Mittwoch, Januar 25, 2012

CRÓNICAS DEL MERCADO (2).


RANDA: 1.m. coloq. Ratero, granuja.

Yo soy un hombre de mercado, meine Damen und Herren, no concibo una jornada sin el paseo matutino en el que me dedico a comprar, regatear, observar o fisgonear entre las paradas que muestran su mercancía: tomates sicilianos, aceitunas griegas, embutidos húngaros o españoles, panes, vinagres que hunden en la miseria a los vinos peleones…Sin embargo, estimados parroquianos, nunca olvido que en todo mercado hay un randa, un tipo que truca la báscula o varía el precio en función de la hora de cierre y que glosa las «virtudes» de una mercancía averiada que conoció días de mayor gloria. Sea como sea, queridos lectores, disfruto del paseo, de ese comienzo en el que la discusión sobre el precio de un alimento se convierte por un instante en el eje de mi vida. Ahora bien, si el escrito de hoy versa sobre mercados y randas, no puedo dejar de referirme a nuestro siempre admirado José Luis Rodríguez, el Puma, y Elena Salgado, la Avellanada,  un par de mamarrachos que acudía a las reuniones de la UE con la misma actitud con la que…cómo expresarlo…un sarasa maduro busca «tema» en los urinarios públicos— ustedes ya me entienden— para después explicar no sé qué zarandajas sobres los logros conseguidos. Ambos demostraban una mente tan estrecha que si yo fuera ginecólogo pensaría al verles que estoy en mi…«lugar de trabajo». Por el contrario, meine Damen und Herren, De Guindos miente y traga con brillantez; ya les advertí que era el mesetario impuesto por el BCE: nadie mejor que un tipo que trabajó en un banco en quiebra para quebrar a otros. ¡Qué poético! Ignoro qué pensarán ustedes, estimados parroquianos, pero tengo la impresión de que en el lugar donde confluyen la UE y la crisis es el útero del que nacen los randas que nos gobiernan. Por lo pronto, nadie comenta mucho sobre el Fondo Europeo de Estabilidad, un sótano que deberá llenarse con la aportación de los estados miembros: ¿Está España en condiciones de aportar algo, meine Damen und Herren? Aunque no lo esté deberá hacerlo, y esos cuartos saldrán de sus bolsillos, estimados parroquianos, porque una de las ambiciones alemanas es que sean los ciudadanos los que sostengan mediante impuestos la UE en lugar de ser las naciones. ¿Por qué creen ustedes que Gran Bretaña se descolgó? Permítanme una cuestión: ¿Cómo es posible que Alemania y Gran Bretaña paguen el mismo interés por el bono a largo plazo cuando la balanza comercial alemana tiene superávit y la británica un déficit de casi 9.300 millones mensuales? ¿Cuál es el monto de la deuda británica exterior respecto al PIB? Ahora entiendo el porqué a Rodríguez le atemorizaban los mercados: están tan llenos de randas como lo fue él. Sea como sea, meine Damen und Herren, De Guindos acata las órdenes e intenta alargar el período en el que España deberá reducir su deuda y añadir otras eventualidades con las que un país puede saltarse a la torera las directrices de la UE. Ustedes ya saben que soy un pobre idiota, cada escrito en Josephsplatz es la demostración, pero algo debe ocurrir cuando la fuga de capitales en España ronda los 9.000 millones mensuales; no cuento los de Urdangaringuinguin porque esos ya están a buen recaudo, supongo que en las cuentas del suegro: la familia que trinca unida permanece unida.
Al margen de estas cuestiones tan peliagudas, queridos lectores, lo que me agrada de los mercados es que encuentras mercancías de lugares recónditos: setas de Peñaranda de Bracamonte, manzanas de donde Cristo perdió el sombrero o boniatos del huerto de María Castaños, la que perdió la virginidad a los quince años. Quizá por ello no debemos sorprendernos de encontrar como abacero en el mercado a Barack Obama, el primer presidente judío de EE.UU. y a su vez gran muftí de Washington. El mulato impulsa un embargo petrolífero contra Irán que no es más que una maniobra para beneficiar a China— el país que sustenta el dólar, no respetará el embargo y obtendrá precios beneficiosos— y en la que la UE ostenta el lugar de mamporrero del descolorido. Tal y como alguien señaló en los comentarios al escrito anterior, alguien intenta tangar a los PIGS. De todos modos, queridos lectores, no se preocupen: sus políticos les expolian desde más de tres décadas y aún no les han arruinado.
Los mercados son complicados, meine Damen und Herren, por eso yo escojo los tomates sicilianos uno a uno, y aun así, una mácula siempre me vigila mientras le hinco el diente. ¡Me cago en sus muertos más frescos!
 
Foto: El local más antiguo del Naschmarkt y en el que a diario bebo una cerveza. NvO (2011)       

3 Comments:

Anonymous Sigo por las ramas said...

A los 'paganos' de esta fiesta nos han quitado hasta el alivio de la vaselina.

Pandadechorizoshijosdeputa.

9:29 vorm.  
Blogger Nicholas Van Orton said...

SIGO POR LAS RAMAS:

Me temo que es así, nieto de King-Kong. Aunque a lo mejor se muestran generosos y mientras os enculan os cascan una "gallarda". Jajajaja. Saludos.

9:00 nachm.  
Anonymous Sigo por las ramas said...

O también pueden tener la ocurrencia de pintar unos pezones en el culo antes de frotar la salchicha.

12:57 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home