Samstag, September 16, 2006

VINIERON LOS SARRACENOS Y...


VERSE EL PLUMERO.- 1.fr. vérsele la oreja. 1.fr.Descubrir sus intenciones o pensamientos.
Los musulmanes vuelven a las andadas con su hipócrita desfachatez; pero ellos no son los culpables, no. Lo son todos aquellos que les consienten, cuando no justifican, los dislates que los seguidores del analfabeto Mahoma nos regalan con generosa profusión. Mis opiniones sobre el Islam quedaron reflejadas en mis tres escritos (titulados La gran mentira) de los días 12, 13 y 14 de agosto.
En esta ocasión, la fútil excusa, como en otras tantas ocasiones, ha sido la utilización de unas palabras de Benedicto XVI: "Difundir la fe con violencia es irracional".
Lo más repugnate es la doble moral, por no decir triple o cuádruple, de los nuevos sarracenos. Ellos, que impiden otras confesiones en sus naciones, piden tolerancia en Europa. En la práctica totalidad de los países musulmanes está prohibida la apertura de iglesias cristianas; la posesión de La Biblia comporta castigos; y el rezar a otro dios que no sea Alá se sanciona con latigazos o cárcel. Cómo pueden pedir respeto aquellos que desprecian de forma sistemática los valores básicos del ser humano y que hacen de la sumisión y de la discriminación una forma de vida.
En los próximos días, volverán los agoreros que nos hablarán de comprensión para evitar un choque de culturas, mientras "la otra cultura" (!) se limitará a incendiar iglesias, asesinar y amenazar. Al igual que con la denominada "crisis de las viñetas", en esta ocasión también se les ve el plumero. Faltan pocas semanas para la visita de Benedicto XVI a Turquía y, no podía ser de otra manera, les interesa atizar el fuego para seguir conquistanto Occidente con la cómplice tibieza de esos mamarrachos que ejercen la política en Europa.
"Vinieron los sarracenos y nos molieron a palos, que Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos". No sólo es una cuestión de cantidad, sino de que en nuestro continente tenemos a políticos castrados; con el agravante, además, de que la emasculación también amputó su dignidad, coraje, honradez y valentía.
Ni el Vaticano debe pedir perdón ni retirar sus palabras. No hubo tal ofensa, pero los musulmanes son especialistas en crearla. El único problema que tiene Ratzinger es que conoce muy bien al Islam y lo que significa.
Antes de escribir, me planteé cuál debía ser el tono. Después de algunas dudas - pocas -, he recordado que en España "todos somos Rubianes", y ha sido ese representante de la farándula más chabacana el que me dio la fórmula:
Váyanse a la puta mierda con su sarta de mentiras, su retrógrada religión y sus modales de matones tabernarios.
Queridos lectores, debo reconocer que no sienta nada mal el...ser Rubianes. Me parece que la metamorfosis de Gregorio Samsa,comparada con la mía, no pasará de ser una coqueta sesión de maquillaje. Queda entendido, por eso, que me refiero a los musulmanes que mataron a Lorca en las Twin Towers, que asesinaron inocentes en Londres y otros lugares en nombre de la fe, y que pretenden masacrar a los que tenemos la fortuna de sentirnos hombres soberanos y orgullosos de nuestro libre albedrío y condición, que es lo que favorece el avance de nuestras civilizaciones mientras otras siguen ancladas en la prehistoria.
Perdóname, Fedérico García Lorca, por utilizar tu nombre en vano; pero las metamorfosis tienen estas cosas.
DESFACHATEZ.- 1.f.coloq. Descaro, desvergüenza.

6 Comments:

Anonymous Anonym said...

El secretario de Estado y número dos del Vaticano, cardenal Tarcisio Bertone, declaró que el Papa lamentaba vivamente” que algunas de sus frases sobre el islam y la violencia hubieran “podido resultar ofensivas a la sensibilidad de los creyentes musulmanes” y subrayó “el respeto y la estima” del Pontífice hacia “quienes profesan el islam”.

12:52 nachm.  
Blogger El Espantapájaros said...

Van Orton, ya sabes que este problema (y así lo creo tras leer tus estupendos textos al respecto), por más que se les vea el plumero, nos supera en Europa. En el continente por muchas razones; en España, porque vamos directos al abismo a mayor velocidad. Declaraba ayer López Garrido, portavoz socialista en el Congreso: "Todos deberíamos pedir disculpas a los musulmanes". No se puede aspirar a mantener Occidente con semejantes manifestaciones y servilismos. No digo que nos comportemos como ellos, como bárbaros, y que les hagamos la vida imposible por su religión. Pero tampoco es normal este constante plegamiento, estos dobles raseros y esta actitud sumisa. Ayer, "El Plural" (que pese a la minucia infecta que es, refleja buena parte del pensamiento progresista español imperante) titulaba que el Papa "denigró a Mahoma". Hoy exige que pida perdón "en persona". Y el Papa, según me entero, ya lo hecho. Él solo no ha podido contra tanto.

Un saludo

1:52 nachm.  
Anonymous Anonym said...

guerra santa contra van orton. hemos decretado una fatúa

6:47 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMO 12:52

El problema de las palabras del Papa no está en ellas sino en la "fina y especial sensibilidad de los musulmanes" que, huelga decir, no manifiestan cuando se trata de hablar de otras religiones. No me parece mal que el pontífice aclare si los destinatarios del mensaje son tan necios que no lo entienden a la primera.

8:39 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

Espantápájaros, terror de gorriones hambrientos:

El Papa no ha pedido perdón. Simplemente se ha limitado a clarificar sus palabras. No servirá de nada, ya que "los otros" son unos broncas que no paran de dar la "brasa". La excusa es lo de menos. En Die Zeit lo expresan con claridad:"El Papa no retiró ninguna de sus declaraciones y tampoco pidió disculpas". Para que nadie piense que hago trampas, te escribo el texto original: "Der Papst nahm keine Aussagen zurück und entschuldige sich auch nich..."
En el Frankfurter Allgemaine, explican lo mismo: "No son [las palabras de hoy del Papa] más profundas (amplias) que las del Vaticano del día anterior".
Por otro lado, considero una desfachatez que se exijan disculpas mientras se asesina a una monja y se amenaza con atentados a la Santa Sede y a Benedicto XVI. A mí me interesa lo que cada uno haga para orar: arrodillarse, inclinarse ante un muro, tocar campanas o tumbarse en la hierba; como es mi caso. Pero tengo claro que no podemos consentir la memez de unos cuantos respecto a lo que es un versión de fascismo con un barniz de religión. López Garrido puede pedir perdón por lo que él considere oportuno: Lepanto, La Reconquista, derrotar a los turcos a las puertas de Viena, Poitiers o porque su madre fume. Pero lo hará en su nombre; y te lo dice alguien que no es católico. La inteligencia de Benedicto XVI es envidiable, al menos para mí. Creo que es unos de los pontífices que más creen en el ecumenismo, y no sólo entre las iglesias cristianas sino que engloba a todas. El problema es lo expresado en mi escrito: No todos saben dialogar.
Seguiría, Espantapájaros, pero la metamorfosis comienza de nuevo y aprovecharé el cambio para contestar al anónimo.

9:00 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMO 6:47

Ahora soy Van Orton Rubianes.
La fatwua me la puedes poner en la punta de la polla y, si tu hermana se presta, con la lengua.

9:02 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home