Montag, Mai 05, 2008

EN LA PASTELERÍA

PASTEL: 10. m. coloq. Beneficios, económicos o de poder, especialmente cuando son susceptibles de reparto.

Durante varios años anidó en mi pensamiento el ser pastelero; sí, meine Damen und Herren, ésa es mi vocación secreta. Mientras que mis compañeros de estudios soñaban con ser abogados, médicos o economistas, yo me imaginaba en mi pastelería— pequeña, coqueta y selecta— con las masas, cremas, harinas y azúcares. Sea como sea no pude cocer mi vocación en el horno apropiado y olvidé el asunto; ahora ejerzo el noble arte de la pastelería como un amateur, y los que degustan mis creaciones se muestran satisfechos, me dedican todo tipo de parabienes.
Uno de mis pasteleros más admirado es José Luis Rodríguez, el Puma, aunque sus obras resultan comistrajos incomibles que adorna con bazofias extrañas; siempre con la manga pastelera, eso sí. Las cremas se le agrian, los caramelos truecan el dulzor por la amargura del azúcar requemado, el chocolate de cobertura no adquiere la textura adecuada, y combina los sabores con un deformado sentido del gusto. Una de sus tartas, que se pudre en el escaparate desde hace meses, cambió el surtido de frutos del bosque por uno de mohos del encinar: el Estatut de Catalunya.
Quizá sea este tema el que nos permite comprobar el concepto que ZP y sus genuinos colegas de obrador tienen de la política: pâtisserie au marché. ¡Impagable, estimados parroquianos!,entre todos ellos elaboran una masa grumosa y sin levadura. No debemos olvidar que el pegajoso Estatut fue una necesidad de los políticos, que decidieron inaugurar una pastelería en un país de diabéticos para repartirse el poder. La situación actual del pastel es sabrosa, ya que ahora algo ridículo depende de un órgano jurídico desprestigiado por sus querellas intestinas, trapicheos y pasteleos varios. Sin embargo es lógico, meine Damen und Herren, porque comenzaron a preparar la masa sin disponer de todos los ingredientes necesarios, y las esperas y dilaciones dieron al traste con lo que tenía que ser un roscón magnífico: la corona del rey de los bobos.
En el bol ZP nos encontramos con juristas impresentables, políticos cantamañanas, nacionalistas tramposos y un país atrapado en el tamiz de sus miedos. Además, la materia prima de los ingredientes es mala, muy mala: un socialismo catalán que se hizo con las redes de corrupción del franquismo y las perpetuó; unos nacionalistas que ahora dicen sí como antes decían no, es una manera curiosa de construir una nació; un incauto Maragall que ya entonces demostró que sus neuronas tenían la consistencia del merengue; y unos clientes que decidieron no comprar la repostería de esa caterva de pelmazos enharinados. Al igual que en anteriores ocasiones, ZP pretende regenerar una crema cortada y con salmonelosis mediante sus trucos, pero esta vez el uso del almidón no le servirá de nada, porque su auténtica intención— convertir el nacionalismo catalán en un sucedáneo — es evidente. Él, no obstante, porfía en el éxito de la galleta rancia, y no duda en impulsar lo que podríamos denominar el nacionalismo charnego: Montilla, Chacón, Corbacho, etc. Algo así no es del agrado de CiU, la única que se considera con derecho a batir los huevos; pero no puede decir nada porque perdería votos y debe limitarse a dejar que las declaraciones en contra las hagan personas que ya no ocupan cargos públicos. Triste papel, queridos lectores: pasar de batir huevos a separar las yemas de las claras y después recoger las cáscaras. El pobre Artur Mas debería comprender que ZP es un turista sexual de la coherencia y la credibilidad y que sus promesas equivalen a una plaga de tuberculosis, fiebres y ardores estomacales. En la actualidad y para cocer el pastel del Estatut, los diletantes de la pastelería contrataron el horno del Tribunal Constitucional, órgano éste que hará lo de siempre: añadir serrín en lugar de harina; sustituir el azúcar por sacarina, la mantequilla por margarina y el chocolate por grasa de cacao; y utilizar con profusión la manga pastelera para decorar el comistrajo. Con independencia de la decisión de los pasteleros de negro, yo propondría que los catalanes repitan el referéndum: subiría el mousse de la abstención. Como goloso empedernido que soy, creo que es una lástima semejante derroche, porque lo que tenía que ser un pastel esponjoso se ha convertido en un bizcocho reseco y lleno de gorgojos. Así son las cosas con ZP, meine Damen und Herren, un hombre que es incapaz de limpiar alguno de los utensilios con los que elabora extraños pasteles. Una vez más no lo tendremos en cuenta porque intuimos que detrás de un mediocre siempre se erige una tapia que le impide la huída; aunque sea de una pastelería.

Foto: Pasteles, pasteleros y pasteleos.

11 Comments:

Blogger Ignacio said...

Todo es como un merengue: evanescente, insípido, liviano, efímero ridiculo y predispuesto a acabar en la basura: sólo es adorno.

6:07 vorm.  
Blogger Samuel said...

Lo peor es que después de echarle sal, pimienta, azúcar y ron tendremos que tragárnoslo todos y además algunos tendrán derecho a elegir la parte menos mala. Una cosa es segura; a Camps no le tocará el trozo envenenado.

Un saludo.

2:45 nachm.  
Blogger El Espantapájaros said...

Suerte para mí que ya he cenado, pues de lo contrario ahora me encontraría hambriento y babeante. Pero, en todo caso, no a causa los rancios bollos de Zapatero, tan malamente elaborados por sus cocineras del Consejo de Ministro. Por ahí no paso. De ese cáliz infame no he de beber.

El Tribunal Constitucional ha iniciado su deriva definitiva. Su error estriba en que, en vez de analizar si cabe el horrendo Estatuto en la Constitución, está buscando la manera de que la Constitución quepa en el Estatuto. Aquí se da una adaptación a la inversa. En lugar de ser enjuiciados los preceptos más inconstitucionales de esa norma, lo es la propia Constitución para encontrar una salida de emergencia. Desde que salió la sentencia sobre el Estatuto valenciano, gracias a sus retorcidos y exóticos fundamentos ya sabíamos lo que iba a pasar en el presente caso.

En resumen, lo que pretende, según vamos descubriendo, es dar una cal y otra de arena: reconocer la nación catalana, pero dejarla sin efectos jurídicos. El problema es que aquí lo de menos es eso, y lo de más es el símbolo, la puerta abierta, el paso decisivo de los nacionalistas. Por tanto, es verdad que, dentro de lo malo, mejor que impidan todas esas delirantes cuestiones de las relaciones de bilateridad entre Cataluña y el Estado español; pero ya digo que el fondo de la cuestión está en ese reconocimiento nacional, pues de ahí se derivará, de hecho, todo lo demás.

Los engaños, cambalaches y tejemanejes de Zapatero no son cuantificables. Pocos parecen, en cambio, darse cuenta de ello. Por ejemplo, él dijo que convocaría a los presidentes de las autonomías en La Moncloa para abordar el tema de lo que él denomina "violencia machista" en su primera semana como Presidente. Yo no creo en la utilidad de eso, pero era una de tantas promesas más o menos demagógicas. Y no lo ha hecho. Por fortuna, aún quedamos unos cuantos capaces de resistir al aborregamiento. O eso espero.

Un saludo

9:47 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

IGNACIO:

¡Ah, el merengue!, uno de mis postres favoritos. Resulta curioso, Ignacio, porque dentro de su simplicidad requiere una cierta práctica para elaborarlo con ciertas garantías. Yo siempre utilizo azúcar glas, que incorporo lentamente conforme suben las claras, y después un almíbar con el gusto que deseo: mis preferidos son fresa o café. Sin embargo no siempre lo horneo, y me limito a espolvorear más azúcar glas y quemarlo con un soplete de cocina. Si se elabora de ésa manera, el merengue queda compacto pero con una consistencia esponjosa. Creo que en España tenéis magníficos merengues, aunque si tuviera que escoger uno, sería el que elaboran en Murcia, en concreto el de la pastelería Bonache: ¡Insuperable!
Tu opinión sobre ZP es del todo compartida. Por más esfuerzos protectores que se realizan desde el PSOE, el gabinete o los medios de comunicación, no puede ocultarse que estáis ante un incapaz redomado al que le sobra mucha manga, un inepto que nunca sabe cómo afrontar determinadas situaciones y que decide quedarse al pairo a la espera del viento favorable que le saque del marasmo mental que le caracteriza, aunque en muchas ocasiones las ráfagas son artificialmente creadas por los medios de comunicación. ZP responde al patrón del mamarracho que se cuece en su propia tinta.
Saludos.

10:46 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SAMUEL:

Eso es lo complicado, Sr.director, o al menos lo más difícil de aceptar: unos le votan pero el resultado de sus dislates lo sufrirán todos; ¡la grandeza de la democracia y del sufragio universal! La legislatura actual, que presupongo no llegará al final, les permitirá observar al gran estadista en estado puro, un condensado de idiotez, demagogia e ineptitud, que se extraerá del alambique del sectarismo español. Conforme la desaceleración se acelera, la economía española desciende al pozo negro y los antipatriotas crecen, el Gobierno de ZP deberá tomar medidas complejas, ya que la estructura de la economía española no permite muchas salidas. ZP y su caterva de economistas observan el cielo a la espera de una lluvia providencial, pero por si ésta no llega, en la actualidad trabajan con diferentes medidas encaminadas al incremento de la recaudación y la reducción del gasto público: incremento del IVA y la posibilidad de reducir determinadas pensiones de viudedad en función de la edad de la interesada. Me gustaría saber cómo venderían semejante decisiones, supongo que a lo largo del 2009, y en función de los resultados, todo estará más despejado; todo menos la niebla que cubre el cerebro del gran estadista, un órgano que ya nació encapotado. Posiblemente se sorprenda de lo que escribo, pero no olvide que las decisiones más drásticas que se tomaron contra las clases medias y trabajadoras de España siempre partieron del PSOE. Lo triste, sin embargo, es que la plebe española sufre de una amnesia que no deja de sorprenderme: ¡así da gusto gobernar! Con el riesgo de ser tildado de demagogo, le pondré un ejemplo: durante el cuatrienio 1963-1967, el Gobierno franquista construyó más de un millón de viviendas de protección oficial, y consiguió la misma cifra durante 1968-1973. Sin embargo, los socialistas presumen de haber puesto en el mercado 150.000 viviendas de protección oficial. No creo que sea una cifra para lanzar «cobetes», que diría Pepiño. Sé que las comparaciones son odiosas, pero en muchas ocasiones sirven para demostrar determinadas pamemas.
Saludos.

10:49 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

Ya sabes mi opinión sobre el T.C., torturador de pajarillos famélicos: nada puede esperarse de un órgano jurídico que nombran, en gran medida, los políticos y que depende de ellos. Supongo que algunos lo consideran justicia, pero yo prefiero denominarlo cambalache justiciero. Tu comentario adolece de una lógica abrumadora: una ley de rango superior que debe ajustarse para que encaje otra de categoría inferior; algo increíble, aunque los magistrados serán unos fresadores maestros con el torno legal. Lo que me sorprende es que se defienda el pastiche con el argumento de que no tendrá trascendencia jurídica, entonces…¿para qué ponerlo? También es cierto que la postura del PP al respecto, tan ambigua como otras tantas, impide que muchas personas comprendan el alcance de determinadas cuestiones, o incluso algo peor: resulten indiferentes a ellas. Ya sabes que soy malpensado, pero he llegado a plantearme si todo ello no obedece a un extraño pacto entre PP y PSOE. De hecho ambos se sienten a gusto con el statu quo actual: una partitocracia que carece de muchos resortes democráticos; unos poderes económicos a los que ambos partidos les hacen el paripé porque de ellos dependen buena parte de sus ingresos y son el lubricante del engranaje de la corrupción; una monarquía corrupta y decadente que da apariencia de seriedad al montaje; y la posibilidad de dominar los resortes básicos de un Estado a su conveniencia. El protagonismo de los nacionalismos puede cortarse de raíz con una simple modificación de la ley; pero ningún partido lo hará porque no tienen un auténtico sentido de Estado y priman llegar al poder como sea en lugar de actuar en función de los intereses de la nación. Además todo ello es un pescado que se muerde la cola, porque la mediocridad de la clase política española no augura nada bueno, ya que de ese barbecho de aparatchik nunca puede surgir un estadista; sí muchos diletantes, pero nunca un político como los que tuvisteis durante la Transición.
Prefiero pensar que la gente sí se percata de los pastiches de ZP, aunque los disculpa por diferentes motivos. Si yo no pensara de ésa manera, la alternativa sería pensar que los españoles son una nación de tontos, y no creo que sea así. En cierta manera os comportáis como «unos nuevos ricos democráticos y modernos», que todavía no han encontrado el punto medio de muchas cuestiones, y caéis en la vulgar ostentación de cuestiones que en otras naciones ya están superadas, o incluso forman parte de la historia. Las soluciones de ZP merecerían un blog independiente, porque resultan tan ridículas como su impulsor. Para estudiar las soluciones a la violencia contra las mujeres…¡reunión de presidentes autonómicos! Sí, hombre, sí: ¡qué tendrán que ver los cojones para comer trigo! Es difícil luchar contra el «aborregamiento» en España porque entre unos y otros el forraje siempre está verde y jugoso. Supongo que la receta para solventar todo eso tiene varios ingredientes: tiempo, educación, sentido común y nuevas alternativas políticas que incluyen un cambio de régimen.
¡Salud y república, Espantapájaros!

10:53 nachm.  
Blogger Sinblancaporelmundo said...

Sí, del Rey no se puede esperar nada. Que abdique de una santa vez!

Lo que yo resaltaría de esta entrada es aquello de: un país atrapado en el tamiz de sus miedos.

¿Hasta cuándo, hasta cuándo, hasta cuándo?

6:20 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SINBLANCAPORELMUNDO:

España necesita una renovación de sus políticos, estamentos y organismos. Sé que algo así es imposible, por lo tanto…¿hasta cuándo?

7:47 nachm.  
Blogger Sinblancaporelmundo said...

Antes de sus vacaciones le hubiese dicho que la renovaci'on vendr'ia de mano del PP. Ahora le dir'ia que el PP es el 'ultimo partido en el que confiar'ia.

Rosa D'iez es lo 'unico que queda...

8:06 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SINBLANCAPORELMUNDO:

Más de lo mismo pero en versión ego furibundo.

10:30 nachm.  
Blogger Sinblancaporelmundo said...

Ach, mein Gott, bitte NEIN...

11:05 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home