Mittwoch, Januar 18, 2012

CRÓNICAS DEL MERCADO (1).

MERCADO: 4. m. Conjunto de actividades realizadas libremente por los agentes económicos sin intervención del poder público.
En vista de que nuestro admirado José Luis Rodríguez, el Puma, luchó contra «los mercados», yo no quise ser menos, meine Damen und Herren. Sí, sí, no se sorprendan, estimados parroquianos, porque si Pepiño Blanco, el Deprimidillo, y Urdangaringuinguin, el Enfermizo, lograron los laureles, por qué no los conseguiría yo. Me despedí de K. y H. con la mirada esmaltada por la emoción y el verbo trémulo del que ignora su destino o lo asume. Sin embargo, queridos lectores, yo estaba impaciente, deseaba comprobar  mi fuste ante lo que sabía era un combate a muerte y ante un enemigo despiadado: ¡los mercados! Por aquello del comentario, le pedí a un amigo que me acompañara; quizá él sería quien recogiera mis últimas palabras en el campo de batalla antes de cerrar mis ojos y después glosara mi arrojo durante la contienda. Caminamos taciturnos, tan sólo el sonido de nuestros pasos quebraba el silencio. Nos detuvimos en la esquina de la Kettenbrückengasse, yo sabía que con asomar la cabeza divisaría al contrincante, que permanecía agazapado, a la espera de cazarnos en un descuido. Al estrechar las manos en un postrer saludo, sentí el sudor pegajoso y gélido del miedo en las palmas de mi amigo. Tragué saliva y le tranquilicé al recordar la manera con la que Rodríguez afrontaba la Economía: hacer caso al primero que llega y al último que se va. Él sonrió agradecido y posó la mano sobre mi hombro; sería yo el que iría en descubierta. Les seré sincero, meine Damen und Herren: un miedo tangible me aplastaba contra las paredes de las fachadas mientras reducía la distancia; cualquier desliz sería fatal. Me detuve de nuevo, estimados parroquianos, luchar contra un enemigo telúrico, astuto, adaptable y carente de escrúpulos no favorece la valentía; lo reconozco. No obstante algo me animó: la tranquilidad que imperaba. Sorprendidos de nuestro atrevimiento, zancajeamos entre cajas en una carrera que nos llevó al corazón de la bestia: ¡el mercado del Naschmarkt! Vaya, vaya, queridos lectores, así que esto era lo que tanto atemorizaba a Rodríguez y a su caterva de farallones de la ineptitud. Sea como sea, meine Damen und Herren, nosotros logramos una ventaja: era domingo y el mercado estaba cerrado. Aun así, decidimos pasear, yo no estaba dispuesto a regresar sin los laureles de la victoria.
 Moverse por «los mercados» requiere de cierta práctica, tener unos medios de comunicación complacientes y dispuestos a tragar el nuevo pienso o bien disfrutar de una oposición que al tener asegurado el sustento prescinde de pensar más allá del cuatrienio de rigor. Me sorprendió la alegría del ministro Montoro, ese hombre cuya cabeza se encoge al mismo ritmo que sus orejas se tornan puntiagudas, y del escudero De Guindos, el gañafón del Gobierno, por el éxito en la…«colocación de deuda». Por lo pronto, meine Damen und Herren, ese «éxito» supone una ganancia cojonuda para los bancos alemanes ya que éstos, gracias al préstamo del BCE al 1%, conseguirán rentabilidades de casi el 4% en un trienio: ni Urdangaringuinguin fue tan hábil con las finanzas. Asimismo, queridos lectores, es prematuro que los jerifaltes de la política económica española saquen pecho—el rejonazo de las agencias de calificación es la demostración— porque la estabilidad económica de un país, y por extensión la de su deuda soberana, se mide en tiempos prolongados: una década por lo menos. De igual manera, los movimientos que De Guindos realiza entre bambalinas para biselar algunos aspectos del Pacto Fiscal de la UE atufan nuestros olfatos; pero ustedes no se preocupen, los italianos son peores. Sobre nosotros pendía un cielo bajo y algodonoso, todo permanecía tranquilo y nada nos amenazaba; así que decidí encender un Lucky y adentrarme en…el mercado. ¿Desean acompañarme, meine Damen und Herren?
Foto: Naschmarkt. NvO (2011).     

3 Comments:

Anonymous Sigo por las ramas said...

Otro mensaje para los mercados:

Griñán declara la suspensión de pagos de la Junta de Andalucía.

8:19 vorm.  
Anonymous Sigo por las ramas said...

Hablando del innombrable ex-presidente de Expaña, me pregunto si tiene un hermano italiano --capitán de barco de recreo-- llamado Francesco Schettino.

Son como dos gotas de agua, mas aún si el parámetro de referencia es la cobardía.

8:25 vorm.  
Anonymous Anonym said...

Parece que Francia y Alemania han legalizado la usura hacia los llamados PIGS.

5:55 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home