Mittwoch, Mai 20, 2009

DE BOLSOS.



BOLSO: 3. m. Bolsa de mano generalmente pequeña, de cuero, tela u otras materias, provista de cierre y frecuentemente de asa, usada especialmente por las mujeres para llevar dinero, documentos, objetos de uso personal, etc.

Les reconozco que alcancé la depravación sin ser consciente de ello, meine Damen und Herren; sí, créanme. De igual manera que en muchas ocasiones tuve la certeza de que la decisión tomada era errónea, cuando descendí ese primer escalón que me conduciría hacia el vicio supe que no podría volver a ascender. Sin embargo, estimados parroquianos, y sin que anide en mi explicación ningún ansia atenuante, yo no fui culpable— de hecho siempre soy inocente—, sino que fue una amiga a la que denominaré M. para que ustedes no sepan que se llama Martina la que me condujo al averno de la ignominia. M. y yo compartíamos aula de estudio, así como la pista de squash tres veces por semana. Era una mujer atlética y fibrada, de reflejos felinos, fuerza bovina y belleza delicada. A mí me excitaba batirme el cobre con ella, ya que sabía que después nos esperaba el frescor de la ducha y la tranquilidad de la sauna; un lugar en el que trocábamos el yunque por la habilidad del orfebre. En una ocasión, M. olvidó su bolso en el maletero de mi coche. Yo no me percaté de ello hasta que llegué a casa, queridos lectores, pero cuando lo descubrí, sentí un deseo irrefrenable de registrarlo; además lo hice a conciencia: husmeé en todos los recovecos, revisé los papeles, toqué los objetos (incluso olí alguno) y leí todas las anotaciones de su agenda. Fue en ese momento, meine Damen und Herren, cuando adquirí el insano hábito de registrar el bolso de cualquier mujer que se me acerca: amigas, parejas, rollos, colegas…Es cierto que el tiempo y la práctica nos proveen de experiencia, en la actualidad me he convertido en un fisgón habilidoso que desbarata el ordenado caos que impera en el bolso de cualquier mujer para después recomponerlo en cuestión de segundos. ¿Se puede caer más bajo, meine Damen und Herren? Yo creo que sí, y el mejor ejemplo lo encontramos en la figura de nuestro siempre admirado José Luis Rodríguez, el Puma; ése hombre que se comporta como un torero de invierno, un posturista de billar y un piojoso del intelecto: un tío chubasco, que diría el clásico.
La última hecatombe mental de ese farallón que se esfuerza pero no anda muy sobrado lleva por título «Un nuevo modelo productivo». Aprecio la sonoridad del término, estimados parroquianos; pero no debemos olvidar que el engendro tiene por progenitor a un sujeto de inteligencia sietemesina y perra gorda. Sería interesante que ZP nos explicase en qué consiste el «nuevo modelo productivo», y sobre todo en qué sectores y gracias a qué políticas económicas definidas piensa desarrollarlo. Si tenemos en cuenta que el mundo ya palpó casi todos los modelos productivos— industrial, nuevas tecnologías, servicios, financiero—, debemos considerar que el hombre de inteligencia de pollo asado y talento de desierto, zarzal y cafre ampliará los horizontes de la humanidad hasta límites insospechados. Sin embargo, meine Damen und Herren, intuyo en qué se fundamentará el «nuevo modelo productivo»: ¡en el maquillaje! Sí, sí, no se sorprendan. Por lo pronto, el BdE y los políticos españoles consienten todo tipo de trapisondas contables a los bancos, empresas y entidades financieras con el fin de maquillar la complejidad de la situación, al tiempo que el Plan General Contable y los Internacional Financial Reporting Standards pasaron a denominarse Las aventuras del barón de Münchhausen. ZP, el tío chubasco, pretende mantener las apariencias prósperas de una España cuyas cifras económicas hace ya tiempo que entraron en barrena. De nada le servirán un nuevo álbum fotográfico con la mafia sindical o empresarial; las bendiciones de Juan Carlos I, el Bobón; la prosodia de paleto revenido; el despilfarro temerario que hipoteca el futuro de varias generaciones de españoles; o ese pasear (aborto, anticlericalismo, etc.) del gabinete ministerial, al que ZP lleva por delante como el porquero a la piara la víspera de San Martín. España y su potencial son lo que son, meine Damen und Herren; aunque reconozco que nadie hizo nada por ustedes. ZP podrá llenarse la boca con la pompa y las circunstancias del nuevo modelo productivo, y los españoles podrán creerle; pero hace ya tiempo que las picas en Flandes son Made in China, los nobles no lucen gorguera y que en el Imperio anochece. Lo único que cambió, meine Damen und Herren, es que la desmesura hispana ahora la pagan ustedes mediante los impuestos, y esa voracidad recaudatoria del Estado repercute en la competitividad de las empresas españolas y su buena marcha, el poder adquisitivo de los españoles y en definitiva en el bienestar y nivel democrático de un país. De todas formas lo peor no es eso, estimados parroquianos, sino que la sangría económica al que les someten esos políticos infames no tiene fin. Tan es así que no me extrañaría que durante los fastos de la presidencia española de la UE ustedes vieran que el IVA se incrementa hasta el 17%; ya saben: la convergencia con Europa. ZP intenta evitarlo a toda costa, todavía tira de caja, aunque algunas voces ya le advierten de que con la caída de la recaudación no quedará otro remedio si no quiere que el Estado entre en un colapso financiero del que no podría recuperarse en varios años. Con todo y con eso, meine Damen und Herren, ZP pasea con un bolso repleto y gordo; el inconveniente es que las formas rollizas que cuelgan de su brazo están formadas por tiras de papel de periódico y aire, mucho aire. ¿En qué ha quedado el ariete que ZP presentó en el debate parlamentario?
Sé que es indigno, estimados parroquianos, pero yo prefiero registrar los bolsos de mis amigas: el contenido es más interesante. ¡Si yo les contara!

Foto: Una de las víctimas a las que ZP intentó…«robar el bolso».

6 Comments:

Anonymous Anonym said...

Excusatio non petita...

"Warning: Ladies, watch your purse and handbags, please"

Very interesting... but I´m not surprised at all!!!!!
;D

5:05 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMA:

Take it as a warning! Jajajajajajaja. Ciao.

7:15 nachm.  
Blogger Mary White said...

¿Cómo sabes que es anónima? Debe ser que no lo es tanto, al menos para ti. ;)
Nos tenías abandonados, Nicholas...

Después de tu confesión, reconozco que aprendí pronto a registrar el bolso de mi madre (sí, le sisaba monedas para comprar "lo prohibido", es decir, chucherías) y después todos los cajones, recovecos y rincones de mi casa. Mis padres asumieron que no me podían ocultar nada desde mi más tierna infancia...
Pero jamás hice algo parecido con el bolso, móvil, ordenador o similar de nadie más. Soy incapaz. Es una defensa, muchas veces encuentras cosas que no querrías haber encontrado.
Tu descripción del "modelo productivo" del inefable es casi bondadoso. Por otro lado, parece que se han tomado muy a pecho lo de "modelo" porque efectivamente el fundamento será el maquillaje y (añado) la botulina, la silicona y demás... La economía española va a quedar como Marujita Díaz... y con eso está todo dicho.

3:06 nachm.  
Anonymous van said...

Tengan en cuenta, Señores, que aqui tambien entramos incultos andaluces que no sabemos ni papa de ingles. Asi que ya estan traduciendo, no hay nada como meterse en las conversaciones de los demas.
En cuato a: "Si yo les contara...". Cuente, cuente.

11:01 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

MARY WHITE:
Podemos llamarlo…intuición, estimada pelirroja. Yo no sólo soy capaz, sino que además me convertí en adicto: me encanta husmear en las cosas de los demás. Es cierto que en ocasiones te encuentras cosas sorprendentes, pero también es bueno hacerlo, ya que no deja de ser una forma de descubrir la personalidad o las intenciones del otro.
Más que Marujita Díaz, creo que la economía española se parecerá gracias a las virtudes de ZP y su buen hacer a Carmen de Mairena. Saludos.

5:20 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VAN:
Con mucho gusto, Van: ella avisa a las mujeres de que vigilen sus bolsos y monederos al tiempo que explica que no está sorprendida en absoluto de mi inocente pasatiempo. Yo, por mi parte, le sugiero que se lo tome como una advertencia.
El problema de los objetos que encuentro en los bolsos es que después cambia la visión u opinión que tengo de la interfecta. Te señalo algunos ejemplos: Enemas monodosis y crema lubricante (piensa mal y acertarás); bolas chinas, no me pareció mal porque luego pude jugar a las…”canicas”; compresas envueltas en papel de aluminio, me sorprendí porque esa marca las vende en paquetes individuales listos para llevar en el bolso, pero ella lo había cambiado por papel de aluminio ¿?; fotografías de la mujer en plena coyunda, ¿para qué se lleva algo así en el monedero?; una agenda basada en el calendario lunar que sugería los mejores días para mantener relaciones sexuales y que a tenor de las anotaciones ella seguía a rajatabla; unas bragas que tenían un agujero en un lugar estratégico; la fotografía de la tumba del padre; medio rollo de papel higiénico; dos castañas secas.
Saludos.

5:20 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home