lo come, lo saborea y lo aprecia; pero no deja de ser un Ersatz ( sucedáneo en alemán). No se percatan de que les están proporcionando la peor de las versiones: la arbitrariedad. ¿Me creerá si le digo que ésa es la peor arma de las dictaduras? Aunque si usted lo piensa detenidamente… ¿quién actúa peor?: el que cocina o el que come. En fin, no quiero aburrirla. De todas formas, y volviendo al comentario que usted menciona, prefiero citar, aunque no soy muy amigo de hacerlo:
« La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ello, sino los demás».
En cuanto al resto de su escrito creo que el nombre de su blog podría aplicarse a la situación en el País Vasco y en España: Ceteris Paribus. Modifique una de las variables y observe el resultado; llegará a conclusiones interesantes.
Gracias al enlace de El Espantapájaros he leído los escritos de su blog, Marta. Sin embargo, no intervine en muchas ocasiones ya que no deseaba desmerecer su calidad con mis simples ideas. Le agradezco su visita a Josephsplatz, pero antes de finalizar quisiera hacerle una petición: la próxima vez, si le parece bien, podemos tutearnos. Ahora debo dejarla, me espero un arduo trabajo: descubrir qué tiene de sugestivo el comentario que usted ha mencionado. Se me antoja imposible.
Saludos.

2:16 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMO 10:51

Por supuesto, no lo dude. Al margen de que sus activistas hayan coincidido en campos de entrenamiento libios, la colaboración ha sido siempre muy estrecha. Además, y como una auténtica multinacional del asesinato, el IRA ha diversificado sus productos con otras marcas. En el caso que nos ocupa — IRA / ETA —, cuando se ha tratado de la entrega de fondos u operaciones…cómo decirlo…de guante blanco, ha sido el IRA el encargado. Por ejemplo, el último pago que hicieron los republicanos irlandeses fue de casi un millón de dólares. Sería lícito que usted se preguntase ¿a cambio de qué? Le indico la dirección y recorra usted la trocha: ¿No le resulta llamativo que el Ulster sea una de las zonas de Irlanda con más drogodependientes?, ¿quién cree usted que controla ese comercio?, ¿de qué viven en la actualidad los miembros del IRA? Para que no se pierda en alguna bifurcación, le recuerdo que ETA mantiene buenas relaciones y contactos con algunos regímenes de Sudamérica. Es más, ha colaborado con guerrillas que controlan la producción de determinadas…«materias primas».
Retomo mi explicación. Cuando el IRA ha debido colaborar en temas más ordinarios ha pasado el encargo al RIRA. El Gobierno español estuvo preocupado cuando se anunció la intención del IRA de terminar con su actividad criminal, ya que sospechaban que el arsenal intentaría venderse a ETA, que siempre ha deseado contar con explosivo Semtex y misiles Stinger; elementos éstos que el IRA pudo conseguir con…cierta facilidad. Mantuvieron contactos al respecto pero desconozco el resultado. Así y todo, le sugiero una reflexión: con petardos sobrantes de la fiesta del pueblo, polvos mágicos y Tippex no se derrumba una terminal de un aeropuerto. Cuando llegue al final del camino, se encontrará una encrucijada. Le vuelvo a señalar la dirección: ¿Recuerda el asesinato de Josu Muguruza en 1989? Ése miembro de ETA y parlamentario de HB estaba realizando una callada labor en el seno de la banda: quería convencerles, y en un gran número de integrantes lo había logrado, de que la lucha armada debía cesar. Sospecho que se convirtió en una persona non grata. Los presuntos autores y la investigación en sí rezumaron ese tufo de cabeza de turco y mirar hacia otro lado. Dejemos el tema aquí. En la actualidad, uno de los mejores embajadores del IRA ha sido enviado al País Vasco: Alec Reid. Este sacerdote, terrorista oculto detrás del alzacuellos, es una especie de marioneta que no se entera de nada, pero da brillo a unos criminales que surgen de una sociedad de meapilas y chupavelas: es uno de los peores. Mi respuesta sería extensa, pero no quiero aburrirle.
Saludos.

2:44 vorm.  
Blogger El Espantapájaros said...

Yo me uno a lo dicho por Marta. Estos tres artículos, en conjunto, son un pequeño manual a entender y memorizar, y desmontan del todo esa idea que muchas veces, a lo largo de la negociación con ETA, se nos ha querido inculcar de las presuntas similitudes de uno y otro caso. Además, es una dura crítica, por medio de la comparación, a la lamentable y errática política antiterrorista de España, sólo reconducida por el buen camino en el Gobierno Aznar. También creo que valen mucho los comentarios con los que has respondido a alguna cuestión o glosa, porque en sí mismos son interesantes artículos que complementan a los tres principales.

Un cordial saludo

8:57 nachm.  
Blogger Marta said...

Pues gracias amigo por la respuesta, y también por el convencimiento de tus ideas mostradas. Estoy completamente de acuerdo en lo que a censura se refiere. Creo que me expresé de forma errónea, puesto que me parece completamente respetable el ánimo con el que algunos den a conocer sus opiniones respecto de la política en general, o de los autores de los blogs, en particular. Y que esto es un pilar fundamental en el reclamo de libertades que pedimos, puesto que -dados a citas- "a dios rogando y con el mazo dando". Aunque lo que sí tenía interés por saber era el motivo de tan dilatada y mesurada crítica, por eso te pregunté la receta que utilizabas en tus muy argumentados y razonables -originales además- artículos para suscitar semejantes intervenciones. Sin más, comparto tu opinión al completo. No me extiendo más.

Y, parecerá una tontería, pero hace ya mucho que venía visitando este blog, aunque tampoco me atreví a intervenir por la calidad que denotaba, pensando en macularlo yo con mis desvaríos no poco frecuentes. Ayer no pude evitarlo, puesto que sin ser dada a felicitaciones continuas -cada día, los miembros de este selecto club de blogs liberales que por aquí merodean tienen una calidad superior en sus aportaciones, así da gusto leer-, la serie de artículos sí me parecieron lo suficientemente merecibles como para ello. Así que creo que haremos bien dejando lastres a un lado, puesto que sabes perfectamente que "modestia aparte" tus ideas no son simples ni desmerecen nada. Todo lo contrario. Un placer escuchar, yo no escribo para coronas de olivos, sino simplemente trato de aportar mi visión particular del mundo con algunas ideas que pueden comple(men)tarse o contradecirse por otras muchas y muy ricas visiones. Todas ellas igualmente válidas y agradecidas. Ganaré más que escuchándome a mí misma, y para eso ya tengo un espejo de cuerpo entero en casa.

Saludos.

10:37 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

Me quedo con lo de "errática". Nunca mejor expresado. A lo largo de la jornada intentaré escuchar las intervenciones de ZP, el hombre que susurraba a los bobos, en el Congreso de los Diputado. Seguro que ha legado alguna perla.
Gracias y saludos.

11:13 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARTA:

Disculpas, fui yo el que no entendió. Aunque procuro estar informado, siempre contemplé el ejercicio de la política con una cierta distancia. No confío en los políticos, ya que para ellos sus objetivos son concretos, en cambio, para nosotros, los súbditos, suelen ser abstractos. Ellos siempre nos utilizarán para conseguir los suyos, y mover ése diabólico engranaje ya es uno de los objetivos de los políticos. Aunque no te lo creas, los berlineses tenemos un fino sentido del humor y hacemos de la ironía nuestra forma de expresar el desencanto y la crítica. A pesar de haber vivido mi infancia en España, me ha costado muchos años entender vuestro sentido del humor, los giros y ese particular código de expresión que todas las sociedades tienen. Una vez entendido, tuve el mismo problema al regresar a mi país, y tuve que modificar mi estructura de pensamiento. Creo que la ironía puede ser más hiriente que el peor de los insultos. ¿Por qué se reacciona abruptamente ante la ironía? Sencillo, porque para ejercerla se necesita una mínima inteligencia - en mi caso muy escueta-; en cambio, insultar puede hacerlo cualquier gañán. Por ése motivo es normal que al sembrar ironía se cosechen insultos. Sin embargo me satisface: Es la mejor señal de que he dado en la diana.
Saludos, Marta.

11:30 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home