Donnerstag, April 03, 2008

OASIS Y MEDIOS / 1

MEDIO DE COMUNICACIÓN: 1. m. Órgano destinado a la información pública. U. m. en pl.

La sequía persiste en Cataluña, meine Damen und Herren, y yo estoy preocupado porque dentro de unas semanas debo viajar a Barcelona: ¿deberé portar una cantimplora?, ¿tendré que renunciar al hielo en el gin-tonic o a mis baños de una hora de duración a 45ºC y con aceite de algas?, ¿me encontraré un mundo semejante al de Mad Max?, ¿prohibirá el honorable xarnego sudar a los catalanes, para acumular reservas hídricas? Muchas preguntas y ninguna respuesta, aunque lo que más me inquieta de Cataluña es que se trata de un lugar en el que todo es posible: optaré por la cantimplora y una buena ración de pastillas de sal; como en las películas.
Tal y como escribí el otro día, el oasis se ha secado, y en su fondo podremos observar, engastada en el cieno, toda la basura y desperdicios que las aguas putrefactas escondían. Sí, estimados parroquianos, un auténtico vertedero submarino. Sin embargo, para que algo así ocurra, es necesaria la ayuda de cómplices: los medios de comunicación catalanes; ésos sí son ladrones de tres manos. La extraña e insana cohabitación de muchos periodistas con el poder catalán se inició ya durante la época de Jordi Pujol, y ahora, bajo el mandato de Pepe el Risas— también conocido con el alias de José Montilla— se ha cambiado el concubinato por un matrimonio en toda regla, en el que las arras tomaron la forma de generosas subvenciones. No obstante, queridos lectores, ustedes no deben dudar jamás de la virtud de la novia (los medios) porque éso es algo incorrecto, aunque yo, por el contrario, sí la haré: prefiero la bilis a la angostura.
Es cierto que un periodista no crea corrupción, pero sí lo hace cuando con su silencio favorece un clima propicio para que los políticos actúen impunemente. Por ello en Cataluña no existe corrupción, ¡Dios nos libre!, aunque el motivo es otro: de lo que no se habla o informa no existe; el silencio trabaja de editor y corrector de estilo. Los periodistas, además, se prestan de buen grado a la componenda porque saben que el premio a su disimulo puede ser ocupar un cargo; cargo, por otro lado, que después utilizarán para silenciar a sus propios compañeros: perros que vigilan a perros. Con todo y con eso, es necesario evitar cualquier sospecha de censura, y nada mejor para ello que crear un nuevo estilo periodístico: el periodismo higiénico. Así es, meine Damen und Herren, la administración catalana ejerce de agencia de noticias y los medios, de común acuerdo, sólo publican los asuntos que consideran favorecen al microclima del oasis y no alteran las vidas aplacibles de los ciudadanos. Creo que es una forma muy grosera de minusvalorar a la gente y a la profesión de plumilla. Asimismo, también es necesario crear un nuevo lenguaje que sustente todo el andamiaje de la apariencia, es lo que podríamos denominar la prosa del eufemismo; ya saben: «accidentes», «incidencias», «pequeños problemas», etc. Resulta indiferente que esa hábil perversión del lenguaje oculte el derrumbe de un barrio, apagones bochornosos o el caos en los transportes: ¡todo sea por los pececillos del oasis!
Hasta no hace mucho, yo creía que los periodistas catalanes eran aficionados a la astronomía, ya que en cada ocasión en la que saqué a colación algún tema…cómo decirlo…delicado, todos elevaban sus ojos al cielo, aunque estuviéramos bajo techo, con una facilidad pasmosa. Siempre me he preguntado dónde estaban los periodistas catalanes cuando Barcelona era, y ahora lo sigue siendo, la arcadia de las corruptelas. El famoso 3% no deja de ser una bagatela si lo comparamos con el auténtico río de dinero sucio que fluía bajo la administración del Molt Honorable Jordi Pujol. A pesar de ser una corriente subterránea y por lo tanto invisible, algunos zahoríes la detectaron; pero nadie quiso prestar atención. Les señalaré dos ejemplos: el juez Luis Pascual Estevill y el orondo Macià Alavedra, a la sazón conseller de Economía de la Generalitat de Catalunya. Siéntense, meine Damen und Herren: farem safareig.

Foto: Cataluña yace en el fondo del oasis.

1 Comments:

Blogger Rafael del Barco Carreras said...

11-05-09 JUICIO EN BARCELONA POR EXTORSIÓN Y DENUNCIAS FALSAS.

ACUSADOS RAFAEL JIMÉNEZ DE PARGA, ALFREDO SÁENZ ABAD, Y OTROS.



Rafael del Barco Carreras



Testigo, Luis Pascual Estevill. Una ingenuidad esperar que confesara de nuevo su “modus operandi”, su perversión y amoralidad. Confesó en el sumario y juicio del 2004. Supongo para rebajar la petición fiscal (un regalo 9 años) librar a su hijo (condenado sin entrar en prisión por cobrar en los pasillos del juzgado o retirando 600 millones de una cuenta en Suiza ya embargada) a su mujer, y salvando de paso a algún fiscal y colaborador. ¡Pidió hasta perdón por el daño causado a la Sociedad y víctimas! Y para remate a tanta concesión, a menos de un par de años de prisión, el Tercer Grado recién revocado por el TSJC por la gravedad de los delitos y falta de arrepentimiento.

Ahora no se acordaba ni de actas firmadas con falsedades y cobrando 50 millones, ni de nada. Si había confesado y firmado, fue un error, y rectificaba. Acentuó lo de que actuaba por su SOBERANÍA, y en conciencia repetiría lo actuado. Al igual en el juicio ante el Supremo donde le inhabilitaron y expulsaron de la Carrera Judicial. Entonces a falta de pruebas alegó que actuaba por ÍNTIMA CONVICCIÓN. En el juicio y condena por Delito Fiscal no se sabe alegara “íntima convicción” y “soberanía”, el dinero le llovía de los “amigos y negocios”. Y 25 millones ingresados en su cuenta suiza por el abogado de una de sus tantas víctimas lo fuera para “acusarle”.

Visto y no visto. Un buen capote a su “socio” Rafael Jiménez de Parga, acusado como el abogado Juan Piqué Vidal por sus confesiones además de evidentes pruebas. La expectación triplicaba a los escasos oyentes en las cuatro sesiones anteriores, pero ni el fiscal pudo acentuar la ausencia de un colega en la fatídica reunión del 10-09-94, respondiendo que siempre comunicaba sus resoluciones a la fiscalía y las partes, ni los abogados acusadores y defensores preguntarían ante la negativa por “falta de memoria”. Genio y figura, con la evidencia del paso de los años, era el Pascual que recordaba de “mi defensa”, prepotente y retorcido. Causa en la que por cierto pasé más tiempo en prisión por “encubrir” a Antonio de la Rosa que él por falsificar, prevaricar, extorsionar y chantajear a docenas de víctimas.

El juicio siguió con las declaraciones de dos testigos. Dos empleados del Banesto, un abogado de la asesoría jurídica, Martínez, a favor de los acusados, y otro, Emilio Núñez, despedido según él por este asunto, acusando.

Un testigo que rehizo mi interés, Félix Martínez Zapata, periodista y autor del libro tan recurrido en mis escritos, ESTEVILL Y EL CLAN DE LOS MENTIROSOS. Acusó a Calama, director regional del Banesto, de haberle dicho que el Grupo Olabarría pagaría porque la querella la llevaba el juez Pascual. Se acentúa en el libro lo del Grupo Olabarría, y hace a Modesto González Mestre, presidente del Harry Walker, empleado del Grupo. Por fin se cita en el juicio la procedencia de los créditos, el Banco Garriga Nogués de Javier de la Rosa, año 1984. Leyeron parte de las páginas 353, 354 y 362, aprovechando uno de los defensores para desacreditar al testigo recordando una condena por el “honor”. Y de nuevo el “algo harían” refiriéndose a los denunciantes. Ese “algo harían” justificando las fechorías del juez y abogados, que por lo visto tenían derecho a enriquecerse estrujando a “delincuentes”, y en este caso ni lo eran pues se sobreseyó la denuncia.

En el descanso saludé a Félix Martínez, me recordaba, aprovechando para insistirle que los periodistas me debían haberse inventado mi vida. Ver en www.lagrancorrupcion.blogspot.com

5:00 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home