Sonntag, Januar 21, 2007

DE CAMINO A CASA


Sin que fuera mi intención, meine Damen und Herren, les he descubierto algunos de mis defectos, o quizá sean virtudes: mi afición al gin-tonic; mi necesidad de la tensión que supone una partida de póquer en un garito; retazos de mi infancia; mi excesiva afición al Lucky Strike y ese sabor que transmite de pasto ahumado; y mi amor infinito por José Luís Rodríguez Zapatero, El Meteysaca. Sin embargo, les he ocultado la espina dorsal de mi carácter: la maldad. Sí, queridos lectores, Nicholas van Orton es un ser abyecto que desconoce la compasión y no siente el dolor ajeno.
Esta noche la partida de cartas ha terminado con un balance semejante al que hago de mi vida: tantos éxitos como fracasos. No obstante, la hora tardía provoca que las ideas comiencen a amarillear, como un periódico viejo, y uno descubra facetas de su carácter que no dejan de sorprender: un resquicio de bondad. De regreso a casa, he parado en un cibercafé, cerca del Hotel Kempinski y regentado por un turco — Mehmet, no podía ser de otra manera — para escribir algo en Josephsplatz y tomar el último café del día, o, según se mire, el primero de la madrugada. Mi innata maldad me impulsa a escribir sobre ZP, pero yo quiero ser bondadoso. Le imagino durmiendo plácidamente en el Palacio de la Moncloa: el pijama a rayas abotonado hasta el cuello; la sonrisa de bobo cincelada entre los dos carrillos; y las zapatillas de fino tafilete a los pies de la mesita de noche. Junto a ellas, unos calcetines desparramados rompen la onírica imagen; pero ya sabemos que ZP siempre deja algo fuera de lugar. Permitamos, pues, que duerma el sueño de los bobos; dicen que es el mejor.
Hoy les hablaré de Barcelona, ciudad donde transcurrió mi infancia y que puedo recorrer con los ojos cerrados, cuando quiero huir del invierno berlinés, sin tropezar con ninguno de sus bancos o árboles: me la conozco de memoria. La metrópoli catalana siempre ha tenido vocación de capital europea, aunque nunca lo será. Me temo que, una vez más, se quedará a medio camino. Despojada por los políticos de su genuina identidad, la Ciudad Condal se ha convertido en un decorado para turistas; de frugal nivel adquisitivo, todo hay que decirlo. Una vez que el escalpelo de los diferentes burgomaestres arrasó Barcelona, éstos se percataron de que debían llenarla con algo, por ficticio que fuera, y acudieron a la tienda de «Todo a 100» donde compran las ideas los próceres barceloneses: la obras del arquitecto Gaudí, repudiado hasta la saciedad por la burguesía catalana y algunas de cuyas construcciones fueron derribadas; el diseño, palabra que eleva lo inútil y poco práctico a los altares de la memez; y la cultura, con la que los políticos garrulos se llenan la boca. ¡Qué sabrá Montilla, el pobre gañán, de cultura! Les pondré un ejemplo: el presupuesto de cultura de la ciudad de Berlín dobla al de toda Cataluña. Pero hoy no hablaremos del Presidente de la Generalitat — catalán de pura cepa, de cepa cordobesa, claro está —, que exige a los barrenderos un nivel de catalán que ni siquiera él posee. Por el contrario, hoy traeremos a colación a una pareja que son la viva imagen del porn bizarre: Joan Saura e Inma Mayol; conseller de Interior de la Generalitat y tercera teniente de alcalde del ayuntamiento barcelonés, respectivamente.
La perpetua astenia del Sr.Saura le libra hoy de mis opiniones, que, en contraste, centraremos en su manceba. Esa pobre mujer, que forma parte del gobierno de la ciudad que más esquilma el bolsillo de sus ciudadanos, defiende a los miembros del movimiento «okupa». En román paladino, esa cofradía de gandules, parásitos y vividores a costa del trabajo de los demás. Semejante individua debería comprender que el sabroso salario que percibe por transmitir sus iluminaciones proviene de los impuestos de los barceloneses. Si éstos decidieran imitar el malsano ejemplo de los «okupas», la Sra.Mayol debería buscarse un trabajo con el que mantener sus tres, sí, meine Damen und Herren, ¡tres!, viviendas. Le auguro que se enfrentaría a una ardua labor, aunque supongo que en ese cementerio de vagos, que son las ONGs, encontraría algún puesto laboral. Con unos jueces inanes, bandas de salteadores que atemorizan a la población, unos tributos desproporcionados con el servicio que se recibe y con una ciudad convertida en un urinario a cielo abierto, la Sra.Mayol considera que lo progre, lo moderno y lo europeo es preocuparse por la defensa de la «okupación» de viviendas. El argumento que proporciona es de lo más divertido: «existen serios problemas para acceder a una vivienda digna». Si el consistorio barcelonés no fuera uno de los que más especula con el suelo urbano, seguramente podrían construirse más viviendas de protección oficial, aunque entonces la Sra.Mayol vería disminuir sus emolumentos; ¿verdad, querida?
Si ya lo sabemos: en unos es el 3%, y en otros pues…lo que fija la ley de la oferta y la demanda. Sin embargo, mientras la Sra.Mayol pregona las bondades de la «okupación», su mancebo, el Sr.Saura, debe reprimirlos en cumplimiento de las tareas inherentes a su cargo: ¿Se imaginan qué conversaciones de cama mantendrán todas las noches? Ya lo he dicho: porn bizarre.

APOSTILLA: Nunca se fíen de alguien que primero les advierte de su malignidad y después anuncia sus deseos de bondad; suele ser un mentiroso. Ya he cometido mi fechoría, ahora sigo mi camino.

12 Comments:

Blogger El Espantapájaros said...

Has dibujado hoy un panorama, el regreso a casa, muy romántico y apropiado, Van Orton, para dar un sangriento zarpazo crítico, y aunque lamento que Zapatero no se haya llevado el merecido satírico que le suele dar por aquí, no me parece del todo mal que se le permita dormir el sueño de los bobos, ya que no el de los justos, por un día. Porque lo que sucede en Barcelona con el tema de la "okupación", y en general en Cataluña con el mantenimiento de las leyes, es ciertamente grave.

Y si ya lo era antes, peor es ahora, cuando el orden público que debe preservar la Generalidad está en manos de un tipo, Saura, que es contrario a él como se concibe occidentalmente y cuyos segundos apoyan a los "okupas" (tu definicón de éstos me ha parecido tan acertada como descarnada), velada o abiertamente, en medio de justificaciones basadas en el derecho a la vivienda digna o a que son grupos que fomentan la cultura (¡!) y que representan un estilo de vida aceptable.

Aunque la plaga "okupa" se extienda por doquier, lo hace con especial virulencia en Cataluña y Barcelona, supongo que merced a los guiños de los gobernantes, a la pasividad de los jueces y a la no comparecencia de esa famosa sociedad civil catalana, que debería pensar en detener los atropellos a la propiedad privada, porque hoy es el vecino y mañana eres tú, y si no tienes dos casas, bueno, no te preocuparán los "okupas" o las infames medidas que obligarán a alquilar; pero quién sabe, a lo mejor en un futuro deciden, los gobernantes todopoderosos, que en tu casa caben unas cuantas personas más, que les alquiles, por coacción, las habitaciones sobrantes. Y así.

Un saludo

1:50 nachm.  
Anonymous Anonym said...

buen post Orton, disfruto con tu manera de explicar las cosas.

5:07 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

Pues sí, garrote de pájaros hambrientos. La postura de los políticos catalanes la entiendo: siempre han sido nefastos. Gracias a la imbecilidad de ZP determinados partidos que nunca habían tenido opciones serias de gobernar se encuentran ahora en la poltrona. Ellos mismos, al saber que nunca gobernarían, han aprovechado para realizar promesas que chocan de pleno con una sociedad moderna y determinados derechos y valores. Cuando Montilla le ofreció a Saura la cartera de Interior, lo que hizo fue entregarle una manzana envenenada. Él fue consciente, de ahí las dudas que tuvo; pero su ambición traslapó a su coherencia. El problema de la vivienda no se soluciona con medidas que en el resto de Europa ya están más que superadas. Ningún político, y fíjate bien que digo "ningún", tiene la suficiente valentía para encarar el problema con la suficiente valentía. En alguno otro escrito, o quizá fuera respuesta, ya expliqué lo que debía hacerse. Sin embargo, ya sabemos la facilidad que tienen los políticos catalanes para jugar a dos barajas, nadar entre dos aguas o, como dicen por allí, "jugar a la puta i la Ramoneta". "Okupas", "pisos patera","inquilinos morosos", etc., en Alemania son impensables. Es cierto que existe la ocupación, pero son inmuebles industriales abandonados que nadie reclama. Los "pisos patera" no se consienten. Cuando un extranjero tramita sus papeles y en la oficina respectiva se comprueba que en los habitantes de esa vivienda sobrepasa lo que la céduda de habitabilidad marca, la visita de la policía está asegurada, y sin contemplaciones. En Cataluña, por el contrario, es más sencillo y cobarde, amenazar con expropiaciones, impuestos extras y cualquier otra medida que los políticos consideren que no es traumática; sobre todo pensando en las próximas elecciones. Es una lástima, pero ya sabes que lo primero que aprenden los políticos catalanes es a ser cobardes y a mantener su puesto por encima de todo. En fin, querido amigo, es lo que hay.
Gracias por tu visita y comentario.

9:15 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMO 5:07

Gracias, me alegro de que disfrutes.
Saludos.

9:18 nachm.  
Anonymous Ramón said...

qué tipo de poker juegas?. A mí también me gusta. Tanto como a ti zp

5:45 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

RAMÓN:

Draw, el clásico. Es más lento que el Hold'em. Es decir, sufres y disfrutas a cámara lenta.
Saludos.

10:57 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

Dejad que disfrute Rodríguez el Traidor de los colchones de Moncloa que le queda ya muy poco para amoldarse al de alguno de la 'red de paradores nacional' ^_^

11:45 nachm.  
Blogger Violeta said...

Enhorabuena por este blog!! Volveré por aquí... ;)

9:39 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Muy optimista te veo, pero ojalá fuera cierto. Hasta la próxima semana, ya que hoy marcho de viaje.
Saludos

9:52 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VIOLETA:

Gracias. Vuelve siempre que quieras, bella flor.
Saludos

9:53 vorm.  
Blogger Marta said...

Me sumo a las felicitaciones por el post. Es un estilo peculiar, sí señor. Te diluye y te abstrae de la cruda realidad, y, encima, disfrutas leyendo. Voy a degustar el resto de post atrasados en esta semana que parece no tener fin. Uff!

Saludos.

10:31 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARTA:

Gracias, era una noche...especial.
De nuevo en la brecha.
Saludos.

3:20 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home