Sonntag, November 20, 2011

LA FOTONOVELA.



FOTONOVELA: 1.f. Relato, normalmente de carácter amoroso, formado por una sucesión de fotografías de los personajes, acompañadas de trozos de diálogo que permiten seguir el argumento.



La fotonovela terminó, meine Damen und Herren, ¡qué lástima! No se ofendan, estimados parroquianos, no; tengan presente que para un ocioso porfiado como yo nada mejor que encontrar nuevos acicates en la vida; o mejor dicho: distracciones. Reconozco que nuestro siempre admirado José Luis Rodríguez, el Puma, ha sido uno de mis mejores pasatiempos. Sí, sí, queridos lectores, quedé fascinado por ese intelecto ramplón y de escopeta de feria, por esa carencia a caminar ebrio por el borde del abismo— es lo que otros denominan «ignorancia»— y por el binomio que empleó para ejercer la política: con prisas y con muchas prisas. Supongo que ahora nadie podrá negar que la elección de Rodríguez fue un error, incluso su misma existencia, ya que de un hombre veleta no podemos esperar nada excepto el ridículo: sin principios; con la mentira como libro de estilo y la ignorancia como evangelio; dispuesto a decir «sí» a la última persona con quien habla; carente de valentía o ánimo; un hombrecillo cuya cara y sonrisa parecía que nunca estaban en el mismo sitio; un oportunista zafio hasta la nausea; una lengua que sale disparada de la boca al observar los glúteos de Sarkozy, Merkel u Obama (el primer presidente judío de EE.UU. y a su vez gran muftí de Washington); un rictus de…«alguien se ha tirado un pedo» cuando se entrevistaba con los líderes mundiales; el monarca de la vergüenza ajena. La fotonovela terminó, meine Damen und Herren, ¡qué lástima! Sin embargo, queridos lectores, el precio para ustedes es caro, muy caro: paro, empobrecimiento, ignorados en la escena internacional cuando no diana de befas, endeudados hasta el tuétano, corrupción, desánimo, protagonistas de un presente de mierda y de un futuro inexistente, una sociedad desarbolada…Y todo ello porque los paletos aún disfrutan con las fotonovelas, ya saben: viñetas fotográficas en las que un guionista inserta un bocadillo con el diálogo: un abuelo fusilado (seguramente por idiota); un escuerzo por cónyuge que canta casi en cueros (en las grandes óperas aún la esperamos); dos hijas tan obesas y grotescas como malcaradas; las cursiladas empalagosas de un palurdo mesetario cuya prosodia e ideas eran un desafío al páncreas más recio; una ignorancia en carne viva que su legión de palmeros era incapaz de ocultar; un mamarracho sólo apto para ejercer de criado o cipayo de otras naciones; una orfandad intelectual que ni siquiera nos permite saber cuáles son sus gustos culturales. Sea como sea, queridos lectores, echaré de menos esa fotonovela porque cualquier idiota deja un hueco en la humanidad; sobre todo nuestro admirado Rodríguez, cuya imbecilidad asemejaba un colmado en el que todo se despacha: política exterior, economía, leyes, demagogia, estadísticas, ministros anormales y subnormales, corruptelas…El problema, estimados parroquianos, es que se trataba de un colmado de «todo a cien»: a cien por hora, cuesta abajo, de cráneo y sin frenos. Aun así, queridos lectores, puede ser que nosotros no comprendiésemos que las palabras y pensamientos que caben en la cabeza de Rodríguez están muy por encima de las nuestras: rozan el excelso delirio del mediocre. No me consideren un ingenuo, meine Damen und Herren, porque sé que sustentar—banca, nacionalistas, rey, medios y oportunistas— a un cretino en el poder, si no persigue un objetivo, es un lujo absurdo y baladí. Me gustaría pensar que la mentalidad española sobre los políticos cambiará, pero después de ver otra vez a Felipe González, Alfonso Guerra, Pérez y su esposa y la dentadura equina de Carmen Chacón (no menciono a su marido porque me asaltan las arcadas al imaginármelos en plena coyunda), me temo que todo seguirá igual. Sea como sea, no olvidemos que el mejor tributo que podemos ofrendar a la memoria de José Luis Rodríguez, el Puma, un cretino de muchos quilates, es la duda constante. Meine Damen und Herren, ¿la fotonovela terminó? ¡Qué lástima!


Foto: Él, para mí, siempre será la estrella: ¡Vuela, vuela! 


     


3 Comments:

Anonymous helio said...

Magnífica su vuelta Orton, ya se le esperaba. y está es forma. Saludos a K. y a la pequeña.
Bueno, le propongo un temilla que nos puede sacar del aburrimiento estos meses que se avecinan, porque tocarse los huevos como única ocupación me parece, en su caso, un desperdicio: Andalucía, último bastión del "socialismo" patrio, la madre de todas las corrupciones, de todos los vicios del "poder" español, de muchos negocios "reales". Andalucía, la de las cárceles vacías y los bares llenos; la gran mentira, que está cayendo por su peso como la URSS, y que una alta exposición a la luz del sol en los meses venideros cocerá en su propia salsa. El potage va a ser indigesto, algunos ya tienen cara de portar la disentería.

Nada mejor que sus crónicas para alegrar este via crucis que las huestes defensoras de los descamisáos nos van a ofrecer.

Acepte. Saludos.

10:30 vorm.  
Anonymous Sigo por las ramas said...

Hasta que no vea constituído al próximo gobierno, no me creeré nada. La izmierda aún puede dar un golpe de efecto final y dejar a Rajao con la mueca congelada para siempre.

Personalmente no me conformo con menos que ZPeste en la cárcel.

9:52 vorm.  
Anonymous Sigo por las ramas said...

ZParo se va a vivir al chalet de Torrente.

10:01 vorm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home