Mittwoch, Juli 19, 2006

EL BAILÓN DE ZAPATERO


TANGO.- 1.m. Baile rioplatense, difundido internacionalmente, de pareja enlazada, forma musical binaria y compás de dos por cuatro.
Tengo el convencimiento de que a ZP le gusta el baile, y mucho, además. Su natural donaire en los movimientos, sus pasos garbosos y su aventajada estatura le hacen candidato a ser un sosias de Fred Astaire. No obstante, adolece de no tener oído musical. Mientras los demás danzan bajo los compases de un tango, él se arranca con un vals. Después, al iniciarse la overtura de Die Fledermaus - una de las mejores piezas de Strauss -, ZP se "arramba" a su pareja de baile y se marca los mejores pasos de La comparsita; en estilo argentino, claro está. En definitiva, puede considerarse que ZP baila con un ritmo que sólo él conoce, o que siempre lleva el paso cambiado. En un bailarín aficionado, eso no supone mayor problema, siempre que no le importe que le llamen patoso; pero en un Presidente de Gobierno es diferente. Al tiempo que todos los líderes mundiales condenaban la agresión de Hizbulá a Israel, ZP reprobó los ataques israelíes - llevados a cabo en defensa propia - y lanzó a sus hooligans aborregados las soflamas progresistas típicas de la izquierda española. Al margen de demostrar, una vez más, su desconocimiento de la política internacional en general, y la de Oriente Medio en particular, ZP ha vuelto a dejar patente su poco fuste y su nula inteligencia. Ese pobre hombre no entiende nada; sufre de una ofuscación innata que le impide discernir con alguna claridad. De nuevo, la diplomacia española camina entre sus homólogos como puta por rastrojos. Los españoles - qué pueblo más curioso - están engañados, ya que se creen que la diplomacia española es considerada en Europa; nada más lejos de la realidad: Ni son ni significan nada, y todo ello gracias al personal variopinto que circula por la política española desde el año 2004. ZP ha decidido alinearse junto a otras "potencias mundiales": Venezuela, Cuba y Bolivia. ¿Se ha alineado o es eso todo lo que nos queda? Por fortuna, se encargó el ministro Moratinos de deshacer el entuerto. ¿Quién es Moratinos?, ¡pues el que toca el bandoneón!
Y es que cuando alguien nace tonto o es sourde oreille, lo mejor es bailar el pasodoble: ni ZP se equivocaría en los pasos; bueno, no estoy seguro. De momento, él sigue con su peculiar baile.
VALS.- 1. m. Baile, de origen alemán, que ejecutan las parejas con movimiento giratorio y de traslación. Se acompaña con una música de ritmo ternario, cuyas frases constan generalmente de 16 compases, en aire vivo.

2 Comments:

Anonymous El Espantapájaros said...

Caballero, es una alegría descubrir que al fin ha abierto un blog, y desde luego-cómo no teniendo tan lúcido dueño- es algo digno de verse. No se equivocaba, una vez más sus definiciones son destructivas y cualquiera que no sea un "hooligan" del Partido Socialista ha de disfrutar con ellas. Si no le importa o pone objección, le enlazaré en mi espacio.

Un saludo

P.S.: Curioso, antes del inefable Z ya hubo alguien que juntó los nombres de Fu Manchú y Zapatero. La diferencia fundamental entre ambos, no obstante, es que el uno es un genio y el otro un indigente intelectual. Pero en algo se parecen.

3:48 nachm.  
Anonymous García said...

Aquí no puedo estar de acuerdo con usted. Creo que ZP sería incapaz de bailar por no moverse; ni con un "slow". Por lo demás, de acuerdo.

Felicidades por esta delicia de blog. Bien escrito, educado pero mordaz y...mi debilidad: utiliza usted el diccionario en todo momento.

Saludos.

12:36 nachm.  

Kommentar veröffentlichen

<< Home