Mittwoch, April 15, 2009

EXTRAÑAS EN MI CAMA.

DEFLACIÓN: 1. f. Econ. Descenso del nivel de precios debido, generalmente, a una fase de depresión económica o a otras causas.

Esta mañana me llevé un susto de muerte, meine Damen und Herren; tan es así que mi corazón rozó el colapso. Eran aproximadamente las seis de la mañana, lo recuerdo porque la luz pegajosa e incierta del amanecer se filtraba por las cortinas del dormitorio; gracias a ella pude ver el despertador que guarda mi sueño desde la mesita de limoncillo. Sé que despertarme a ésa hora implica que mi cansancio se torna delicuescente y que mi futuro sobre el lecho se resume a un estado de duermevela que no atempera mi percepción. Con todo, estimados parroquianos, intenté conciliar el sueño de nuevo; hasta que algo me sobresaltó: el roce de una sábana me hizo entender que alguien dormía junto a mí. No me atreví a girarme y clavé mis ojos en el reloj, en el que el tiempo se desleía con la lentitud que procura la angustia. Transcurridos unos segundos, algo se movió de nuevo; la certeza de que mi percepción no se debía al sueño me obligó a girarme, y allí la encontré, meine Damen und Herren: ¡la crisis! Sí, queridos lectores, la crisis dormía junto a mí en el lecho. Yo ignoraba qué debía hacer, es la primera vez que la crisis comparte mi tálamo. Opté por fotografiarla, levantarme, preparar un desayuno para dos y escribir estas líneas. No me preocupa haberme encontrado a la crisis en la cama— desconocer lo que hicimos la noche anterior sí—, ni siquiera el ignorar cuál debía ser mi comportamiento: ¿Por qué debería preocuparme cuando nuestro siempre admirado José Luis Rodríguez, el Puma, sigue mis pasos por la senda de la ignorancia?
Supongo que si alguien le menciona a ZP la palabra «deflación» el pobre hombre tendrá una duda: ¿Cuál es la mejor?: gas, fuel, eléctrica, chimenea… Asimismo, no creo que la avellanada Salgado pueda solventar las carencias de Rodríguez con dos nuevas tardes gloriosas. Sea como sea, meine Damen und Herren, ZP, con la inteligencia pirotécnica que le caracteriza, seguro que hasta se alegra por la bajada del IPC en España, y más cuando cree que la solución a la crisis es un nuevo ritmo; supongo que el de…la noche. ¡Pobrecillo!, me temo que algunos, cuando Dios repartía la dosis de idiotez, hicieron la cola varias veces. No obstante, él se considera a salvo, ya que con la filosofía que rige los nombramientos de nuevos ministros— la historia de la vaca Tontuna, que saltó sobre la Luna— ZP se parapeta detrás del escudo formado por los advenedizos de chicha y nabo: unos critican a Pepiño, otros a González Sinde, muchos cuestionan si la mojama Salgado será la adecuada, etc. Sin embargo, ZP resguarda su gestión y responsabilidad en el burladero. No es mala táctica, meine Damen und Herren.
De cualquier modo a mí me preocupa esa bajada de IPC, ya que la deflación degenera la economía de un país y provoca un ajuste del mercado laboral mediante hostias como templos al tiempo que curte el lomo del consumo y la liquidez, tanto de bancos como de particulares, con patadas en los cojones al ritmo de tres por cuatro. Es cierto que las pamemas funcionan en España, un país que adolece de falta de cultura política, o quizá de cultura de a secas, y que prefiere moverse con otro ritmo: el pasodoble. Ahora bien, a pesar de que el Gobierno oculta y consiente todo tipo de trapisondas contables a los bancos, más tarde o más temprano éstos tendrán que reflejar en sus balances la caída del valor de sus activos: ¿Qué ratios aplicarán para valorar sus activos?, ¿presenciaremos el nacimiento de un nuevo ritmo? Aunque ZP se empecina en mantener la superchería, la sibila leonesa debería ser valiente y proceder a la única solución posible para solventar la crisis española: ¡la creación del Ministerio del Paro! Sí, sí, meine Damen und Herren, no se sorprendan: crear una multitud de parados subvencionados para contentar a la plebe. En realidad, estimados parroquianos, a ustedes les roban la cartera de nuevo: esa bajada de IPC encubre otro intento para abaratar el mercado laboral español, ya que la economía española, ante el desinterés de su clase política, sólo puede ofrecer lo de siempre: Sol, paella y sangría, mano de obra barata, crujir de dientes y «ayes» de dolor; creo que es una extraña manera de «converger» con Europa o un nuevo intento de comenzar la casa por el tejado. De cualquier modo, ZP nos explica la historia de la vaca Tontuna, aunque lo hace a través de Celestino (¡qué nombre tan adecuado!) Corbacho, ése individuo cuyas maneras, formas y prosodia le garantizan un lugar privilegiado detrás de la barra de cualquier freiduría del extrarradio. Sin ir más lejos, el garduño con aroma de refrito nos sirve una nueva ración de calamares al farfullar que sólo son 300.000 los parados que no cobran prestación alguna. Me sorprende, estimados parroquianos, porque el ministerio de Herr Corbacho informó no hace muchos días de que el 64% de los nuevos desempleados correspondía a inmigrantes que llegaron a España hace menos de 5 años: alguien juega con los números y los calamares. Con todo y con eso, el garduño del aceite requemado compone otro ditirambo para Rodríguez, el maestro de los ritmos: la lástima es que todos son ritmos nocturnos.
Supongo que fue el aroma del café el que despertó a la crisis. Apareció en la cocina medio desnuda, a mí me excitó. Le propuse regresar al dormitorio, aunque tuve que tentarla con algo: «verás que buena…”deflación” tengo». Acerté, meine Damen und Herren, ya que antes de alcanzar el orgasmo, ella rodeó mi cintura con sus piernas mientras me susurraba algo al oído: «¡Cómo disfruto con la economía!»

Foto: La crisis duerme en la cama de NvO.

6 Comments:

Blogger Violeta said...

Entonces... superado el susto, no??

Si el Puma sigue fielmente tus pasos, imaginamos cómo superará el levantarse cada mañana con la crisis a sus espaldas!!! Uff qué tirria me da...

Besos ;D

8:08 nachm.  
Blogger El Espantapájaros said...

Tremenda y alucinante experiencia, Van Orton; ten cuidado con las compañías, que la crisis está en boca de todos y eso propaga enfermedades...

Acertaste con tu predicción. Y tienes razón al decir que Zapatero, con estos nombramientos, sólo pretende escudarse y ganar tiempo. De ahí su nula talla de estadista. Lo del "cambio de ritmo" ya es de risa. Es decir, que antes han estado perdiendo el tiempo y haciendo el vago, y lo quieren compensar a base de fotos de reuniones.

Pero a mí me está fascinando la nueva etapa de la decadencia de Zapatero. La cara, cómo decirlo, se le ha blindado, y sus facciones se han acentuado y afilado, a la vez que ya casi no sabe hablar. Si sigue así, me temo que no le van a sacar mucho. Pobre hombre, sí, ahora que va a tener que soportar más clases de economía con la Salgado.

Lo que antes comentabas sobre Rajoy es cierto..., pero, si soy sincero, creo que da un poco igual las concretas soluciones que proponga, siempre que las tenga y sean novedosas y con apariencia de efectivas. Ya se sabe que no hay varitas mágicas, pero con Zapatero vamos camino, sin duda, de la creación de un Ministerio del Paro, y a algo se tiene que agarrar la gente.

11:08 nachm.  
Blogger Joven Madrileño said...

Quiero estas crisis también en mi cama, por mi que dure toda la vida :PP

Ya en serio, en realidad son alrededor de 1.700.000 las personas que no cobran nada de paro, y en lugar de hacer medidas activas, crear condiciones propicias para crear empleo, salen con aumentar a 3 años la prestación por desempleo. Cojonudo, más déficit que habrá que financiar con deuda y, por tanto, menores ratings que obligará a remunerar mejor la deuda.

Y en cuanto a la deflación, es un acontecimiento bastante perverso en la economía, puede generar más paro del que hemos sufrido hasta ahora: el consumo se reduce pues las perspectivas de los consumidores es que seguirán bajando los precios y por eso esperan, las empresas reducen sus ingresos y entran en situación delicada que les obliga a reducir los costes aún más y por tanto, despiden para poder bajar precios que incentiven el consumo, pero como los consumidores esperan que sigan bajando más precios... etc etc.

Que no es ni mucho menos bueno y que es sólo reflejo de la situación que vivimos de crisis.

P.D A la crisis se le ve el trasero.

12:50 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

VIOLETA:
Sí, sí, cuando observé su silueta, me sobrepuse al miedo inicial. ¡Qué encanto de crisis! Besos.

4:56 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

Al principio fue tremenda, pero después se trocó en…alucinante. En realidad, estimado amigo, ZP se empecina en ganar tiempo desde hace años. Ahora bien, en esta ocasión sus predicciones o baraka resultarán inútiles, ya que la crisis perdurará en España más tiempo, y su solución o remonte no serán la campana que salva al púgil noqueado. Por más clases que impartan a ZP el pobre no aprenderá nada; digamos que de sus cuadernos de apuntes no emana el olor a inteligencia y sabiduría de un buen estudiante: más bien al contrario. Uno de los problemas de España es que ningún gobernante hizo los deberes a tiempo, y ahora el margen es escaso, por no escribir “nulo”. La única ventaja que posee ZP, y por extensión el PSOE, respecto a otros, es que tiene a los que deberían protestar, quejarse o simplemente decir la verdad, amordazados ( de todas formas es una mordaza dulce e impuesta con cariño). Lo mejor que puede hacer Rajoy es esperar un poco más, aunque debería incrementar la presión de cara a las elecciones europeas y sobre todo después si los resultados son buenos. Sea como sea, látigo de gorriones necesitados, existen maniobras entre bambalinas de cara a una posible coalición después de las próximas Elecciones Generales: a ninguno le interesa que el tinglado se derrumbe. Saludos.

4:56 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

JOVEN MADRILEÑO:

Existen tres temas a los que siempre debemos ver su culo: los documentos, las mujeres y las crisis; es la única forma de descubrir qué nos ocultan. La trayectoria de ZP me recuerda a esas cintas de los gimnasios en las que la gente corre sobre ellas. Las circunstancias incrementan la velocidad de la cinta, pero ZP confía en que ésta se detenga antes de que él flaquee. Estoy convencido de que el Gobierno español dilapida los recursos de España en favor de cuestiones electoralistas, pero ese ritmo de despilfarro pasará factura en el futuro, y no me refiero a un futuro lejano. Ahora bien, joven madrileño, nadie hizo nada antes, y eso comporta que el presente circule por una carretera estrecha. España, ya durante el gobierno de Aznar, debería haber aprovechado la bonanza para subir determinados impuestos (IVA, Hidrocarburos, etc.), pero no lo hizo. Sin embargo, entiendo que con los salarios españoles no pueden acometerse demasiadas alegrías fiscales, y más durante la entrada en el euro, que el ministro Rato sabía muy bien que comportaría un alza desmesurada de los precios aunque no de los salarios. Me permito señalarte un ejemplo: durante la década comprendida entre 1995 y 2005, España fue el único país cuya media salarial descendió. Sin embargo, casi en el mismo período, las empresas incrementaron sus beneficios un 72%, más del doble de la media de la eurozona; es decir: más tarde o más temprano el desequilibrio se paga o se sufre. La permanencia de un palurdo como ZP al frente del Gobierno durante una época tan complicada sólo se entiende si aceptamos que los medios, los sindicatos y otras formaciones políticas están comprados para que no alboroten el corral. Me permito señalarte otro ejemplo. Los bancos alemanes no desean invertir en activos de riesgo, algo que comprende varios bancos españoles y sobre todo cajas. Los bancos alemanes compran la deuda alemana pero no prestan a los bancos españoles, por lo que el dinero disponible en Alemania sube mientras que en España baja. A pesar de que España y Alemania comparten una misma moneda, los rendimientos de sus activos son diferentes, ya que los inversores prefieren emisiones solventes y de “calidad”. Eso permite que el Tesoro Público alemán coloque activos en el mercado con menor rendimiento, algo que se traduce en un ahorro para los contribuyentes alemanes. España, por el contrario, no puede actuar de esa manera, situación ésta que en el futuro dejará su tarjeta de visita en forma de endeudamiento. A pesar de lo que muchos creen, mi opinión es que España no estaba preparada para entrar en el euro, y no me refiero al potencial industrial español, sino al tipo de calaña que os gobierna, los auténticos responsables de vuestra situación actual. Saludos.

4:57 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home