Donnerstag, August 30, 2007

SUPERLATIVO


SUPERLATIVO: 1. adj. Muy grande y excelente en su línea.


En el Berlín de los años 20 y en la España de los 40, se produjo una extraña deformación del lenguaje que se denomina «superlativo comercial». Con la intención de ahorrarles farragosas explicaciones, les pondré tres ejemplos: Palacio de la lencería; esculpido a navaja al servicio del arte capilar; pastelería del mundo. Era indiferente que el pretendido palacio sólo exhibiera en su escaparate dos bragas raídas y tres sujetadores viejos, o que el escultor capilar fuera manco, tuerto, mutilado de guerra y ejerciera en una barbería de barrio; y, peor aún, que la confitería elaborase las viandas con serrín en lugar de harina y polvo de mármol por azúcar. En todos los casos sólo anidaba una intención: la exageración; que también podríamos denominar amor por lo colosal, o intención de ocultar lo mísero. En definitiva: vender la tara por perfección.
ZP, el Deprimidillo, hubiera sido un buen comerciante berlinés de la época. Si algo tiene de superlativo, al margen de la estolidez, es la capacidad para crear términos pomposos cuyo fin es traslapar las carencias. No se preocupen, meine Damen und Herren, no transcribiré ninguno. Además, una de sus últimas declaraciones me despertó una pueril ternura: «se duerme fenomenal». Después de leerlo, el desconcierto me visitó, pero no por la sinceridad sino por la sorpresa, ya que yo no tenía constancia de que ZP, el Melindro, estuviera despierto en alguna ocasión.
Sea como sea, la costumbre del superlativo comercial ha regresado a España. El último ejemplo lo tenemos en Rosa Díez y en ese sujeto de extraño frontis y más extraña filosofía, que atiende por el nombre de Fernando Savater. Ambos, que son profesionales del sufrimiento (recuerden el término porque será el título de un próximo escrito), han decidido impulsar un engendro político defectuoso. Tan es así, que han acudido al superlativo comercial para vestir con la toga de la dignidad lo que es una traca valenciana: estruendo y humo. De igual manera y fieles al superlativismo, prometen mucho, aunque harán lo de siempre: venderse al mejor postor.
Mientras escribo estas líneas, estoy convencido de que ZP, el Somnoliento, se ríe a mandíbula batiente de las predicciones que los agoreros miopes del PP han lanzado sobre la nueva formación política— sí, supongo que puede denominarse así—, ya que lo único que esconde el nuevo trile es el afán de mantener los votos que el PSOE podría perder en las próximas elecciones generales. Antes de la tramoya, las palabras de Rosa Díez me parecieron coherentes y llenas de sentido, pero ahora, al vislumbrar el nuevo derrotero, he comprendido que estamos ante lo mismo de siempre: seguir agarrado a la ubre. Es triste pero cierto, estimados lectores. No obstante, debemos ser comprensivos: las elecciones se acercan y el riesgo de quedar fuera del reparto amenaza.
Si Frau Díez y el adonis vasco pretenden luchar contra las ideas de ZP, el Sopores, ya existe un partido que lo hace; entonces…¿por qué no apoyar esos postulados? ¡Ah, meine Damen und Herren!, los socialistas españoles y su patriotismo de todo a cien. Aunque ustedes no se lo crean, la pamema perjudica más al PP que al PSOE: tiempo al tiempo.

En el escrito que les he prometido — Profesionales del sufrimiento—, entraremos al detalle. De momento, dejemos que Díez y Savater apliquen el superlativo comercial: «Zapatero no es de fiar»; «los ciudadanos son lo primero»; «al servicio de los ciudadanos»; «banderín del nuevo partido»; etc. Aunque ustedes no lo crean, ellos siempre encontrarán un comprador: ¿será que el superlativo comercial funciona?

APOSTILLA: Violeta, la fiscal que desbancará a Conde Pumpido e impulsora del blog Diario de una opositora ha tenido a bien conceder otro Thinking Blogger Award a este modesto feuilleton. Nicholas Van Orton, el lego eterno, agradece el detalle y recoge el premio con una sonrisa de satisfacción. Si ustedes me lo permiten, meine Damen und Herren, prescindiré de la transmisión del galardón, ya que las bitácoras que suelo leer ya han sido premiadas y no quiero parecerme a ZP, que todo lo repite varias veces. Por ése motivo, me permito premiar a los lectores de Josephsplatz, Das berliner Feuilleton, porque son ellos los que en muchas ocasiones, con sus comentarios, me hacen reflexionar.


Foto: Y Dios creó al hombre a su imagen y semejanza. ( Génesis 1:26) ¿Seguro?

10 Comments:

Anonymous KENWAY said...

Mi primera impresión al oir lo de Rosa Díez fue de alegría. Luego vas pensando, lees artículos como el tuyo, o las declaraciones de Gotzone Mora (en la misma dirección), y mi optimismo empieza a oscurecerse. Aún así, siempre me queda una esperanza: "España es diferente", y nunca nos comportamos como se espera o como parecería que deberíamos hacerlo (nosotros sí somos "profesionales del sufrimiento"). Por tanto espero que sea el PSOE quien más se resienta de la aparición de este partido, no en vano son los que más están cacareando.

3:00 nachm.  
Blogger Samuel said...

A mí me parece que lo prioritario y urgente es que se vaya Zapatero. Antes Savater que Zapatero, hombre.

No me parece astuto que Rosa Díez se resista a apoyar al PP, ni mucho menos soy capaz de tragar la filosofía ni la política del señor Fernando Savater, pero de una persona que realiza el sacrificio de abandonar la secta del PSOE no creo que ponga luego impedimentos para conservar el Estado constitucional, que es lo prioritario.

Tal como está la ley electoral, la división del voto no es conveniente. El PP podría perder. Y el nuevo partido podría arañar unos votos del PSOE -que iban a ir a parar al PP- y que a ellos no les servirán de mucho. En cualquier caso, si consiguen suficientes escaños, puede que antes de ver a Zapatero otra vez en La Moncloa intentaran pactar con el PP, no sin antes que Savater se tape la nariz.

Esperemos que a Rosa Díez y Fernando Savater les importe más España que sus divergencias con la derecha. Con todo, creo que aún es pronto para hacer pronósticos. Ya veremos lo que pasa.

Un saludo,

Samuel.

P.D.: enhorabuena por sus premios, y por su acertadísima elección. Qué pillo es usted.

7:04 nachm.  
Blogger El Cerrajero said...

La gente sigue sin darse cuenta de que sólo queda 'un tiro a canasta', ya en tiempo de descuento y que como éste se falle...

8:54 nachm.  
Blogger Persio said...

Ciutadans sirvió de acicate al PP: fuera Piqué y a por un discurso nítido, que si no perdemos clientes, digo, votantes.

A escala nacional, la competencia de otros partidos puede servirle para lo mismo. Así que menos devaneos con "nacionalistas moderados" a lo CiU.

Saludos

12:22 nachm.  
Blogger El Espantapájaros said...

Antes de nada, me gustaría felicitarte por los premios y por el regreso, que ya es mucho, y veo que con novedades y el mismo verbo afilado de siempre. No pude hacerlo en su momento, ya que estaba fuera de Madrid y mi acceso a Internet fue testimonial, y ya entonces me sorprendió tu esperada vuelta. Es una buena manera de empezar el curso, si bien yo no tengo clases hasta octubre. Como de costumbre, me reí hasta hartarme de tu seleccionado para el "Thinking Blogger Award".

Pasando al tema del artículo, confieso que hubiera preferido que Rosa Díez se quedara en el PSOE, encabezando un sector crítico o de dificultosa regeneración interna; lo prefería a que formara este nuevo partido que no se sabe muy bien a qué va a responder y cómo se va a desenvolver. Leyendo hoy el periódico, un comentarista político decía que, de ser Rajoy el Sarkozy español que afirma ser, se habría logrado atraer a Rosa Díez (un estupendo banderín de enganche, desde luego) en el momento de trance que está atravesando España, en el cual todos deben hacer valer su patriotismo.

Como a mí me gusta el bipartidismo (pero un bipartidismo limpio de paja y polvo, con partidos responsables), la idea de un tercer partido (que no sería tal, pues IU ya es el tercer partido, por más esterilizada que esté) se me hace extraña y algo indeseable. Díez es una buena política, me parece, que sabe transmitir ideas, que defiende España y ataca al terrorismo sin medias tintas, pero puede que su dirección actual acabe siendo la equivocada...

En todo caso, con que arrebaten unos cuantos votos al PSOE, pocos al PP y otros más al abstencionismo, la noticia no será del todo mala.

Un saludo

4:15 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

KENWAY:

Desconozco las opiniones de Gotzone Mora y por lo tanto no puedo opinar. El socialista jamás votará al PP, pase lo que pase. El PSOE está preocupado porque los votos que está perdiendo son los que no hubiera obtenido en unas elecciones celebradas en un ambiente normal; es decir: sin trenes reventados, acoso al adversario y todo tipo de marrullerías. Así y todo, esos miles de votos que no volverán a votar a ZP se repartirán: abstención, algo al PP pero muy poco, y para otros partidos de la izquierda. Si te percatas, el PSOE percibirá unos votos…cómo llamarlo…¡de recuelo!, sí, eso es; pero votos en definitiva. En cuanto al cacareo forma parte de la tramoya, ya que si Pepiño y Cía no dijeran nada, sería evidente que algo no les preocupa, y no olvides que la esencia de un manipulador es que el manipulado no sea consciente de su condición.

4:23 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SAMUEL:

Estamos de acuerdo: eso es lo prioritario. Pero algo así debería lograrse desde las filas socialistas. El PP no puede hacerlo por sí solo, ya que los partidos minoritarios que apoyan a ZP no quieren perder la bicoca que el bobo les ha concedido y tragarán con todo. ¿Alguien pensó alguna vez que Llamazares pintaría algo que no fuera las paredes de su despacho? Sin embargo, ahí está: en la cuadrilla. Lo que los dos pájaros quieren es lo de siempre: poder. Savater y Díez tuvieron mucho tiempo para decidirse; sin embargo…¿por qué ahora? La experiencia del PP en las últimas elecciones autonómicas debería haberle enseñado que un puñado de votos, en ocasiones, es la diferencia entre el éxito y el fracaso. No soy capaz de imaginar que Díez y Savater apoyen al PP.
Si ZP es un tan pernicioso como dicen Díez y Savater, la opción segura para derrotarle es el PP, no un nuevo partido minoritario que nada aportará. Gracias por la enhorabuena; y sí, tiene razón: soy pillo; pero sin maldad, como un niño.

4:23 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

CERRAJERO:

Yo creo que la gente no percibe que está viendo un partido de baloncesto; vamos, me sorprendería. Muchos piensan que se trata de una partida de bolos.

4:24 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

PERSIO:

Bienvenido a Josephsplatz. Ahí tienes la prueba de que el PP sabe que ése tipo de operaciones le perjudicarán más que a cualquier otro. El problema del PP con los nacionalistas moderados es que los necesita para derrotar al PSOE; al menos en las actuales condiciones. Sin embargo, creo que la actual situación en Cataluña favorece más al PP que a CIU. Rajoy, por poco hábil que sea, no deberá «hablar catalán en la intimidad», ya que es Artur Mas el que se está planteando si deberá hablar castellano en la intimidad. Sin el PP, Mas quedará como el que pudo haber sido y no fue. La cúpula de CIU ( que conviene no olvidar es una coalición) no soportará otra derrota del niño bonito de Pujol, y estarán dispuestos a forzar la maquinaria para alzarse con el poder en Cataluña. Si el PP revisa su postura respecto al recurso ante el Tribunal Constitucional y deja que Mas lo venda como un logro personal, el acuerdo será sencillo y Rajoy llegará a la Moncloa, al tiempo que Montilla regresaría al cubículo de paleto que nunca debió abandonar. Pero esos planteamientos deben realizarse con fuerzas políticas con fortaleza, no con experimentos de chicha y nabo, tipo Ciutadans.

4:24 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

ESPANTAPÁJAROS:

Gracias por la felicitación, látigo de gorriones famélicos. Decidí adelantar el regreso ya que estaba algo cansado y un poco inquieto.
Lo que para ti es un deseo — Díez en el PSOE acaudillando la renovación— para mí es la lógica. Sin embargo, ahí tienes la demostración de que por encima de los intereses de España o del sistema político, los socialistas (disidentes o no) siempre anteponen los del partido. Si Díez hubiera actuado de esa manera, a ZP le quedarían dos cortes de pelo y el PSOE no ganaría las próximas elecciones. El desplante de Díez está meditado para provocar los daños mínimos al partido. Ya sabes, querido amigo, que mi opinión de la sociedad vasca ( ciudadanos y políticos) no es buena. Todos ellos han jugado con mucha hipocresía con un tema que debería haberse abordado de otra manera. Díaz y otros como ella es cierto que atacaron el terrorismo, pero…¿desde cuándo? Que yo recuerde, mientras policías, guardias civiles y sus familiares eran enterrados casi en la clandestinidad, con féretros que eran sacados por puertas traseras para no molestar a los bienpensantes vascos, nadie decía nada. Sin embargo, cuando ETA amplió sus objetivos ( políticos y periodistas), entendieron a quién tenían delante y corrieron a buscar la salvaguarda del grupo de amenazados. En cuanto al bipartidismo, estamos de acuerdo. No obstante, un sistema semejante es imposible en España.

4:25 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home