Samstag, August 12, 2006

LA GRAN MENTIRA / 1


SUMISIÓN.-1.f. -Sometimiento de alguien a otra u otras personas.


Me resulta difícil de aceptar la ceguera de Europa - políticos y cuidadanos- sobre el peligro que supone para nuestra sociedad el Islam. No quiero pensar que vivo en un continente de idiotas, y prefiero creer que nuestro error se basa en dos condicionantes: cobardía e ignorancia. A pesar de ello, y si es necesario buscar un culpable, siempre le otorgaré dicha condición a los políticos europeos.
En esta ocasión, el sanguinario atentado pudo evitarse; pero habrá otros, no lo duden. Ahora, y a lo largo de los próximos días, asistiremos al recital de bobadas habitual: multiculturalismo, asimilación y tolerancia. Es evidente, en mi modesto punto de vista, que los modelos de integración de los musulmanes no han funcionado, y ello ha sido así por algo tan sencillo como que ellos no quieren integrarse. A mí, si quieren que les sea sincero, me da exactamente igual el grado de integración, ya que no creo en él y lo considero una falacia que se repite hasta la saciedad.
Los franceses fundamentaron su acogida de musulmanes bajo la doctrina de la asimilación; es decir, se respetan sus creencias pero se les pide - cuando tendría que ser una exigencia - asumir los valores de la sociedad receptora. Por el contrario, los británicos apostaron por algo más british : el multiculturalismo; entendido como una libertad absoluta para mantener sus costumbres; pero siempre que éstas no sobrepasasen los límites legales. Los sucesos de los barrios periféricos de París, los atentados del 7 de julio en Londres y la actitud prepotente de la comunidad musulmana en ambos países han dinamitado ambas teorías. Anthony Blair, o mejor dicho, los británicos, están pagando su condescendencia con personajes como Omar Bakri Muhamad y la organización Al Muhajiroum. Blair, en un craso error, consideró que el pacto establecido con Muhamad - "proclama la guerra santa desde la mezquita de Londres, pero no cometas terrorismo en Gran Bretaña" - sería un salvoconducto para las islas. Pero esa no fue la principal equivocación de Blair, no; hubo otra peor, que puede extrapolarse al conjunto de países occidentales: ser tolerantes con los intolerantes. Y es que, guste o no, el Islam y los musulmanes son intransigentes y fanáticos. Ellos no piden respeto por sus credos y tradiciones, sino que nos piden sumisión; y algo así no puede ser aceptado en una sociedad, máxime, cuando algunos de sus "valiosos" hábitos son contrarios a nuestro ordenamiento social, político y cultural. Los hábiles líderes musulmanes europeos nos demandan, con su magra y habitual modestia, que no asociemos su religión al terrorismo. Sin embargo, los hechos apuntan en otra dirección. No somos los occidentales los que damos mala imagen al Islam, son ellos mismos con sus propios actos y maneras los que lo hacen. A modo de disculpa, nos explicarán que "esos pobres muchachos" son víctimas del debate interno que sufren al nadar entre las peligrosas aguas de la modernidad occidental y sus "valores tradicionales". Agradecería que alguien me explicase en qué consisten esos "valores": ¿mutilaciones de castigo?, ¿muerte por lapidación para las adulteras?, ¿ahorcamientos por ser homosexual?, ¿discriminación para las mujeres?, ¿falta de libertad?, ¿orfandad de tolerancia?, ¿costumbres retrógradas y hasta prehistóricas?, ¿justificar el asesinato de inocentes por ser infieles? Curiosos valores, muy curiosos.
RETRÓGRADO.- 2.adj.despect.Partidario de instituciones políticas o sociales propias de tiempos pasados.U.t.c.s.

1 Comments:

Anonymous Anonym said...

de momento vas bien cuelga la segunda parte

9:16 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home