Mittwoch, Juni 10, 2009

LA ESFINGE.

ESFINGE: 1. f. Monstruo fabuloso, generalmente con cabeza, cuello y pecho humanos y cuerpo y pies de león. Era u. t. c. m.

Es indudable que el PSOE de ZP es una fuente inagotable de buenos oradores: Pepiño, Maleni, Bermejo, Bibiana Aido, López Aguilar y Carmen Chacón, por ejemplo. Creo que nunca antes la vida política española se enriqueció tanto con esas voces profundas y cultas que hacen del lenguaje delicado y perfecto un sacramento con el que comulgar a diario. La integridad, honestidad y concreción que Juan Carlos I, el Sencillo, atribuyó a nuestro siempre admirado José Luis Rodríguez, el Puma, quedan confirmadas al observar a ese grupo de personas que con seguridad son los últimos hombres del Renacimiento: dominan todas las artes y ciencias. Asimismo, meine Damen und Herren, y fiel a la praxis del estadista— el bien general por encima del particular—, ZP entiende que esos pozos de sabiduría deben ser compartidos para que la luz del intelecto de esa miríada de ilustrados alumbre al mayor número de plebeyos. Tan es así que ZP no duda en concederles nuevos cargos y confrontarlos a otros retos. Con todo, estimados parroquianos, esas pérdidas nos provocan un vacío vital que nada puede llenar. Sin ir más lejos, reconozco que el no poder leer a diario el blo hetedoroso y los concetos de ese gran filólogo vocacional que es Pepiño Blanco me causa inquietud; pero no es un desasosiego fundamentado en mis anhelos no cumplidos, sino en la preocupación por el autor del blo, ya que cualquier escritor sabe que lo peor que le puede pasar es no poder escribir. No obstante, meine Damen und Herren, estoy convencido de que ZP intuye nuestra zozobra, y pretende cubrir esos huecos con nuevas lumbreras. La que más me impresionó fue Leire Pajín; tanto por su belleza como por su inteligencia de sopa de sobre. En cada ocasión en la que veo a Frau Pajín no puedo evitar pensar que estoy ante una esfinge, la representación pétrea de una mujer que comparte linaje con Helena de Troya, Semíramis de Babilonia o Cleopatra de Egipto. Sin embargo, queridos lectores, al escuchar sus palabras es difícil no percibir que la esfinge rasca en las sepulturas marginales de la inteligencia y que su entendimiento es similar al hueco de un ascensor: oscuro, grasiento, húmedo e invisible, a pesar de que a diario pasamos varias veces por él. Con la torpeza característica de una iletrada socialista— disculpen el pleonasmo—, Frau Pajín elabora un discurso que a pesar de ser insolente no es lúcido, ya que ella pretende mediante unas palabras «singulares» confeccionar mensajes plurales. Es en la prosodia de la rubicunda verdulera donde mejor apreciamos cuáles fueron las influencias que forjaron su capacidad oratoria: ZP y Pepiño. Del bobo imita las neumas, unas extravagantes perífrasis verbales, la gestión de los silencios y el mecenazgo por la adjetivación inexpresiva, virtud ésta que brinda a la muchacha la ocasión de explicarnos que algo es «absolutamente inaudito». De la misma forma, del rucio adoptó su amor por elaborar extraños rompecabezas con los artículos, el género de los sustantivos y la concordancia entre ambos, aunque es con la utilización de los tiempos compuestos de la conjugación donde Frau Pajín consiguió que el lema de la RAE fuera otro: Recoge, recicla y arroja al vertedero.
De todas formas, meine Damen und Herren, creo que la manceba no tiene éxito, y quizá se deba a que vivimos momentos de idiotez inflacionaria: ZP y su caterva de analfabetos emite más de la que nosotros podemos tragar. Aun así, yo me sumerjo en el éxtasis al observar ese agujero negro de incultura, ordinariez y vulgaridad. El idioma de Frau Pajín es como una manta pesada pero que no abriga, el estímulo que nos obliga a beber la última copa de la madrugada para evadirnos de la soledad del idiota. Creo que Marcel Proust anduvo varios años de su vida «en busca del tiempo perdido»; pero si hubiera conocido a Leire Pajín, le habrían bastado 30 segundos para encontrarlo: la pobre no da para más.
Respecto a la indudable belleza de la esfinge poco puedo añadir, meine Damen und Herrer: un vistazo basta para enamorarse de ella. Con todo, estimados parroquianos, y ya que la apreciación de la hermosura siempre es subjetiva, bosquejaré algunos de los rasgos que me fascinan. El cabezón encajado entre unos hombros estrechos nos indica que estamos ante un nuevo modelo de «mujer cerilla», el inconveniente es que en la testa suena el eco y arde el fósforo. Sin embargo, queridos lectores, esos ojos oscuros engastados bajo un color de pelo similar al que utilizaría una fregona me inquietan; esa crueldad cromática me resulta vulgar, muy vulgar. Con todo, es el porte indumentario de Frau Pajín lo que más me angustia. Sospecho que la garduña se agazapa en las tapias de los camposantos a la espera de un entierro, para después profanar el ataúd y robar la ropa del difunto; sólo así puedo entender determinados modelos. La nariz incrustada entre unos mofletes porcinos y que sirve de altozano a una papada incipiente nos indica que Frau Pajín entablará una contienda con la obesidad (¡qué poco charme, más grasa!), una disputa que concluirá con un físico similar al de Cristina Narbona; sí, ya saben: la sílfide con la que José Borrell…«empujaba» (¡menuda imaginación hay que tener para inventar una pamema semejante!). Ahora bien, meine Damen und Herren, ya que mencioné la palabra «contienda», no puedo dejar de referirme a la que mantienen los dientes de Frau Pajín, cuya saña en el combate y animadversión les obligan a estar alejados los unos de los otros. De cualquier modo, estimados parroquianos, esa característica deviene en ventaja, ya que el día en que la muchacha abandone (¡!) la política podrá trabajar de revisora en un tren: bastará que cierre las mandíbulas para perforar los billetes de las diferentes clases, ¡y todo a un tiempo!: incisivos, primera clase; caninos, segunda clase; molares, el resguardo del equipaje. Al observar esa dentadura, entiendo la conveniencia de apellidarse Pajín: solo de imaginármelo (ustedes ya me entienden) me entran escalofríos; será porque no estoy circuncidado. Sea como sea, queridos lectores, en cada ocasión en la que aparezca la esfinge, yo prestaré atención. No me interesa lo que pueda farfullar esa iletrada, pero después yo también podré legar una frase para la posteridad: Meine Damen und Herren, ¡33 años de idiotez nos contemplan!

Foto: Reunión de la Comisión Ejecutiva del PSOE.

13 Comments:

Blogger El Espantapájaros said...

Hoy has entrado a matar, Van Orton, y se agradece, porque la verdad es que la Esfinge es un compendio de virtudes, pero de las virtudes que adornan a Zapatero, físicas e intelectuales. Bibiana, Pajín y Chacón, tres muñecas peponas, son sus verdaderas hijas. Merecía con creces este artículo.

No hay grandes oradores entre los políticos españoles. Rajoy es correcto y eficaz como parlamentario. López Aguilar habla mucho y muy rápido, con más riqueza y solvencia que otros. Y dicen que Rubalcaba también lo hace bien. Pero la Escuela Zapatera ha hecho estragos: las pausas, el tono grandilocuente y rebuscado, la prosa a caballo entre lo administrativo y lo poético, la inconsistencia general...

Para mí, lo peor de esta mujer es que sólo es un miembro del partido, una esclava del partido, igual que Aído. No tienen más horizonte que servir al partido, lo que las hace sectarias y cortas. Quizá para el control interno del partido sea lo más adecuado, no lo sé, pero no es un tipo de político que me atraiga.

Los dientes de Pajín me parecen peligrosos, y lo de la "nariz-atalaya" es brutal. Fernando Sánchez Dragó llegó a solicitar que practicase en él lo que sugería su apellido, pero supongo que con una bolsa en la cabeza.

11:47 vorm.  
Anonymous Leire Pajote said...

Fräulein, bitte

11:53 vorm.  
Blogger Samuel said...

Pajín tiene sus puntos fuertes, su imagen y gracejo maquillan en algo la vacuidad de su discurso, me atrevería incluso a decir que tiene más luces que un lumbreras como Pepe Blanco. Sin embargo, el cargo todavía le viene demasiado grande y su actuación en esta campaña sólo demuestra el grado de sectarismo al que han llegado las nuevas generaciones progres, que se diría que superan a sí mismas en cada remesa. Les falta la cabezonería del señor Blanco, que quizás no sea tan ingenioso, pero conoce el punto exacto en el que las mentiras parecen ciertas.

De todos modos, ZP y el PSOE no pueden aspirar a otro género de mujeres. Si quieren conquistar al electorado a través de la belleza plástica, han de combinarla siempre con ese idealismo progre, entre ingenuo y mamporrero, que sólo se adquiere en los últimos años de instituto y se conserva durante toda la vida. Pajín tiene los ideales frescos y Zapatero es aún el mismo sujeto que cuando tenía más pelo y vagueaba por la universidad. Si no han logrado entenderse es porque en la izquierda todavía quedan algunos dinosaurios. Probablemente el tiempo hará de mujeres como Pajín el modelo de político progresista.

Saludos.

7:22 nachm.  
Blogger REITER said...

Sí, estoy de acuerdo contigo, es patética. Aún así, maneja una gran dosis de perversión, "mala leche", demagogia y populismo que gusta mucho a los incondicionales, que son muchos. Su mensaje llega a quien tiene que llegar. En esa carrera por ser el nº1 en sectarimso, ella está en cabeza. Pronto saldrá con un pañuelo palestino al cuello y 100.000 votos más a la buchaca de los nuevos votantes. NICHTS NEUES

11:39 vorm.  
Anonymous Anonym said...

En la Ex-paña de Zapatero ocurren cosas como que insultar "al Borbón" o robar 100 kilos de droga de una comisaría salga gratis y gritar desesperado contra unos presuntos representantes de la Justicia, que no hacen nada por detener a los culpables de raptar, violar, torturar y asesinar a unas chicas, sea literalmente crucificado.

"El titular del juzgado de lo Penal número 2 de Valencia ha condenado a Fernando García, padre de una de las tres adolescentes asesinadas en Alcàsser (Valencia) en 1992, a pagar una indemnización de 270.000 euros y una multa de 14.760 euros por "un delito continuado de injurias graves con publicidad" por sus afirmaciones en el programa del 'Juicio de Alcàsser', según consta en la sentencia."

1:54 nachm.  
Blogger Violeta said...

Dieser Kommentar wurde vom Autor entfernt.

2:20 nachm.  
Anonymous Anonym said...

I told you!!! They think the same as me: She deserved it!!!

Her face and her surname are... suspiciously similar!!! LOL

Congrats, great post!!! Can´t wait ´till the next one ;D

2:23 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

Pajín, Bibiana y Chacón: ¡Tres eran tres la hijas de Elena, tres eran tres y ninguna era buena!
Es lógico que no existan buenos oradores, torturador de gorrioncillos: el político debe adaptar su lenguaje al nivel de las personas a las que se dirige. Por otro lado, si el nivel cultural de los políticos es cada vez menor… En fin: ¡se junta el hambre con las ganas de comer! Echo de menos los debates parlamentarios durante vuestra Transición. Yo disfrutaba con Herrero de Miñón, Gallardón (el padre, lógicamente; el hijo es la mejor demostración de que el talento no se hereda), Verstrynge, Fraga…
Me niego a considerar a Pajín y sus mancebas políticos; otra cuestión es que sólo tengan acomodo y modus vivendi en la política. ¡Será el signo de los tiempos!
Yo creo que Dragó chochea: sus artículos, ese tufo de viejo verde que demuestra a la menor ocasión, los numeritos con el gato…Por cierto, ¿supongo que sabes que al gato lo mató la japonesa? No percibió que el felino estaba agazapado en el hueco del montacargas y…bueno, digamos que la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre tiene al minino como modelo para imprimir una serie de sellos: ¡quedó bien franqueado! Saludos.

7:24 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

LEIRE PAJOTE:
Discúlpeme, Fräulein Pajote, tantas “gallardas” a su salud me reblandecieron el cerebro y mermaron mis buenos modales: tenga presente que utilicé las dos manos. Por cierto, soy soltero. En fin, queda dicho.

7:25 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SAMUEL:
En lo de la imagen y el gracejo ignoro qué decirte, Sr. director; o mejor dicho: no deseo que la ironía se convierta en crueldad, ¡soy un amante de los animales! Pepiño es un especialista, mientras que Pajín todavía no encontró ni el puesto ni el tono adecuado. El rucio celta cumplía— creo que volverá a cumplirlo— un solo cometido: apartar la hojarasca al paso del líder para que éste no sienta el sonido apergaminado del bosque otoñal; y lo cierto es que lo hace muy bien. Por el contrario, Pajín no tiene experiencia, no disfruta del respeto — la diferencia sí— de las hordas y demuestra su peripatetismo con una tenacidad que sólo puede despertar nuestra ternura. Una vez más, Sr. director, me dejas helado cuando vinculas la expresión “belleza plástica” con Pajín. Reconozco que desconocía cuál debía ser mi respuesta, hasta que realicé un esfuerzo y me coloqué en el papel de Edmundo Dantés, el conde de Montecristo; entonces, después de imaginarme 15 años metido en una celda de la isla de If junto al abate Faria y sin catar doncella, pude apreciar la belleza plástica, aunque por un momento dudé si no sería…de plástico. ¡El poder de la mente, Samuel, hasta tuve una erección!; en plan Edmundo Dantés, claro está. Si Pajín, Chacón y el resto de verduleras son el modelo de mujer progresista, me temo que el número de operaciones de cambio de sexo entre los travestis disminuirá: más vale un trocito de carne colgando que un trozo de carne en el Gobierno. Saludos, Sr. director.

7:25 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

REITER:
Mi mención al físico de Pajín es una frivolidad, Reiter, ya que lo que más me sorprende, incluso indigna, es la estulticia que la moza demuestra. No obstante, entiendo que un bobo necesita a alguien aún más bobo a su lado; sólo así puedo aceptar que ZP considere que Carmen Chacón es la candidata idónea para sucederle. Ahora bien, Reiter, recordemos el escalafón del PSOE: ZP, Pepiño, Pajín. ¡Apaga y vámonos! Dentro de su simpleza, es más hábil Pepiño. Pajín lo intenta pero no llega, aunque puede deberse a que a pesar de tener los modelos carece de los resortes para imitarlos: es muy limitada a la hora de expresarse. Es cierto que en el PSOE existen muchos incondicionales — es lo que otros denominan “sectarios”—, pero los inteligentes, que también debe haberlos, no pueden cerrar los ojos y los oídos ante esa idiocia contumaz. Confío en que algún día sí haya alguna novedad. Saludos y bienvenido a Josephsplatz.

7:25 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMO 1:54:
Las sentencias de los jueces españoles son como las palomitas de maíz, anónimo: unas se abren y están buenas y crujientes mientras que otras quedan cerradas, se queman y amargan al resto; incluso pueden romper los dientes si te descuidas.
El caso que usted menciona fue un tema triste a la vez que cutre, ya que muchos hicieron buenos negocios y se procuraron unas ganancias atractivas (algo parecido ocurre en la actualidad con el 11-M). No me refiero sólo a una periodista rubia y con voz de “soprano”—lo siento, olvidé el nombre— que montó en un teatro una especie de funeral corpore insepulto el día que se encontraron los cadáveres. Supongo que no colocó en el escenario los féretros— abiertos lógicamente— y los cuerpos de las tres infelices porque no se lo permitieron: de lo contrario creo que lo hubiera hecho. Entiendo la desesperación de un padre en una situación similar, pero lo que no puede hacerse sin tener pruebas es acusar, ya que se convierte en calumnias y difamación. Por otro lado, anónimo, el interés mercaderil de la persona que usted menciona no favoreció su tenacidad. En esa época, cada una de sus apariciones tenía un caché de 250.000 Ptas (el rble. del Missisipi tenía fama de generoso, al menos en determinadas cuestiones, en otras era un tacaño). Se montó tal tinglado alrededor del asunto que el único vuelo de regreso que existía en esa época entre Valencia y Madrid esperaba la llegada del “pasajero” con el fin de que llegase a tiempo a su aparición estelar en el río; pero no en el Missisipi, sino en el revuelto. Asimismo, no creo que fuera conveniente representar ante las cámaras un enfrentamiento con el hermano de uno de los acusados y antes y después del programa compartir refrigerio o gin-tónic con el mismo impresentable. Reconozco que estas cuestiones no quitan razón en sus reclamaciones, pero actitudes tan…cómo decirlo…poco consecuentes o serias tampoco la otorgan; es más: erosionan la imagen de alguien, y por extensión su mensaje. Todo ese río de dinero que fluía por sus manos provocó que una serie de desaprensivos y aprovechados introdujeran el cazo en el cauce; ya sabe: a río revuelto…Sea como sea, anónimo, le sugiero que espere, porque no debe faltar mucho para que el único encarcelado salga de prisión. Estoy seguro de que podrá ver un nuevo desfile por las reinas de la telebasura. Fue un asunto muy triste. Saludos.

7:26 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ANÓNIMA 2:23:

Pajín and ZP, they are hand and glove together! I don’t like Pajín’s face, nor her clothes nor her manner of speaking, she seems to be a silly doll! However, if ZP believes that she is the right person we can only laugh and have fun. Pajín is another product of Bobo’s company. Therefore the merit of my writing is not mine but ZP’s, a man who builds up a business from nothing. Pajín is neither good nor bad, just ordinary.
Thanks, I’m glad you like it.

7:27 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home