Sonntag, August 13, 2006

LA GRAN MENTIRA / 2


COBARDE.- 1. adj. Pusilánime, sin valor ni espíritu.U.t.c.s.
Europa y sus políticos nunca aprenden de sus errores. Ahora volvemos a un nuevo apaciguamiento, una versión renovada del Caballo de Troya, mientras los líderes europeos se empecinan en no aceptar la evidencia. Ello es posible por el actual conflicto moral de Occidente, que se sustenta sobre el siguiente triángulo: "lo políticamente correcto", un falso multiculturalismo y un equívocado sentimiento de culpabilidad. Si retomamos la historia, observaremos que el Pacto de München con Hitler fue, precisamente, lo que hizo deducir al nazismo que podría expandirse en Europa sin problemas, al entender, y con buen criterio, que las sociedades democráticas europeas se habían debilitado. En los tiempos actuales, el Viejo Continente ha entrado en una fase peligrosa, muy peligrosa, de debilidad, y eso es lo que fomenta la agresión. Un claro ejemplo lo vivimos con la inducida y artificial "crisis de las viñetas de Mahoma". En lugar de defender uno de nuestros valores fundamentales, la libertad de expresión y el derecho a ejercerla, todos se aprestaron a claudicar, cubrirse de cenizas las cabeza, desgarrar las vestimentas y pedir disculpas. Alcanzando de pleno el ridículo más espantoso, algunos políticos hicieron mutis por el foro y otros justificaron el incendio de embajadas, los saqueos, los asesinatos y las agresiones a cristianos. En román paladino, unos agachan la testa y otros se imponen. Todavía recuerdo las fotografías de las manifestaciones en Londres y otras ciudades, en las cuales ser vertían, con la arrogancia del que se sabe invulnerable, todo tipo de amenazas contra Occidente: ¿sería posible una reacción similar en un país musulmán por parte de un grupo de católicos ofendidos?
En esta silenciosa guerra que estamos librando - sea asimétrica o de 4ª generación -, los europeos vamos por debajo en el marcador. Difícilmente podremos remontar el partido mientras caigamos en el viejo truco de las dictaduras, y que ahora quieren aplicar esos nuevos fascistas musulmanes: acallar cualquier crítica, calificar con rapidez al disidente - racista, islamófobo- y luego castigarle. La nueva táctica persigue que los seguidores de Mahoma gocen de inmunidad ante sus actos. Por el contrario, el judaísmo y el cristianismo sí pueden ser criticados y vejados hasta la saciedad. ¿Qué debe ocurrir para que los inanes políticos europeos y los ingenuos ciudadanos entiendan la amenaza que se cierne sobre nuestras cabezas? Ahora ya no nos enfrentamos a descerebrados o locos, si no a asesinos con buena planificación, y que han logrado formar otro triángulo para justificar sus asesinatos: ideología, religión y convencimiento ciego en una extraña causa; esa tríada es la filosofía del fascismo islámico.
No obstante, los musulmanes buscarán responsables para alimentar su criminal ontología, y pretenderán desviar nuestras atenciones a temas sobre los que saben que la progresía europea es proclive: Bush, Blair y Oriente Medio. No nos dejemos engañar, los únicos responsables son los terroristas y todos aquéllos que les apoyan e intentan justificarles.
INANE.- 1.adj. Vano, fútil, inútil.

2 Comments:

Anonymous Juan said...

Estoy de acuerdo contigo, Van Orton. Pero no creo que esto tenga ya solución. ¿Habrá tercera parte?

8:08 nachm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

JUAN:
Tengamos confianza. La tercera parte es la última.

10:32 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home